¿Farc a la política?

¿Farc a la política?

Tarde o temprano, en el desarrollo de este proceso de negociaciones para dar fin al conflicto armado interno colombiano, tendremos que llegar a discutir la posibilidad de que los líderes y demás combatientes de las Farc tengan acceso a la democracia.

Para muchos sectores es inconcebible.

Pero estamos hablando de una negociación, de un tire y afloje, de una mesa de conversaciones, de diálogos en los que está claro que cada parte debe ceder y exigir a su vez, y cuyo resultado es por supuesto un nuevo orden en diversos aspectos; nadie puede ser ciego al hecho de que Colombia requiere reformas profundas, modificaciones sustanciales a un sinnúmero de aspectos de la vida de sus habitantes, cambios hacia un país más justo, más equilibrado, menos insensible y más solidario. Y si todo eso o parte llega desde La Habana y se convierte en parte del orden jurídico y del tipo de Estado que anhelamos, pues bienvenido, aunque para ello, como tantas veces se ha dicho, tenemos que “tragarnos enormes sapos