Año dos – Diario El Comercio, Perú

El siguiente editorial responde exclusivamente a la visión de este medio

 

El manejo político del gobierno de Humala suele ser improvisado, su capacidad comunicativa muy limitada y ha dado señas de aún coquetear con ciertas ideas prehoja de ruta.

Se ha cumplido el segundo año del gobierno del presidente Humala y, de la misma forma que hicimos cuando se cumplió el primero, presentamos un análisis de los que nosotros consideramos los eventos más saltantes de este período.

En el balance, sigue siendo un gobierno que ha tenido algunos aciertos importantes (como mantener las grandes líneas macroeconómicas o iniciar la reforma del servicio civil), pero que aquello que hace con una mano lo suele deshacer al día siguiente con la otra. Y es que, a pesar de haber incorporado en el Gabinete a algunos ministros técnicos y eficientes que realizan una labor destacable, el manejo político del gobierno suele ser improvisado, su capacidad comunicativa muy limitada y, en algunas oportunidades, ha dado señas de aún coquetear con ciertas ideas prehoja de ruta. Por ello, no sorprende que la administración del señor Humala haya terminado enredada en problemas que ella misma crea.

ECONOM