Atpdea: el costo de una decisión visceral

La Atpdea es un sistema que, para los ecuatorianos, seguramente se resume en una contraparte económica otorgada por Estados Unidos a cambio de una apoyo a la lucha contra las drogas. Un canje cuyas complejidades financieras y administrativas sólo son conocidas por los productores que se favorecen del acuerdo.

Explicar los mecanismos que el Gobierno está montando para reemplazar ese sistema resulta aún más difícil. Con los días, los exportadores han ido encontrando vacíos y dificultades que el Gobierno, al renunciar unilateralmente a esa contraparte, no parece haber calculado.

La Atpdea ilustra la visión, poco profesional y visceral, con que maneja el Gobierno las relaciones internacionales. Separar el comercio de la Cancillería, hizo pensar que se venía una etapa pragmática, como no puede ser de otra manera, en las relaciones comerciales.

Tras seis años de una gestión fallida en ese campo, se esperaba que el Gobierno, tan influenciado por la tecnocracia, llegara a la única conclusión posible: es bueno diversificar mercados pero no prescindiendo de aquellos que han tardado décadas en abrirse y fortalecerse. Menos aún ahora que economías similares como las de Colombia y Perú tienen acuerdos comerciales firmados con los principales socios de Ecuador.

El caso de la Atpdea muestran que el Gobierno sigue atando, en forma ideologizada, comercio y política. Y esto evaluando mal o precipitadamente las consecuencias reales que esto conlleva para la producción y el comercio porque, con la renuncia a la Atpdea, no se produce un simple costo financiero de $23 millones. Hay líneas de exportación que se fragilizan o se ponen a competir con exportadores de Colombia y Perú, que se amparan en un acuerdo de largo plazo.

Aún en el caso de que EEUU pensara poner fin a esas preferencias, el deber del Gobierno era asegurar una transición exitosa entre esa decisión y la gestión que venía haciendo la embajadora ecuatoriana en Washington.

 

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/atpdea-el-costo-de-una-decision-visceral-586009.html