Otro mensaje a los jóvenes: “Quiero que hagan lío, que la Iglesia salga a la calle

En su encuentro con jóvenes argentinos en la Catedral de Río, Francisco pidió perdón a los obispos presentes por promover la discusión interna dentro de las diócesis. Miles pasaron la noche rezando para poder ver al pontífice.

Por unos minutos Francisco dejó de ser el papa y volvió a ser Jorge Bergoglio. Entonces se recostó sobre el atril de la Catedral de Río de Janeiro, pudo dejar de lado la jerigonza y hablar llanamente en argentino. “Quiero lío