Entrevista a Evelyn Matthei Fornet, candidata presidencial de la derecha chilena

Aunque no quería escolta, ya a su despedida del gabinete en La Moneda, el miércoles en la noche -cuando llevaba cuatro días como candidata presidencial de la UDI-, llegó con uno. A la mañana siguiente, compartiendo un té junto a «La Segunda», Evelyn Matthei Fornet, la “niña terrible” de la derecha de los últimos veintiún años, insiste en que tampoco quería ir a la papeleta esta vez.

“Hace 4 años había una posibilidad y sentía que la UDI debía levantar su candidatura y negociar con Piñera, que obviamente iba a ser el candidato final. Pero ese es el pasado y hace rato que tenía ganas de dedicarme a otras cosas y emprender otro rumbo”, confiesa.

Cuenta que no ha podido hablar con Pablo Longueira, “pero sí con su señora, Cecilia Brinkmann. Le mandé un mensaje de mucho cariño y ella me mandó otro de cariño y apoyo. Estoy muy tocada. Quiero muchísimo a Pablo y, sabiendo que tiene una actitud de responsabilidad con el país y es muy republicano, que no le haya dado el cuerpo en esta pasada debe ser muy duro para él”.

-Dadas las circunstancias, usted no se midió en una primaria. Michelle Bachelet sí y logró una alta votación. ¿Se siente en desventaja?

-En absoluto. Tuvimos una primaria y ganó Longueira. Desgraciadamente pasó lo que todo el mundo supo y ya no hay tiempo para otra primaria. La carrera empieza de nuevo. No tengo ningún complejo con eso.

-¿De verdad cree poder ganarle a Bachelet? Muchos dan por perdida la presidencial y advierten que hay que priorizar la parlamentaria.

-Obviamente que hay un interés muy fuerte en las parlamentarias, pero Michelle Bachelet es ganable y siempre lo he dicho. Mi candidatura pone un tema esencial en el tapete: Bachelet nunca ha competido con una mujer y hay un tema muy fuerte de votar por una mujer. Se discrimina a la mujer todos los días, y el competir con otra mujer abre una arista que nunca ha estado.

-Laurence Golborne apostó a la empatía, Andrés Allamand a la competencia política y Longueira al centro social. ¿Con qué estrategia va a atacar o competirle a Bachelet?

-No voy a atacar a Bachelet. Voy a dar a conocer mis anhelos y lo que debemos enfrentar como país. Tengo una sinceridad a veces casi aplastante y quiero señalar las razones por las que estoy en política y quiero ser Presidenta. Esa será mi estrategia.

-Ud. ha cuestionado duramente a Bachelet, por ejemplo, cuando destituyeron a Harald Beyer.

-Me gustaría una campaña propositiva. Pero han mandado a atacarme con bastante poca elegancia, como Osvaldo Andrade…

-¿Cuando dijo que no quería una campaña con garabatos?

-Eso da lo mismo, de eso me río. Hablo de mentiras como decir que yo no estaba de acuerdo con el proyecto de trabajadoras de casa particular. Entonces, el tono se irá viendo en la campaña.

“!A Ossandón lo voy a apoyar de todos modos!”

-¿RN no está pidiendo nada a cambio por apoyarla?

-RN pide ser respetado y eso es querer participación real en el comando y no como “figuritas” decorativas que no tienen nada que decir. Cuando dicen querer estar en el programa, quieren que sea de verdad: con la integración de los grupos que apoyaron a Allamand. Lo que piden es justo y razonable.

-¿Es justo pedir compensación parlamentaria o protección para algún candidato?

-Ese tema lo ven los partidos, no yo.

-Como candidata tiene su opinión. No decidirán sin consultarle…

-No lo sé. No me han pedido nada y mientras más queden esas negociaciones en los partidos, mejor. Son sólo 4 meses y debo concentrarme en la elección y apoyar a los parlamentarios.

-Longueira intervino bastante en la plantilla parlamentaria.

-Pablo siempre llevó esos temas en la UDI, era imposible que se quedara fuera. Yo nunca me he metido.

-¿Son necesarios gestos a RN en la plantilla?

-He escuchado a Carlos Larraín, Patricio Melero, Mario Desbordes o Jovino Novoa que la competencia es lo mejor para las parlamentarias.

-Ud. se comprometió a apoyar por igual a los candidatos a parlamentarios. ¿Lo hará por igual con Golborne y Manuel José Ossandón?

-¡A Ossandón lo voy a apoyar de todos modos! En Santiago Poniente, a los dos por igual, es decir, a Zalaquett y Allamand. En Santiago Oriente también a los dos por igual.

-¿No tiene problemas con Ossandón?

-No. RN ha nombrado a Ossandón como candidato a senador. Eso lo respeto y lo voy a apoyar por igual junto al otro candidato, quien quiera que sea.

-¿Aunque mantenga su crítica permanente al gobierno?

-El tema de las críticas lo tenemos que conversar. No creo que a él le haga bien mucha crítica; el gobierno tiene un 40% de apoyo. Pero quiero ser súper clara: apoyo igualitario en todos los casos.

-¿También va a apoyar, en serio, a Zalaquett y a Allamand por igual?

-Exactamente. Y lo haré por un tema muy práctico. Primero, porque es lo justo. Y porque si me tratan mal dándole preferencia al otro, me indigno y eso se refleja después en la campaña. Habría que ser muy tonta e injusta para actuar con favoritismo en las campañas.

-Con Golborne de candidato reflotarán las críticas por el Caso Cencosud y sus cuentas en Islas Vírgenes, por las cuales cayó.

-Si todos hubiéramos abordado esos temas como corresponden desde el primer minuto, probablemente las críticas no habrían sido tan firmes. En el tema de Cencosud, lo mismo se había hecho en el BancoEstado y en todas las tiendas comerciales. Esa era la forma de operar y la norma que existía. Es un tema de no haber sabido a tiempo. No se alcanzó a reaccionar con toda la información. En el tema de las platas afuera, él pagó impuestos por todo ese dinero antes de sacarlo. No es un tema de platas negras ni nada de eso.

-El fin de semana en que lo estaban bajando, él reconoció en TVN que nunca le había contado a la UDI y que tenía más cuentas en el extranjero. ¿Está segura que no se va encontrar con otra sorpresa respecto a Golborne?

-Una nunca está segura de nada. Los problemas pueden surgir en cualquier parte y con cualquier persona. Hay veces que los problemas son reales y graves, y otras en que los problemas son de imagen. Siempre le he pedido a la gente que trabajaba conmigo en el ministerio que cuando hubiera un problema, me contaran la firme altiro, para saber cómo abordarlo.

Si el problema es real, la única forma de abordarlo es que esa persona se aparte. Si el problema es más bien de imagen, uno tiene que ver cómo lo enfrenta y cómo da a conocer los hechos.

Caso Drogas: “Probablemente todos cometimos errores…”

-Ud. dijo que si bien la Patrulla Juvenil se quebró, recompuso lazos con Piñera y Espina. ¿Por qué con Allamand nunca lo han hecho?

-No tengo por qué estar dando a conocer temas que son más bien entre caracteres, entre personas. Lo que sí puedo señalar es que lo voy a apoyar igual que a Pablo Zalaquett.

-¿Cree que él querría recibir su respaldo?

-¡Ah bueno! Si él no quiere, es libre de no quererlo.

-En La Moneda temían que si los dos competían era un “suicidio político” para la derecha, por la historia de ambos.

-Siempre señalé que estaba dispuesta a cualquier mecanismo para tratar de tener una candidatura única. Dije que estaba dispuesta a ser jefa de campaña de Andrés Allamand si él ganaba. El tema de las dos bandas ni siquiera me lo planteé.

-¿El Presidente no lo habría permitido?

-Uno no puede decir que no lo habría permitido. Hay veces que las cosas se dan, aunque a uno no le guste. Si es que remotamente se hubiese dado la peor de las posibilidades, con una candidatura paralela hasta las primarias, no hubiese revivido ni un solo problema con Allamand.

-¿Ni siquiera el “Caso Drogas” de 1995, como se ha recordado?

-Nada. Absolutamente nada.

-Carlos Larraín dijo que el riesgo de reflotarlo fue una de las razones de Allamand para no competir con usted…

-No hubiera salido nada.

-Añadió que Allamand estaba dispuesto a defenderse, y que usted “tiene expediente”. ¿Cómo se construye unidad con un trauma de ese calibre?

-Uno siempre tiene formas de salir. Es un tema de hace mucho tiempo, en que probablemente todos cometimos errores, y para mí está totalmente cerrado.

-Usted dijo que con Piñera no se pidieron perdón. ¿Siente que Allamand y usted tienen algo que perdonarse?

-¿Por qué?

-Porque usted dijo que con Piñera se reconcilió sin que ambos se pidieran perdón.

-Esto es un tema de actitudes. El Presidente deja las cosas en el pasado y recompone, y eso no se ha dado con todos. Pero acá hay responsabilidades más allá de los afectos o distancias personales, y eso es lo que tiene que primar. Y va a primar.

-Va a ser un tema si Allamand y usted hacen o no campaña juntos. ¿No siente que después de tantos años es un momento inmejorable para cerrar ese episodio con él?

-Puede ser. Pero esto es como el tango: es de a dos. Cualquiera que empiece a sembrar problemas del pasado va a ser duramente castigado por la gente. Acá lo que la gente quiere ver es unidad de verdad, mirada hacia el futuro, que la gente transmita lo que uno espera de la sociedad.

-¿No es necesario un perdón, entonces?

-No.

-Con RN herida, un candidato que se baja sin siquiera pronunciar el nombre de “Evelyn Matthei”, y con el “Caso Drogas” reflotando casi a diario… ¿No siente que se abre un flanco que es mejor cerrar ahora?

-Quedan cuatro meses, estoy en campaña y voy a mirar hacia adelante con total grandeza. El que quiera mirar para atrás tiene todo el derecho a hacerlo. Yo no me voy a involucrar en eso.

-¿La “unidad” del sector sería más creíble si ustedes dos hacen campaña juntos? ¿O eso no va a ocurrir?

-No lo sé. Mi disposición está clara, la he dicho varias veces en esta entrevista y la había dado a conocer antes de la comisión política de RN: si sometiéndonos a cualquier tipo de primarias, convención, encuestas o lo que fuera él resultaba electo, estaba dispuesta a ser su jefa de campaña. Más claro echarle agua. Aquí el tema es la campaña presidencial y las campañas parlamentarias, y no seguir dándome vueltas en el pasado.

http://www.lasegunda.com/Noticias/Politica/2013/07/866632/matthei-y-ruido-rn-en-su-contra-apoyare-por-igual-a-allamand-y-zalaquett-es-lo-justo