No manchar el proceso electoral

Además de campañas prematuras en los medios de comunicación electrónicos, una comisión del TSE y del RNP acaba de confirmar que son ciertas las denuncias de traslados domiciliarios fraudulentos que se han presentado en varios municipios del país.

Ante el creciente descontento popular con la clase política a nivel mundial, una de las tareas fundamentales de quienes dirigen los procesos electorales es hacer que no exista la más mínima duda que quien ganó un cargo de elección popular sea realmente quien contó con la mayoría de votos a su favor.

En Honduras, después de las atípicas elecciones generales de 2009 –en la que no se contó con observadores de la comunidad internacional– y de las internas del año pasado, cuando abundaron las denuncias de fraude, principalmente al interior del partido en el poder; es de esperarse que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) haga su máximo esfuerzo para que las que se realicen en noviembre próximo sean transparentes, sin ventajismo y absolutamente respetuosas de la voluntad popular expresada en las urnas.

Si bien ya se torció la ley electoral para permitir que candidatos que habían sido eliminados en las internas fueran incorporados en las planillas de las generales, lo cierto es que el TSE ha dado muestras de estar interesado en no permitir que sigan enlodando el proceso electoral. Así lo demostró en el caso anteriormente mencionado (al final fue obligado por un fallo de la CSJ); al multar al Partido Nacional por hacer proselitismo callejero de forma prematura, al dejar fuera a candidatos que tenían cuentas pendientes con el fisco.

Además de campañas prematuras en los medios de comunicación electrónicos, una comisión del TSE y del RNP acaba de confirmar que son ciertas las denuncias de traslados domiciliarios fraudulentos que se han presentado en varios municipios del país.

Esta es una vieja práctica de candidatos a diputados y a cargos edilicios que llevando a votantes de otros departamentos o municipios pretenden asegurar un triunfo que saben no obtendrían con la gente de su comunidad. Esta es una burda forma de burlar la voluntad popular.

El partido más denunciado por traslados irregulares es el gobernante Partido Nacional, con aproximadamente un 60 por ciento de las denuncias, seguido de su tradicional contendor, el Partido Liberal. Lo lamentable y repudiable es que hasta el partido Libre se vea envuelto en esta irregularidad, como lo reveló la comisión investigadora.

La comisión anunció que al concluir su investigación recomendará al TSE que anule los traslados fraudulentos y enviará los expedientes al Ministerio Público a fin de que los perpetradores de este intento de fraude reciban el castigo que merecen. Que así sea.

 

http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Opinion/Editoriales/No-manchar-el-proceso-electoral