Sindicatos peruanos anuncian nuevo paro nacional contra Ley del Servicio Civil

Plantón convocado por la CGTP congregó a unos tres mil manifestantes en la plaza San Martín, la gran mayoría de ellos servidores del Estado. Mario Huamán se mostró decepcionado del mensaje presidencial. Fuerte presencia policial evitó desmanes similares a los del último sábado.

Antes de que el presidente Ollanta Humala ingresara al Palacio Legislativo para dar su mensaje a la nación, el secretario general de la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP), Mario Huamán, llegaba a la plaza San Martín. En el lugar había más de mil manifestantes para protestar contra el gobierno al que ayudaron a llegar al poder, pero que ahora, dos años después, acusan de traidor y quieren sacarlo con marchas y huelgas. En la plaza Bolívar sonaban trompetas de bienvenida; en la San Martín se escuchaban bocinazos y gritos de paro nacional.

Alrededor del monumento del libertador argentino se mezclaban delegaciones de diferentes sindicatos de entidades públicas como universidades, municipios, Poder Judicial, ministerios y gobiernos regionales. Algunos habían llegado desde provincias.

Un pelotón de más de doscientos veteranos fonavistas vestidos de amarillo también aguardaban con gritos el mensaje presidencial.

A los pocos minutos llegó una delegación de la Federación de Estudiantes del Perú (FEP). La masa era esencialmente de trabajadores, aunque salpicada de pequeños colectivos sociales y culturales.

DEROGATORIA DE LA LEY

Acorralado por los periodistas, Mario Huamán pedía un mensaje presidencial con soluciones concretas “para los principales problemas del pueblo”, en el que se anuncie el cambio de la política económica y social, además de la derogatoria de la Ley del Servicio Civil, y se precise aumentos de sueldos y salarios. Pero los trabajadores y manifestantes, que minutos antes del mensaje presidencial ya pasaban los dos mil, eran más radicales: pedían un paro nacional para hacer sentir su descontento. Algunos mostraban carteles en los que demandaban la reforma constitucional para la vacancia presidencial.
Con la plaza llena en sus tres cuartos, la Policía buscó evitar los fuertes desmanes del sábado y bloqueó los accesos a las calles Colmena, Carabaya y Jirón de la Unión con varias filas de efectivos y vehículos rompemanifestaciones.

Mientras Humala se dirigía al país, Mario Huamán, Olmedo Auris, vicepresidente de la CGTP, y Winston Huamán, secretario general de la Confederación Intersectorial de Trabajadores Estatales, estaban parados a un lado de la plaza, sin poder escuchar el discurso presidencial. El vehículo que debía traer los parlantes no podía ingresar a la zona.

Desde el Congreso, el presidente decía que el manejo responsable del crecimiento económico de su gestión había  generado 800 mil nuevos puestos de trabajo y el desempleo se había reducido en 7%.

Pero en la plaza los trabajadores le pedían a Huamán que se movilizasen al Congreso. “Tenemos que marchar, para eso hemos venido, ¿quién me va a devolver mi pasaje?”, le gritaba enrojecido Luis Bazán, trabajador del gobierno regional de Lambayeque que tenía una bandera peruana en la espalda como si fuera Supermán. Sin embargo, el dirigente de la CGTP permanecía inmóvil, como el caballo de San Martín que tenía frente a sus ojos.

Decepcionada, la fonavista Gregoria Quispe, de 67 años y menos de 1,30 de estatura, se retiraba arrastrando sus pies, indiferente a la ruma de cifras azules de la economía que daba el presidente. Otros manifestaron su desazón cortándose los brazos.

Anuncia paro nacional

Que la gran mayoría de los dirigentes, trabajadores y estudiantes del plantón no haya escuchado casi nada de la hora y dos minutos del mensaje presidencial no fue motivo para que dejaran de protestar.

Nuevamente ante la prensa, Huamán dijo que el presidente no escuchó al pueblo y no hizo una autocrítica. “No hay solución a los problemas como la derogatoria de la Ley de Servicio Civil”, afirmó.

Por ello el dirigente laboral anunció que el próximo 10 de agosto habrá una asamblea de delegados de la CGTP para determinar la realización de un paro cívico nacional.

Pese a que un grupo de 300 estudiantes agrupados en un Comité de Lucha Nacional les pedía a los dirigentes sindicales marchar al Congreso, Huamán prefirió retirarse a pie hasta su local de la plaza Dos de Mayo, satisfecho con la advertencia hecha al gobierno.

 

http://www.larepublica.pe/29-07-2013/decepcionados-por-el-gobierno-trabajadores-anuncian-paro-nacional