Argentina: presentan libro sobre el papel de las mujeres en las luchas sociales

Entre las paradojas propias de las políticas neoliberales hay una que a Roxana Longo, autora de El protagonismo de las mujeres en los movimientos sociales. Innovaciones y desafíos (Ed. América Libre) le interesó en particular: que, como consecuencia de la aplicación de estas políticas en el plano social, se abrió el juego a una toma de conciencia por parte de un grupo de ciudadanos y ciudadanas disconformes, y en particular por grupos cada vez más amplios de mujeres excluidas. Esa toma de conciencia llevó directamente a enarbolar las banderas de una lucha sistemática frente a ese mismo modelo neoliberal que, por definición, pretendía negar la integración social de los excluidos. De ahí también que el feminismo comenzó a expandir su campo de intereses y entrelazarse con otras problemáticas afines y complementarias a sus principales preocupaciones: cuestiones de etnia, diversidad sexual, clase social u ocupación sexual, entre otras. El patriarcado familiar y social, la violencia de género, el rechazo a la cosificación del cuerpo femenino o la igualdad social son los temas abordados por Longo. Los enormes niveles de desigualdad fomentados por el neoliberalismo volvieron necesaria una mayor participación del género femenino en la lucha social. Esto sucedió al menos por dos circunstancias: la primera, porque debido a la creciente desocupación muchos hombres perdieron sus trabajos, y el sustento recayó en las esposas, y la segunda, porque frente al crecimiento de la crisis económica también se vio en aumento el número de personas que comenzó a organizarse para resistir con su lucha popular la recesión, número que encontró a una amplia cantidad de mujeres insertándose en los ya existentes movimientos de desocupados de conformación genérica mixta, o creando nuevas agrupaciones por los derechos de la mujer.

A raíz del aumento de mujeres activistas en las calles y a través de la creación de agrupaciones que les permitieron su organización en trabajos colectivos es posible pensar el feminismo no ya como una filosofía de género aislada del resto de las reivindicaciones sociales, sino como una proclama necesaria para una igualdad social concreta y en un plano práctico, no ya en términos teóricos o específicos de un ámbito delimitado, sino como parte de una realidad global y tangible.

A partir del trabajo colectivo en talleres, seminarios y entrevistas con mujeres activistas pertenecientes a movimientos sociales, y con una particular mirada como autora y, a su vez, también como activista, en tanto educadora popular de la agrupación Pañuelos en rebeldía, Roxana Longo asume en este libro una labor investigadora cuyo rol rechaza la típica neutralidad teórico-científica, en favor del compromiso de la teoría social crítica. Los testimonios aquí recogidos abren caminos para continuar pensando la lucha social como una herramienta fundamental hacia la toma de los espacios públicos y políticos, que les permita recuperar a las identidades no hegemónicas un ámbito tradicionalmente ocupado por lo masculino.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-2918-2013-05-03.html