El Gobierno ratifica su política de desendeudamiento tras fallo adverso en EEUU

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el viceministro de esa cartera, Axel Kicillof, realizaron ayer una firme defensa de la reestructuración de la deuda argentina, luego de que la justicia estadounidense falló el viernes a favor de los holdouts y en contra de la estrategia de pago del gobierno nacional.

Lorenzino informó que el gobierno apelará la medida, aunque bajo la consigna de “dar a nuestros tenedores y a los argentinos la posibilidad de un pago en condiciones igualitarias” respecto de los que ingresaron en los canjes 2005 y 2010.
En una entrevista en el ciclo de la TV Pública 6,7,8 el titular del Palacio de Hacienda lamentó que el fallo de la justicia estadounidense “nos trae el pasado que creíamos superado” y se propone “condicionar el presente y el futuro” de la economía nacional.
En ese sentido, señaló que “no nos van a llevar de vuelta a 2001” y cuestionó el tratamiento que algunos medios dieron a la noticia.
El ministro fustigó el accionar de los fondos buitre y defendió las medidas de los gobiernos kirchneristas cuando apuntó que “hemos reestructurado la deuda con una quita inédita, pagándole al FMI y en el medio creciendo al siete por ciento, reconstruyendo el país”, destacó.
En esa línea, Lorenzino subrayó el “compromiso” con los tenedores que ingresaron a los canjes de deuda y reivindicó que “tenemos que dar un mensaje claro a los que confiaron en el país y entraron” a la propuesta argentina, en tanto afirmó que “la política de no pagar a los buitres algo distinto del 93% (de los que aceptaron negociar con el país) no va a cambiar”.