La FAO llama a potenciar el conocimiento de los pueblos indígenas para erradicar el hambre

Durante el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, la FAO reconoció sus aportes claves a la lucha contra el hambre y advirtió sobre la inseguridad alimentaria que afecta a sus comunidades.

Luis Llanquilef, representante de los pueblos indígenas de Chile, Nemesia Achacollo, Ministra de Desarrollo Rural y Tierras de Bolivia y Raúl Benítez, Representante Regional de la FAO.

09 de agosto de 2013, Santiago de Chile- Las comunidades indígenas sufren un mayor grado de inseguridad alimentaria que el resto de los habitantes de América Latina y el Caribe, pero también poseen conocimientos que pueden ser claves para lograr la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición, señaló la FAO durante el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

“La FAO reconoce en su política para los pueblos indígenas la enorme importancia de trabajar codo a codo con ellos para lograr la erradicación del hambre, utilizando su sabiduría ancestral y practicas milenarias como herramientas claves para garantizar la seguridad alimentaria”, señaló Raúl Benítez, Representante Regional de la FAO.

“Solo, el pueblo campesino indígena no va a poder defenderse. Tenemos que hacer alianzas, ellas nos han de permitir la consolidación de la lucha conjunta. Cada hermano indígena, cada campesino, cada compañera mujer lucha por el bienestar de sus pueblos”, dijo la Ministra de Desarrollo Rural y Tierras del Estado Plurinacional de Bolivia, Nemesia Achacollo, durante el evento realizado en la Oficina Regional de la FAO.

Los índices de pobreza e inseguridad alimentaria entre los pueblos indígenas son 3 veces más altos que entre el resto de la población de la región, y en algunos casos hasta 8 veces más. En algunos países hasta el 90 % de la población indígena es pobre y el 70 % vive en extrema pobreza.

La desnutrición infantil de los niños y niñas de los pueblos indígenas duplica el promedio de la población no indígena de la región, existiendo casos extremos donde el 95% de los niños indígenas menores de 14 años padecen desnutrición en algún grado.

“El tema de la reducción del hambre no es sólo el esfuerzo de las organizaciones internacionales.

La lucha contra el hambre es con los pueblos campesinos indígenas del mundo, implementando las políticas hacia el desarrollo. Ahí es donde tenemos que trabajar, con la agricultura familiar, en un esfuerzo conjunto con el apoyo directo de los gobiernos. La única salida de hambre es con los agricultores familiares”, explicó Nemesia Achacollo.

Protectores de la quinua

2013 ha sido designado por las Naciones Unidas como el Año Internacional de la Quinua, cuyo lema “un futuro sembrado hace miles de años” recuerda el hecho que este alimento es un verdadero regalo de los Andes para el mundo.

La Ministra Achacollo, quien es presidenta del Comité Internacional del Año Internacional de la Quinua, explicó que, “Hemos venido trabajando con la FAO, implementando este producto andino, conservado por miles de años por nuestros pueblos. Hoy no sólo consume el pueblo indígena consume quinua sino que está en Europa, en Asia, Estados Unidos, Japón y Canadá. Queremos compartir este producto con el mundo entero”.

En América Latina y el Caribe, la quinua es producida casi en su totalidad por pueblos indígenas y pequeños agricultores familiares.

La Ministra Achacollo destacó que los agricultores familiares son claves para satisfacer el consumo interno de los países: “El 95 % del abastecimiento de alimentos para consumo interno de Bolivia proviene de los agricultores familiares”.

FAO apoya el desarrollo global de las comunidades indígenas

Según la FAO, parte del problema que enfrentan los indígenas es que las iniciativas de desarrollo económico no toman en cuenta sus contextos culturales y necesidades específicas, resultando muchas veces en la intensificación de su pobreza, marginalización e inseguridad alimentaria.

La política de la FAO sobre los pueblos originarios identifica una serie de objetivos orientados a mejorar su situación y garantizar sus derechos, potenciando sus aportes a la seguridad alimentaria:

· Mejorar el entorno institucional para responder a sus demandas y colaborar con los pueblos indígenas.

· Fortalecer las capacidades de los gobiernos para incluir a los pueblos indígenas en sus procesos de desarrollo, respetando sus derechos y visiones al respecto.

· Garantizar la participación directa y efectiva de los pueblos indígenas en las actividades de la FAO.

· Establecer medidas de colaboración con los pueblos indígenas, lo que implica desalentar las actividades que tengan efectos adversos sobre las comunidades.

http://www.rlc.fao.org/es/prensa/noticias/fao-se-debe-potenciar-el-conocimiento-de-los-pueblos-indigenas-de-alc-para-avanzar-en-la-erradicacion-del-hambre/