México: la deuda pública, en su mayor nivel del siglo

Es equivalente a 38.07 por ciento del PIB, según informes de la Secretaría de Hacienda

Llega la deuda pública a 6 billones 62 mil millones de pesos en junio

Mantiene la dependencia la previsión de crecimiento de 3.1 por ciento para este año

La economía mexicana continúa en expansión, pero a un ritmo menor, enfatiza la SHCP

La deuda total del sector público mexicano llegó a 6 billones 62 mil millones de pesos en junio de 2013, con lo cual alcanzó una dimensión equivalente a 38.07 por ciento del producto interno bruto (PIB), informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Este es el mayor nivel de la deuda pública observado en el curso de este siglo, indicó la dependencia, con una elevación de 195.6 por ciento desde el saldo que tuvo en el año 2000, cuando su monto se situaba en 2 billones 51 mil millones de pesos.

Sin embargo, su mayor crecimiento con respecto al producto interno bruto se concentró en los seis años del gobierno encabezado por Felipe Carlderón Hinojosa, periodo en que el endeudamiento público total pasó de representar 27.8 por ciento del PIB en 2007 a 36.8 al término de 2012.

Según las cifras dadas a conocer por la Secretaría de Hacienda prácticamente en los primeros seis meses de la nueva administración gubernamental, la deuda pública total aumentó en 171 mil 157 millones de pesos, a razón de 950 millones diariamente, con lo cual el nivel se elevó a 38.1 por ciento del PIB de 2013.

Del endeudamiento del sector público unos 4.5 billones de pesos corresponden a la deuda interna, la cual representa tres cuartas partes del débito total.

El 25 por ciento restante son pasivos externos del sector público, cuyo monto se elevó a 1.56 billones de pesos al cierre del primer semestre de 2013.

En conferencia de prensa, el titular de la Unidad de Planeación Económica de la Hacienda Pública, Ernesto Revilla, informó que la Secretaría de Hacienda estima que el producto interno bruto de México habrá crecido 2.5 por ciento en el segundo trimestre del año.

El resultado oficial será dado a conocer el próximo 20 de agosto por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). De confirmarse la estimación de la Secretaría de Hacienda, la tasa de crecimiento económico habrá sido de 1.7 por ciento anual en el primer semestre de 2013, muy desacelerada respecto a la de 4.7 por ciento observada en la primera mitad de 2012.

En ese sentido, el funcionario comentó: la economía mexicana continúa en expansión, pero a un ritmo menor. Eso me gustaría enfatizar, es exactamente lo que está ocurriendo. La economía mexicana está creciendo, ese es un hecho contundente que hay que tener presente, a diferencia de otras economías en el mundo, particularmente de la zona euro, que de hecho está en franca recesión.

Contundente, Ernesto Revilla afirmó que la estimación sobre el PIB para 2013, la Secretaría de Hacienda la mantiene en 3.1 por ciento y seguirá así hasta que tengamos elementos contundentes para hacer una revisión o no de esta estimación. Luego precisó que no hay suficientes elementos para hacer una revisión del pronóstico de crecimiento.

Para alcanzar esa tasa, por lo pronto se requerirá que el producto interno bruto crezca a un ritmo anual promedio de 4.7 por ciento durante el segundo semestre del año.

En su reporte trimestral sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública al segundo trimestre de 2013, Hacienda explicó que en el periodo enero-junio el crecimiento real de los ingresos presupuestarios fue de apenas 0.8 por ciento, mientras que el gasto neto pagado presenta una diferencia de menos 2.8 por ciento, en relación con el mismo lapso de 2012.

Menos ingresos

Aunque los ingresos tributarios crecieron en general en 15.3 por ciento, éstos fueron arrastrados por una caída de 7 por ciento en la recaudación del IVA, de 11.9 por ciento en los no tributarios; de organismos y empresas de 3.6 por ciento, y el rubro de otros, de 22.2 por ciento, en el que se incluyen los tributos sobre automóviles nuevos y exportaciones.

También se registró una menor captación de ingresos petroleros, de 5.6 por ciento.

En este caso, Hacienda refirió que los ingresos de Petróleos Mexicanos (Pemex) ascendieron a 580 mil 905.5 millones de pesos, frente a los 591 mil 164.1 del periodo enero-junio del año pasado.

Ello representó, entre otros rubros, de una menor captación de 16.9 por ciento (66 mil 42.3 millones) en derechos a los hidrocarburos; de 17.5 por ciento (59 mil 260.2 millones) por el derecho ordinario sobre hidrocarburos; y de 59 por ciento (7 mil 902.4 millones), por el derecho extraordinario sobre exportación de crudo.

En el caso de los ingresos presupuestarios no petroleros, si bien en el ejercicio fiscal representa un crecimiento de 4.2 por ciento, la caída en la recaudación en junio fue de 13.8 por ciento.

Mientras, en el rubro de gasto programable del sector público, se confirma una disminución en su ejercicio, principalmente de 14.1 por ciento en los ramos administrativos.

Así, del billón 446 mil 37.3 millones que en el mismo periodo se había pagado en 2012 entre enero y junio, el total en el mismo lapso este año es de un billón 437 mil 605.8, es decir 4.5 por ciento menos.

De los ramos administrativos, el menor ejercicio respecto del año pasado se presenta en las secretarías de Turismo, Comunicaciones y Transportes, Gobernación, Trabajo, Energía, Economía y Educación Pública.