Paraguay: aumenta tensión entre gobierno y campesinos de Curuguaty

Cerca de 400 policías invadieron la colonia Naranjito, a 35 Cipamericas.orgkilómetros de la ciudad paraguaya de Curuguaty, para desalojar a 250 campesinos que hace un año ocupan el lugar. El grupo de sin tierra incluía mujeres y niños. La operación de desalojo fue ordenada por el fiscal Jalil Rachid, testigo de acusación en la audiencia preliminar contra los campesinos presos después de la llamada “masacre de Curuguaty”.

En junio de 2012, aproximadamente 600 policías realizaron un violento desalojo en la hacienda Marina Cué, en Curuguaty, terminando el hecho con la muerte de 11 campesinos y seis policías. La propiedad está en disputa entre el Estado y la familia del empresario y fallecido líder colorado Blas N. Riquelme. Después de la masacre, el Senado inició un juicio político contra el entonces presidente Fernando Lugo, destituyéndolo del cargo inmediatamente.

Paralelamente a la nueva embestida policial, cerca de 600 campesinos volvieron a reagruparse cerca de la mencionada hacienda Marina Cué, bloqueando las vías para el tránsito y anunciando que reocuparán el lugar donde ocurrió la masacre. Los campesinos afirman que continuarán las protestas hasta que sus compañeros presos sean liberados y que el Estado entregue a las familias dos mil hectáreas de tierras ocupadas en forma ilegal por latifundistas.

Hay otros focos de tensión en caminos del Departamento de Canindeyu, al que pertenece Curuguaty, con cientos de campesinos bloqueando el tráfico. Son beneficiarios del programa social Tekoporá, creado por Lugo, que concede una pensión a las madres solteras con hijos en la escuela. La pensión estaría atrasada hace siete meses.

Con informaciones de Prensa Latina.

 

http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=ES&cod=76867