Rechazan que el FBI comience a vigilar a la judicatura puertorriqueña

El Movimiento Unión Soberanista (MUS) rechazó hoy que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) se proponga vigilar a la judicatura puertorriqueña y solicitó en cambio que diga quién asesinó al revolucionario Filiberto Ojeda Ríos.

La presidente del MUS, María de Lourdes Guzmán, consideró indignante que el FBI anunciara la creación de una unidad especial para investigar a los jueces de Puerto Rico, poco después del arresto del abogado penalista Ramón Negrón Colón por blanqueado de dinero.

El letrado, quien representaba al narcotraficante José Figueroa Agosto, presuntamente intentó sobornar a miembros de la judicatura para que le concedieran un nuevo juicio que implicaba la anulación de una condena a 209 años de prisión por el asesinato de otro narco, lo que no consiguió.

La dirigente soberanista pidió al FBI que diga quién asesinó a Ojeda Ríos, responsable del clandestino Ejército Popular Boricua (EPB-Macheteros), que llevaba 15 años en la clandestinidad.

Ojeda Ríos fue rodeado en uno de sus refugios, en el occidental municipio puertorriqueño de Hormigueros el 23 de septiembre de 2005 por más de 300 agentes del FBI traídos expresamente de Estados Unidos para el operativo de asalto en el que se empleó un francotirador para herirlo en la clavícula y dejarlo desangrar durante varias horas hasta morir. Guzmán también pidió al jefe del FBI en Puerto Rico, Carlos Cases, que tal como reclama el pueblo puertorriqueño esclarezcan los asesinatos de Santiago Mari Pesquera, el 24 de marzo de 1976, hijo del fallecido dirigente socialista Juan Mari Brás, y del independentista de origen cubano Carlos Muñiz Varela, emboscado por un comando terrorista el 28 de abril de 1979 en un suburbio de San Juan cuando se dirigía a la residencia de su madre.

En ambos casos, la policía política estadounidense ha admitido que tiene información de los participantes en el crimen, pero se ha negado a compartirla con las autoridades puertorriqueñas.

La presidenta del MUS solicitó igualmente al FBI que diga el nombre del piloto de la Armada de Estados Unidos que mató al puertorriqueño David Sanes en un puesto de observación en Vieques al fallar el blanco con una bomba el 19 de abril de 1999.

“El FBI no tiene fuerza moral para investigar a la rama judicial puertorriqueña, que se ha distinguido por su probidad y rectitud”, dijo Guzmán.

La dirigente política consideró que este anuncio de investigación es otro acto más de menosprecio de los federales a la judicatura puertorriqueña, la que comenzó con críticas imprudentes y malintencionadas del exjuez presidente del tribunal federal José A. Fusté.

Guzmán recordó, por otro lado, el incidente en que el entonces juez federal Héctor M. Laffitte detuvo el proceso contra el exministro de Educación Víctor Fajardo, en el momento cuando se aprestaba revelar la lista de personajes corruptos en el gobierno de Pedro Rosselló.

Laffitte prohibió al Departamento de Justicia entregar los documentos a cualquier entidad con carácter investigativo.

“¿Que hizo el FBI ante esta irregularidad? Nada”, refirió la presidenta del MUS, quien consideró necesario que se haga sentir la indignación de la Asociación de la Judicatura, de la Administración de Tribunales y del juez presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico, Federico Hernández Denton.

“Es momento de hacer sentir nuestro profundo rechazo a esta nueva afrenta a la única rama de gobierno que mantiene la confianza del país”, adujo Guzmán.

 

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=1807101&Itemid=1