Ortega propone diálogo a Costa Rica y un tratado a Colombia por territorios

El presidente Daniel Ortega planteó un diálogo a los gobiernos de Costa Rica y Colombia para llegar a un entendimiento y ponerle fin a los diferendos que existen con esos países.

En el caso de Colombia, Daniel propuso la creación de una comisión que conlleve a la firma de un tratado y se cumpla con el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que restituyó a Nicaragua una extensa zona en el Mar Caribe.

“Proponemos al presidente Juan Manuel Santos que trabajemos una comisión colombiana-nicaragüense, para que de ahí salga un tratado que nos permita respetar y poner en práctica el fallo de la Corte Internacional de Justicia sobre este tema”, dijo Ortega.

“Esperamos que logremos llegar a una negociación, para que en esa negociación nos pongamos de acuerdo sobre cómo se aplica el fallo de manera plena”, insistió Ortega.

Señaló que independientemente de lo que pueda plantear el Presidente Juan Manuel Santos sobre este tema, es ideal que se logre una negociación para que ambos gobiernos se pongan de acuerdo en cuanto a cómo se aplica el fallo de manera plena.

En este sentido, afirmó que hace falta un tratado que permita dejar comprometido el fallo del acatamiento de la Corte Internacional de Justicia.

Durante la celebración por el 34 aniversario de la fundación del Ejército de Nicaragua, el líder sandinista reconoció el trabajo que realiza la Fuerza Naval, que ejerce la soberanía en las aguas nacionales que por muchos años explotaron los gobiernos colombianos.

Dijo que la primera reacción del Presidente y del gobierno de Colombia, es no aceptar el fallo. A pesar de ello, recordó que logró conversar con Juan Manuel Santos en México, para que se evitara una confrontación y hasta el momento no se ha registrado ningún incidente.

Ortega se refirió a las declaraciones del ex presidente Álvaro Uribe, en cuanto a que Colombia no debe acatar el fallo de la CIJ y que deben instalar donde estaban antes que se emitiera la sentencia (meridiano 82). Cito como ejemplo las declaraciones hechas el día domingo ante los habitantes de la Isla de San Andrés.

También recordó que el ex presidente de Colombia Álvaro Uribe, se había comprometido que estaba dispuesto acatar el fallo de la CIJ, pero ahora su posición sobre este tema es otra. En esa ocasión Uribe le pidió que esperaran que la Corte se pronunciara sobre la demanda.

Daniel afirmó que solo el hecho de llegar a una corte internacional se vuelve un proceso que asume el estado y no personal de quien se encuentre en la presidencia.

El mandatario dijo que se logró establecer la presencia y el patrullaje y que las labores de pesca se han ido desarrollando cada vez en un mayor número. Sobre el particular, afirmó que empresas pesqueras colombianas están pidiendo permiso a Nicaragua para poder pescar en nuestras aguas. Sostuvo que se va dando por las vías de hecho el cumplimiento de la ley.

“Este Ejército es un Ejército pequeño, que no tiene el poderío militar que tiene el Ejército de Colombia, y no tiene el poderío naval que tiene el Ejército de Colombia, pero que es un Ejército aguerrido, un Ejército de héroes, un Ejército de patriotas, un Ejército que lleva en sus venas y su corazón, la conciencia, la sangre y el ejemplo de Diriangén, Andrés Castro, de José Dolores Estrada, de Sandino, de Carlos Fonseca, Un Ejército que viene de los más profundo de la identidad nacional, tiene una enorme fortaleza moral, y no voy hacer comparaciones con la fortaleza moral que pueda tener el Ejército colombiano”, sostuvo.

Daniel informó que el gobierno se ha comunicado con los organismos de las Naciones Unidas para hacerles ver que la reserva Seaflowers, en el Mar Caribe, una parte le pertenece a Nicaragua.

“Una parte será administrada por Nicaragua y la otra por Colombia, pero para eso hay que ponerse de acuerdo con los hermanos colombianos y con los organismos de las Naciones Unidas, para que se pueda establecer ya una protección conjunta, Colombia-Nicaragua, con el acompañamiento de las Naciones Unidas, de esa zona de reserva” señaló

Llama a la reflexión al gobierno costarricense

El Presidente Ortega dijo que el diálogo es lo ideal para alcanzar un acuerdo sobre la demanda que se tiene con Costa Rica por el humedal y la carretera e insistió que los gobiernos de ambos países deben ponerse de acuerdo a través del diálogo.

El mandatario destacó que mientras que el gobierno costarricense no esté dispuesto a dialogar, permanecerán las demandas en la corte pero si poseen la disposición, se podrían plantear acuerdos para ponerle fin a estas querellas.

Daniel llamó al gobierno de Costa Rica a la reflexión porque lo ideal es que no se continúe llevando demandas a la Corte Internacional de Justicia.   “Yo quiero decirle a los hermanos costarricenses, que no es cierto que ellos son ángeles y nosotros demonios”.

Recordó que Costa Rica ganó territorios como Guanacaste y Nicoya por medio de las armas y su política expansionista.

“Yo decía, y lo decía no por hablar por hablar, lo decía con toda seriedad y lo repito una vez más, que Nicaragua está en pleno derecho de recurrir, si así lo considera, ante la Corte para que se revise en qué condiciones es que pasó ese territorio (Guanacaste) a manos costarricenses”, señaló.

En este sentido, dijo, el máximo tribunal de justicia de la ONU podrá revisar si la provincia de Guanacaste pasó a manos de Costa Rica en “una transición pacífica, hermanable, o fue, como en efecto lo fue, en una ocupación militar”.

Agregó que el sentido de identidad nacional, forjado tras la guerra contra el filibustero William Walker, permitió a Nicaragua defender el Río San Juan y el Lago Cocibolca, que junto al istmo de Rivas, Costa Rica pretendía apoderarse durante la Guerra Nacional.

Ortega dijo que Costa Rica, en el marco de una “política expansionista”, aprovechó el contexto y apoyó a Nicaragua no para “expulsar al yanqui invasor, sino (para) hacer presencia militar allá donde las fuerzas de Nicaragua eran débiles”.

“En ese momento la presencia militar de Costa Rica fue con el único objetivo de apoderarse del río San Juan y del Gran Lago de Nicaragua y del istmo de Rivas”, acusó.

Además, “garantizar su dominio que ya lo venía ejerciendo por la fuerza de las armas sobre el territorio nicaragüense de Nicoya y Guanacaste, y lograron avanzar”.

“Es importante que los nicaragüenses recordemos esta historia, no para alimentar sentimientos de revancha en contra del hermano pueblo de Costa Rica, sino para entender de una vez por todas que Nicaragua ha sido víctima de despojo de su territorio de políticas expansionistas de naciones como Costa Rica. Costa Rica ganó ese territorio por la fuerza de las armas y no por un fallo”, detalló Ortega.

El gobernante expresó que “Nicaragua está en pleno derecho de recurrir si así lo considera a la Corte de la Haya para que se revise en qué condiciones pasó ese territorio a manos costarricenses”, en esa perspectiva, La Haya dilucidaría “si fue una transición pacífica o como en efecto fue, una ocupación militar”.

Reitero que “Costa Rica ocupó militarmente esa zona aprovechando el conflicto que vivía la zona”, la guerra centroamericana contra William Walker.