“El único bombardeo admisible en Siria es con leche en polvo y alimentos” – José Mujica, presidente de uruguay

El presidente José Mujica apoyó fervorosamente la iniciativa del papa Francisco por una solución pacífica para el conflicto en Siria. “El único bombardeo que vemos admisible en una situación como la de Siria es con leche en polvo, con galletas, con arroz, con comida; no armas, no bombas”, dijo el mandatario.

En su audición de la emisora M24 “Habla el Presidente”, Mujica dijo este viernes que “la guerra no se resuelve introduciendo más guerra, presuntamente más justa, con la intención de acabar la guerra”. De esta forma, “se desemboca en un camino lleno de conflictos interminables y se asegura un hondo resentimiento, que se va a transformar en lucha y en resistencias por allá y por acá, a veces clandestinas”.

“Es el juego que ha generado que a veces Al Qaeda podrá perder, por ejemplo, sus dirigentes, pero sigue campeando con sus células por el mundo. Entonces, el único bombardeo que vemos admisible en una situación como la de Siria, es con leche en polvo, con galletas, con arroz, con comida; no armas, no bombas”, enfatizó.

Mujica se mostró partidario de “apoyar abiertamente” la ofensiva diplomática y movilizadora del papa Francisco, por “la buena fe que encierra” y por el enorme contenido y significado que tiene la gestualidad “pacíficamente combativa” del pontífice, recorriendo todo lo que puede hacer, desde la entrevista diplomática, los mensajes a las naciones mas fuertes del mundo hasta la plegaria y el pedido de movilización a toda la grey cristiana, a otras religiones y a los que no son creyentes.

El papa Francisco envió una carta al presidente ruso Vladimir Putin, quien es anfitrión de la reunión del G20 donde las potencias mundiales adoptarán una resolución para el conflicto sirio, en la que reclamó avanzar hacia “una solución pacífica a través del diálogo y la negociación”.

El pontífice señaló a los líderes mundiales en su misiva que los conflictos armados hoy “muestran imágenes de miseria, hambre, enfermedad y muerte”, tan lejos de la paz sin la cual “no hay forma de desarrollo económico”. En tanto, mañana sábado se realizará en las iglesias de todo el mundo una jornada de ayuno y oración por la paz en Siria, convocada por el papa Francisco para los cristianos, seguidores de otras religiones y también no creyentes.

“Fracaso evidente”
“Como pide el papa Francisco, hay que incrementar que las grandes potencias influyan, presionen, buscando por todos los caminos la negociación, alguna salida de carácter político, que desarme estos caminos de guerra que en realidad solo pueden conducir a una explosión, cuyas consecuencias son difíciles de estimar”, subrayó Mujica.

“Tiene razón el papa Francisco, repito, porque mirando más hondo a la guerra como solución en esta época, solo sirve para mantener al hombre todavía en su prehistoria, pero con una diferencia y es que hoy cuenta con medios tecnológicos que hacen que el hombre sea infinitamente mucho más destructor que lo que podía ser en el Paleolítico”, reflexionó.

“La guerra no hace otra cosa que incentivar la ferocidad, que probablemente llevamos dormida adentro como una herencia de la marcha humana arriba del planeta. La civilización no ha logrado todavía desterrar nuestro lenguaje profundo, diría casi metabólico de guerrero; el hombre ha sido el animal más destructor que hay arriba del planeta”, afirmó.

Dijo que esta lucha que lleva adelante el papa, en realidad es una lucha de todos los pueblos de la Tierra, porque la convulsión en esa zona, que tiene una importancia estratégica por ejemplo desde el punto de vista energético, podría desatar una especulación en el precio de los combustibles, debido a que los intereses financieros “van a estar al golpe del balde, aprovechando el susto” en una zona de guerra.

Las consecuencias las pagarán los pueblos más débiles, aunque estén a miles de kilómetros del escenario de guerra y aunque no tengan nada que ver, argumentó el presidente.

Mujica dijo que “cada uno de los intentos que ha habido durante los últimos veinte o treinta años, por imponer la democracia occidental a cañonazos en Asia menor, en el mundo árabe, se ha transformado con el tiempo no solo en un fracaso evidente, porque no existe en los hechos más democracia, sino que se ha desembocado en una continuidad crónica de conflictos internos y violentos en cada una de esas sociedades”.

“Si antes estaban mal, si antes a veces estaban manejados por dictaduras más o menos teocráticas, hoy están en el reino de la más cruda violencia desgarradora”. El mandatario puso como ejemplo lo que pasa en Irak, que luego de “dolorosos” años de guerra con Irán, se desembocó en una invasión y “hoy sabemos lo que pasa entre sunitas y chiitas y atentados incomprensibles permanentemente”.

“Todos sabemos lo que pasa o tenemos noción que en Afganistán, los señores de la guerra siguen campeando en su autoridad; todos sabemos la tribalización de Libia; todos sabemos en última instancia en que viene desembocando eso que llamaron la primavera árabe en Egipto. Tiene infinita razón el papa Francisco, apenas se miren a la distancia los hechos reales de época de lo que está pasando”, sostuvo. Consideró que “cualquier negociación, por mala que sea, es infinitamente mejor que cualquier solución de carácter militar”.

“Tenemos que apoyar fervorosamente estas gestualidades del papa Francisco, que en definitiva, por lo menos nos permiten encausar, decir abiertamente lo que pensamos, lo que sentimos en nuestra profundidad. Y creemos que todas las manifestaciones que se puedan hacer, por cualquier iglesia o en el mundo laico, sencillamente algo pueden significar en esta época interconectada, llena de mensajes electrónicos, llena de información, y que los que tienen mucho poder militar, por lo menos, sientan la soledad de opinión con respecto a las masas y a los pueblos del mundo”, concluyó.

http://www.republica.com.uy/mujica-bombardeo-siria-comida-armas/