Oposición salvadoreña inicia campaña electoral con denuncia de posible fraude

Norman Quijano ha discurseado con buena memoria, hablado con las manos y fijado la mirada en el centro del público como método para evitar contactos directos con uno de los 564 militantes que llegaron al COENA a celebrar la 32 Asamblea General de ese partido. En su discurso de cerca de diez minutos ha bajado la vista una tan sola vez para leer el papel que una mujer le puso en el atril, junto a un vaso con agua. La atención del precandidato a la presidencia se concentra en dos temas: el presente es el peor posible por obra y gracia del Gobierno que presiden el FMLN y Mauricio Funes; ARENA regresará al poder y con fórmulas que no explicó convertirá a El Salvador, de la noche a la mañana, en un “país donde todos quieran vivir”.
El también alcalde de San Salvador critica los cuatro años de la presidencia Funes: es la peor de “nuestra historia”, por eso los derechistas saldrán, como héroe con capa, a solucionar la violencia, pobreza, desempleo y toda la lista de problemas que por más de veinte años aquejan el país. Pero primero deben vencer al adversario que pretende “acabar con nuestra libertad”, son los mismos, según el aspirante, que durante la Guerra Civil de los años 80 destruyeron “puentes y torres de energía eléctrica”, avivando con esta referencia el estribillo propagandístico del comunismo y la defensa de las libertades que han ocupado desde que Roberto d´Aubuisson Arrieta fundó el partido en 1981, en el calor del enfrentamiento entre el mundo socialista y el capitalista (URSS versus Estados Unidos).
El candidato opositor asegura que el partido oficial quiere acabar con la “institucionalidad democrática”, como afirma que lo han hecho los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua. “Se han apoderado de las instituciones para corromperlas y manejarlas a su antojo. Pretenden destruir nuestro sistema y eternizarse en el poder tal como lo hacen sus aliados en otros países”. Quijano ha advertido que se prepara un fraude electoral para las elecciones de 2014 liderado por el expresidente Elías Antonio Saca – nuevamente candidato – y el Frente. “Cuentan con el apoyo de los desvergonzados y corruptos como Tony Saca que se presta sin pudor para hacerle el trabajo sucio al FMLN”. De acuerdo al aspirante su partido es “la luz al final del túnel” que lucha contra las “bravuconadas de los comandantes y los millones bolivarianos”.
Después de Quijano subió al podio el candidato a la vicepresidencia, René Portillo Cuadra quien minutos antes había sido juramentado como militantes arenero en un acto que emotivo para la concurrencia. El académico ha hecho eco del discurso de Quijano cuando hablaba de evitar que El Salvador sea un país donde se haga “cola para comprar papel higiénico como en esos regímenes totalitarios que admira el partido oficial”. Aplaude, asimismo, la posición de ARENA en los últimos años de “defender hasta con su sangre la institucionalidad”. El discurso de Portillo Cuadra, sin embargo, no ha enardecido los ánimos areneros como sí logró el edil capitalino y el presidente del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA), Jorge Velado.
ARENA inicia oficialmente la campaña con rezagos de la crisis de 2009 cuando perdió el poder. Sufre, además, una fragmentación que le provocó las deserciones de cinco diputados que están organizados en la fracción Unidos por El Salvador. Con estos antecedentes, y algunos conflictos internos por reacomodos de poder, Quijano quiere ganar la presidencia en una carrera de cinco competidores que tiene en segundo y tercer lugar – según las encuestas más divulgadas – a Salvador Sánchez Cerén y a Saca.
Analistas de izquierdas han señalado que la crisis en ARENA puede llevarle a perder las elecciones de 2014, a menos que impulsen adecuadamente a su candidato y la estrategia electoral que hasta el momento se ha centrado la figura de “recuperar El Salvador”. Dicho análisis, sin embargo, es rechazado por la cúpula partidaria que prefiere enunciar las flaquezas de sus adversarios políticos como el FMLN y Saca.
Ricardo Valdivieso, fundador de ARENA, cree que su partido está en la “ruta correcta”, avanza en la campaña y ya botó “la cascara”, refiriéndose a la crisis de 2009 cuando perdió las elecciones el ex candidato Rodrigo Ávila y la expulsión de Saca. “Lo que fue complicado fue haber hecho el partido, hoy somos más grande que nunca. La cascara seca, como en un cuerpo grande, se cae. Ellos ya se fueron”.
Roberto Ávila, también fundador, admite que todavía sufren las secuelas de los eventos de hace cuatro años pero constata mejorías en la salud del partido de derechas gracias al trabajo casa por casa. “Estamos superando el haber perdido las elecciones. Estamos en la ruta y nos sentimos optimistas”.
En la calle, sin embargo, la opinión es diferente. En un sondeo realizado por ContraPunto en San Jacinto se le preguntó a un grupo de personas qué opinan sobre la gestión de ARENA en el Órgano Ejecutivo. Lily de López (46 años) contestó: “andan haciendo gran bulla contra Tony Saca por lo de la corrupción pero eso pasó cuando él era presidente del COENA”.

http://www.contrapunto.com.sv/politica/arena-inicia-campana-mostrando-el-petate-del-muerto