A un año del “Golpe de Timón” – Por Nicmer Evans

Hace un año, un hombre que merece toda la admiración de quienes creemos en un mejor país, y que con errores y aciertos vivimos el esfuerzo que por durante 14 años libró para adelantar todo lo posible en ese sentido, dió uno de los más célebres y contundentes discursos críticos y rebeldes de esta revolución bolivariana.

Estoy seguro que ya el Presidente Chávez sabía de su fatal destino, y desde esa postura inmortal de quién sabe su final, pero está conciente que todo lo que haga será determinante para el destino de los suyos, decidió convocar a un giro definitivo en la conducción de su gobierno, dejando pautas claras de los centros nodales de una nueva etapa: Más y mejor Poder Popular, más y mejor eficiencia y eficacia, más y mejor trasnformación del modelo económico productivo, más y mejor participación comunicativa en el Sistema Bolivariano de información del pueblo denunciando sus problemas, más y mejor crítica y autocrítica propositiva para desarrollar la capacidad de rectificación, fueron entre otros los ejes transversales de sus peticiones a su equipo de gobierno, al cual increpó, pidiéndoles con amorosa fuerza que no permitieran caer la revolución bolivariana, sumando todos los día para la construcción del socialismo.

Frases como:
1.  ”La autocrítica, independencia o nada, comuna o nada”
2. “¿Por qué no hacer programas con los trabajadores? Donde salga la autocrítica,no le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocritica. Eso nos alimenta.”
3. “Triste es que nos quedemos callados, para que no me llamen tira piedra”
4. “No debemos seguir inaugurando fábricas que sean como una isla, rodeadas del mar del capitalismo, porque se las traga el mar.”
5. “Nicolás, te encomiendo esto como te encomendaría mi vida: las comunas, el estado social de derecho y de justicia”
Fueron centrales para la articulación de un discurso estratégico hoy en día.
Para lograr alguno de estos objetivos el Presidente Maduro ha emprendido una lucha contra la corrupción inédita en nuestro país. Ya el Presidente Chávez la había iniciado por una vía mucho más larga y estructural, la transformación del Estado como reto, sin embargo, a sabiendas de lo extenso de ese camino que pasa no sólo por lo político o jurídico, sino por lo cultural, el Presidente Maduro ha decidido emprender una lucha no sólo contra la corrupción, sino, contra los corruptos, solicitando una Ley Habilitante para tal fin.
En este marco, sin duda la necesidad de reformar leyes vinculadas al tema de la corrupción y del sistema económico como uno de los nichos estructurales de la corrupción, debe pasar además por una transformación o cuando menos una “reforma” o reingeniería de la Administración Pública, pero lo más importante y central de esta lucha es poder transferir mayores competencias de Contraloría Social al pueblo, y para eso se requiere del Estado la mayor transparencia posible por parte de sus instituciones y del sector privado para que se garantice el derecho a la información veraz de los procesos administrativos y así generar las condiciones para poder fiscalizar socialmente de manera eficiente.
El Cesspa (Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria) que nace con el espíritu de atender las áreas de seguridad, defensa, inteligencia, orden Interno y relaciones exteriores, según el decreto Nro. 458, entre otras funciones podrá “declarar el carácter de reservada, clasificada o de divulgación limitada, cualesquiera información, hecho o circunstancia que en cumplimiento de sus funciones tenga conocimiento”. Si la intención de nuestro gobierno es empoderar al pueblo a través de organizaciones sociales como la Contraloría Social, y si la lucha contra la corrupción entre otras cosas en hacer cada día lo más transparente posible la gestión pública y privada de los sectores de poder, ¿Es esto compatible con el Golpe de Timón cuando nos convoca a una gestión pública revolucionaria y socialista más eficiente y transparente, y es compatible con el llamado del Presidente Maduro cuando nos convoca a librar la lucha contra la corrupción “caiga quien caiga”? ¿Al no poder acceder a la información clave para desarrollar la Contraloría Social ya que un “órgano superior” no judicial la declara reservada, clasificada o de divulgación, no se impide el desarrollo del Poder Popular, atribuyendo mayor confianza a un órgano militar que en algún momento podría tener interés nada transparentes? Ojalá esto se pueda rectificar sin afectar los intereses estratégicos que puede tener dicho Centro.
“Triste es que nos quedemos callados, para que no me llamen tira piedra”. Hugo Chávez Frías, 20/10/12.

http://questiondigital.com/?p=18170