Costa Rica: candidato presidencial que desistió de la competencia vuelve al ruedo

  • La renuncia del candidato presidencial del PUSC, Rodolfo Hernández, y su retorno a la campaña dos días después, en medio de gravísimas denuncias, constituye el golpe más duro que ha recibido esa agrupación política desde los escándalos de corrupción protagonizados por los ex presidentes Rafael Angel Calderón y Miguel Angel Rodríguez, en la década pasada.

Hernández renunció el jueves pasado a la candidatura con una carta en la que lanza fuertes acusaciones contra dirigentes de la agrupación política, incluidos entre otros miembros de la cúpula y candidatos a diputados, a los que acusó de intrigas y traiciones.

El candidato llegó incluso a decir que desde las filas del PUSC se “prostituyó” la política.

Dos días después, ante unas decenas de simpatizantes de la agrupación, Hernández decide volver a la candidatura sin que nada significativo hubiera ocurrido para hacer pensar a los costarricenses que ese partido se ha transformado en estos días para el ejercicio de una actividad política sana y transparente, como la que el candidato dice practicar.

Una pregunta circuló el pasado fin de semana en las redes sociales: ¿Hernández mintió o exageró en su carta para lograr deshacerse de un grupo de gente que le estorbaba, o simplemente no tiene escrúpulos para seguir en una agrupación corrompida por la envida, la traición, la deslealtad, el egoísmo, según sus propias palabras?

Cualquier que sea la respuesta, el candidato del PUSC difícilmente recuperaría la confianza de algún sector del electorado. En 48 horas, Hernández se inmoló como político y de paso causó un daño severo al PUSC, opinan varios analista.

Este domingo, el candidato pidió la renuncia a dos directivos: el secretario general William Alvarado y el presidente del partido Gerardo Vargas, y les dio plazo al 19 de octubre para concretarla, esta es, hasta el momento, la única consecuencia visible de la crisis.

Descomposición

“Independientemente del regreso de Hernández a la candidatura, el PUSC es un partido en rápida descomposición y esto se va a empezar a reflejar en las próximas encuestas, en cuanto a intención de voto”, dijo a Informa-tico.com el politólogo Carlos Carranza.

Carranza, quien es también director de la Escuela de Administración Pública de la Universidad de Costa Rica, opina que Rodolfo Hernández “es un hombre y un médico bueno, con grandes calidades personales, pero sin visión política”.

En ese sentido, su candidatura no ha venido a llenar el principal vacío del PUSC que es  la falta de un proyecto político claro, con una propuesta que satisfaga las demandas de una Costa Rica muy distinta a la de hace 20 o 25 años, cuando ese partido llegó a dominar el escenario político del país, valoró el analista.

Durante esa década el PUSC llegó a desarrollar una estructura de poder muy fuerte, y son los remanentes de esa estructura lo que aún posee como capital político, pero eso no alcanza para renovarse, señaló.

La actual dirigencia socialcristiana, la que realmente domina al interior de la agrupación y a la que se refirió Hernández en su carta, “está muy pasada de época” y los sectores nuevos que procuran una renovación “son aún muy débiles” para lograr imponers

Radiografía política 

Poco antes de anunciarse el regreso de Hernández, el politólogo Víctor Ramírez dijo a este medio que la carta de renuncia distribuida el jueves por el candidato socialcristiano, “lo que hace es una radiografía de la política tradicional, para demostrarle a los costarricenses que lo que sospecha es cierto”.

Una de las cosas importantes que quedan evidenciadas, según Ramírez, es que “existen vasos comunicantes” entre el PUSC y el Partido Liberación Nacional (PLN), y que estos partidos que tradicionalmente han dominado la política en el país “son enemigos de mentiras”.

Hernández afirmó en su carta que dirigentes de su partido, incluso candidatos a diputados, tienen contactos con el candidato del Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya, a quien le habrían prometido hacer todo lo posible para que el candidato del PUSC no ganara las elecciones.

Para Ramírez, lo que ha ocurrido en los últimos días “hiere casi de muerte” al PUSC, lo debilita fuertemente y lo hará perder caudal electoral

En río revuelto…

¿Podría beneficiarse alguno de los candidatos de la prevista pérdida de apoyo al candidato del PUSC?

Ante esta pregunta, los pronósticos son más cautelosos. Para la mayoría de los analistas, es difícil para el PLN recoger una parte significativa de ese caudal electoral, puesto que el 10 o 12% de votantes que se inclinaban por Hernández probablemente forman parte de la clientela histórica del PUSC, que se había alejado y volvió porque vieron en el candidato una esperanza de renovación.

Los seguidores históricos del PUSC difícilmente se volcarían a favor del PLN. Quedan entonces como los más probables beneficiados el Movimiento Libertario, el más afín ideológicamente al PUSC, el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Frente Amplio.

Para Víctor Ramírez, otro posible captador del voto socialcristiano es el descontento político que domina en el país y que se traduce en un elevado porcentaje de asbtencionismo a estas alturas de la campaña, a menos de cuatro meses de las elecciones.

http://www.informa-tico.com/6-10-2013/pusc-se-propina-duro-autogolpe