El voto o la bota – Por Jorge Ortega

Podemos afirmar, casi sin temor a equivocarnos, que estas serán las elecciones más importantes de la historia republicana de Honduras, por varias razones, la primera es que está en grave peligro la independencia de los poderes del estado que garantizan el funcionamiento del sistema republicano de gobierno, para pasar al control de una persona o grupo reducido de personas quienes controlan todo en un gobierno totalitario. Un gobierno totalitario es enemigo de los derechos individuales y sociales, como el derecho al trabajo digno, la vida y la libertad. Cabe destacar que los gobiernos totalitarios pueden ser de carácter socialista, como lo fue la Unión Soviética y China, o de carácter fascista, como lo fue Alemania con Hitler e Italia con Mussolini. Claro que han existido otras formas de gobiernos totalitarios, otros países y otros dictadores. La historia de la humanidad se ha escrito con sangre de los tiranos y del pueblo que la derrama en busca de su libertad. La única forma de controlar ese deseo constante de los tiranos de subyugar a los pueblos es a través de las leyes, y la ley fundamental de Honduras es nuestra Constitución.

Tenemos un partido que dice ser de izquierda cuyos líderes envenenan sus discursos con palabras de odio y utilizan palabras socialmente oprobiosas, pero descienden de una familia de oligarcas y toda su vida han vivido como burgueses. Ya gobernaron, y lo hicieron muy mal. Su principal propuesta es el llamado a una asamblea nacional constituyente para cambiar la forma de gobierno, el periodo presidencial y eliminar la prohibición a la reelección. Nos prometen llevarnos al mismo camino que está recorriendo Venezuela, país que ha sido devastado por 15 años de engaños, mediocridad, violencia, pobreza y persecuciones políticas, solo leamos sobre la “Lista Tascón”. Se perdió el derecho divino a la vida y a la libertad. En Venezuela se convocó a la constituyente y se hizo una nueva constitución que no sirvió para nada porque la han violado en reiteradas ocasiones, sí, la nueva constitución, la hecha por Chávez. El problema entonces no es la constitución, el problema es que no la cumplen. Honduras ha sido regida por 16 constituciones, ¿Quién garantiza que la 17 va ser la que van a respetar?

Pero también llama la atención que en los últimos 4 años se han realizado las reformas constitucionales necesarias para que parezca legal la convocatoria a una asamblea constituyente. Se violentó la independencia de la Corte Suprema de Justicia y ahora se encuentra subyugada. Actualmente los tres poderes del estado están subordinados a la voluntad de una persona que ya manifestó que va a hacer lo que tenga que hacer para alcanzar su propósito personal.

De manera que si no razonamos nuestro voto al menos vayamos alistando el pescuezo porque va a ser oprimido por la bota del tirano. Elija usted cual prefiere que lo asfixie, ¿la bota izquierda o la derecha?

 

http://www.laprensa.hn/opinion/394345-296/el-voto-o-la-bota