Indígenas de Brasil celebran fallo de Tribunal Federal sobre demarcación de tierras

Después del fin de la sesión ordinaria de este miércoles, 23 de octubre, las comunidades indígenas que ocupaban la BR-174 y los que estaban en Brasilia pudieron celebrar. Por mayoría de votos, el plenario del Supremo Tribunal Federal (STF), decidió mantener la validez de las 19 condicionantes, que son reglas establecidas en 2009 para convertir en oficial la demarcación de las tierras. Éstas no agradaron a los pueblos indígenas. Sin embargo, en la misma decisión, la Corte entendió también que tales reglas no pueden ser aplicadas a otros procesos de demarcación.

El Consejo Indigenista Misionero (Cimi) informa que acompañando el voto del relator, ministro Luís Roberto Barroso, la Corte mantuvo el acuerdo de la decisión de 2009, incluyendo las 19 condicionantes y resaltando en forma inequívoca la restricción de ellas a Raposa Serra do Sol, o sea, negando el efecto vinculante de las mismas a las demás tierras indígenas de Brasil.

 Aún sin haber respondido a los anhelos de las comunidades indígenas de Raposa y del país, que defendían -como apelantes- que no eran necesarias las condicionantes, opinión presentada en los votos de los ministros Joaquim Barbosa y Marco Aurélio de Mello en oposición al relator, el desenlace de la Petición 3388 representó una importante victoria para las poblaciones originarias en lucha por sus territorios tradicionales. El hecho es que: ciertas medidas anti indígenas de los poderes Ejecutivo y Legislativo salen derrotadas”, señala el Cimi.

 Según la secretaria general de lo Contencioso de la Abogacía General de la Unión (AGU), Grace María Mendonça, la decisión del STF crea precedente, que puede ser usado para validar otras demarcaciones. “Quedó muy claro en el juicio que, aunque la decisión no tenga efecto vinculante, es un precedente con directrices para otras demarcaciones. El juicio en nada fue contrario a lo que estaba expreso en el decreto. Es una directriz de interpretación que va a valer en otras demarcaciones”, dijo.

 El relator del proceso, Luís Roberto Barroso, ponderó que si el STF no hubiera definido las condicionantes, los conflictos entre hacendados e indígenas no habrían terminado, pero alegó que no es lo ideal. “Es una decisión atípica, no es un buen patrón, pero en este caso se decidió la cuestión puntual, y se decidió el modo de ejecutar. Yo reconozco que hubo actuación atípica, una sentencia casi aditiva”.

 El Cimi resalta, además, que el cierre del juicio y la publicación del acuerdo de la Petición 3388 no servirán para que cesen las problemáticas en lo que toca a la cuestión de las tierras tradicionales de los pueblos indígenas. “Es de presumirse que las fuerzas político económicas anti-indígenas continúen el ataque violento que viene realizando contra los pueblos y sus derechos constitucionalmente establecidos”.

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=78388