Acuerdo de Asociación Transpacífico: gobierno niega violación de derechos

La postura de México en las negociaciones sobre propiedad intelectual en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) refleja los intereses de la industria y los usuarios de Internet, y es falso que se pretenda violentar los derechos a la información y a la privacidad de los mexicanos, aseguró el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, al referirse al capítulo de propiedad intelectual que Wikileaks confió a La Jornada.

Precisó que en la negociación sobre el sector energético en el TPP, México dará el mismo tratamiento que cuando negoció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. ‘‘El TLCAN se firmó hace 20 años y, ¿cambió algo? Si replicamos el tratamiento de energía en el Acuerdo de Asociación Transpacífico estaremos preservando ese status quoque se logró hace dos décadas’’.

Las consultas no se pueden atomizar, dice el secretario

Ante la crítica de que el gobierno mexicano no ha hecho una consulta amplia sobre la protección de derechos de autor en el TPP, y la pretensión de que sean los propios proveedores de servicios de Internet (PSI) los que actúen como fiscalizadores de contenidos, Guajardo Villarreal aseguró que la postura de México en las mesas de negociación refleja los intereses de los actores a los que se ha consultado y que encabezan la industria, la academia, a los principales representantes de usuarios de Internet y de los creadores. Sin embargo, explicó, las consultas no se pueden atomizar porque entonces los países no avanzarían en su proceso de integración global.

‘‘México es uno de los países donde el proceso de consulta a organizaciones ha sido más amplio y detallado’’, y la integración al Acuerdo de Asociación Transpacífico no es un asunto de factosino un proceso de negociación. Entre los convocados, dijo, están las universidades de Nuevo León, de Jalisco y de Yucatán.

Aseguró que en el capítulo de propiedad intelectual hay 120 corchetes sobre temas en los que no hay acuerdo, por lo que este apartado se encuentra lejos de concluirse ante la diversidad de posturas. Puntualizó que el gobierno mexicano es el encargado de la negociación, pero una vez que se concluya, será el Senado el que ratifique o rechace lo acordado.

En entrevista, Guajardo Villarreal dijo que ‘‘es totalmente falso’’ que el TPP pretenda violar los derechos a la información. ‘‘Aquí no está en ningún término la vulnerabilidad de la privacidad de la información y en la mayor parte de los términos de la negociación por lo general la posición es respetar los marcos legales de las naciones. En ese sentido hay que esperar a que concluya el proceso y es muy importante ver que quien tiene la última palabra es el Senado, porque es el que aprueba o desaprueba los tratados internacionales’’.

Dijo que el capítulo entregado porWikileaks a La Jornada no refleja el estado que guardan actualmente las conversaciones. ‘‘Wikileaks es un medio para posicionar cosas de una manera comunicacionalmente notoria, atractiva. De ese capítulo lo único que puedo decir es que no refleja en nada la posición de la mesa de negociaciones’’.

Sobre la propuesta de que sean los proveedores de servicios de Internet quienes se encarguen de fiscalizar los contenidos que se suben a sus redes y bajar los que violen los derechos de propiedad intelectual, Guajardo afirmó que en la negociación cada gobierno tiene una postura. ‘‘Lo que puedo aclarar con mucha certeza es que hay mínimo tres posturas en el tema y en eso está el proceso. Algunos países tienen una posición restrictiva, otros no favorecemos eso y en ese sentido estamos en la negociación. Hay que ir procesando las diferencias para llegar a un acuerdo y ese tema no se ha cerrado porque no hay acuerdo’’.

El capítulo sobre propiedad intelectual entregado por Wikileaks a La Jornada, señala que entre las propuestas de algunos de los 12 países negociadores se pretende crear un panel al que serían llevados los PSI que no cumplieran con la petición de los autores de sacar de su red los contenidos que violen la propiedad intelectual.

Guajardo aclaró que la creación de un panel de este tipo ‘‘se deriva de posiciones de negociación que en algún momento ocurrieron’’, aunque todavía ‘‘no hay nada en concreto. Esto es un proceso todavía en negociación y esa propuesta no necesariamente forma parte de la expresión colectiva’’ de los gobiernos.

Al insistirle sobre la postura concreta de México ante la pretensión de dar un papel de fiscalizadores a los proveedores de servicios de Internet, el titular de Economía se abstuvo de dar detalles. ‘‘Si yo ahorita digo la estrategia de la negociación mexicana estaría dándome un balazo en el pie, porque para lograr mis objetivos tengo que conducir la negociación de una manera profesional y siempre respaldado por las consultas que obligatoriamente estamos haciendo a los sectores interesados’’.

En derechos de autor, explicó, la línea es muy delgada, pues ‘‘el debate está en ni tanto que queme al santo ni tanto que no lo alumbre. O defiendes los derechos de autor de una manera draconiana impidiendo el uso sano de los mecanismos de comunicación como Internet, o te vas a un extremo de relajamiento en el que nunca va a haber incentivos a la creatividad, porque entonces los autores no van a tener posibilidad’’.

El acercamiento con creadores, industria y usuarios de Internet requiere de evaluar sus necesidades y lograr un posicionamiento equilibrado para no impedir ni violentar los derechos al acceso a la cultura y a la propia Internet. Por tanto, dijo, con una cierta moderación hay que asegurarse que los creadores y los autores no vean vulnerada la posibilidad de beneficio por su creación; debe entonces haber un delicado equilibrio al escuchar a todos los actores de la sociedad mexicana.

Uso efectivo de la banda ancha

El funcionario federal dijo finalmente que en la mesa del Acuerdo de Asociación Transpacífico la posición de México se define por una serie de objetivos nacionales, por lo que es erróneo decir que va en contra de la reforma a telecomunicaciones. ‘‘Los elementos que tomamos para establecer la postura son, entre otros, cómo usar efectivamente la banda ancha, cómo abaratar el acceso de la gente a esa banda y cómo mejorar la productividad del país’’.

 

http://www.jornada.unam.mx/2013/11/15/politica/003n1pol

 

Rechazan especialistas regular el uso de Internet mediante acuerdos internacionales

‘‘¿Regular el uso de Internet mediante acuerdos internacionales auspiciados por Estados Unidos? ¡De ninguna manera! Eso sería un acto de complacencia del gobierno mexicano, sería ceder a la censura y vigilancia extrema que pretende el gobierno de Wa-shington mediante instrumentos normativos que incluyan acciones coercitivas durísimas para los proveedores de ese servicio’’, sostuvo Manfredo Loera, maestro en derecho con especialidad en propiedad industrial y derechos de autor.

Dedicado a los litigios civiles y a la academia en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en el Instituto de Estudios Superiores del Colegio Holandés (IESCH), Loera dijo aLa Jornada que si en verdad el Estado mexicano quiere buscar métodos que garanticen la tutela de la propiedad intelectual, ‘‘entonces que los legisladores actualicen la Ley Federal sobre el Derecho de Autor, la cual fue redactada hace más de 60 años, cuando no había Internet ni formatos MP3, ni se podía copiar información en CD o en USB’’.

Autor de vatios ensayos jurídicos especializados en esa temática, el académico destacó que cualquier intento de regulación dictado desde Estados Unidos ‘‘no será más que un acto impositivo que debe rechazar el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto’’.

De su lado, Jesús Alberto Guerrero Rojas, doctor en derecho constitucional, opinó que es innecesario que México firme el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), pues ‘‘basta con que en nuestro país se reglamente directamente el uso de Internet mediante una legislación federal específica. No necesitamos que nos dicten leyes internacionales, lo que se requiere es que haya interés en el Estado mexicano para redactar una ley reglamentaria que plantee los medios para detener las violaciones a los derechos de autor’’.

Los juristas entrevistados precisaron que en México surgió la primera Ley Federal sobre el Derecho de Autor en 1947. A través de ésta se concedió publicar creaciones propias en cualquier medio y con fines de lucro, así como su transformación, comunicación, traducción y reproducción parcial o total, extendiendo la vigencia del derecho de autor hasta 20 años después de su muerte (en la actualidad el plazo es de 100 años), en beneficio de sus herederos. También se tipificó en el Código Penal Federal algunos delitos como violaciones al derecho de autor.

Tanto Loera como Guerrero Rojas coincidieron en que en México es muy complicado para los artistas, escritores, compositores y creadores conseguir la reparación de daños y perjuicios cuando sus obras son difundidas por Internet, debido a que pocas veces se conoce la identidad de quien o quienes suben a la red las creaciones protegidas por un registro ante el Instituto Mexicano de Derechos de Autor.

‘‘Prácticamente los creadores están perdiendo los juicios en tribunales mexicanos cuando en sus demandas no señalan a los responsables de haber subido a una página de Internet un libro, una canción, una imagen o un video protegido’’, refirió Alberto Guerrero, director general del Corporativo Jurídico Sanitario.

Añadió que el derecho a la información termina cuando enfrente colisiona con el derecho de tutela patrimonial de otro creador.

Cada país debe establecer sus métodos: Laveaga

El presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (Ifai), Gerardo Laveaga, expresó en referencia al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) que cada país debe decidir cómo regular la propiedad intelectual, y aunque reconoció que con ese argumento se pueden cometer ‘‘muchos abusos’’, es necesario proteger ese derecho.

 

http://www.jornada.unam.mx/2013/11/15/politica/006n1pol