AMLO advierte que Reforma Energética podría ser votada el 12 de diciembre

Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a sus seguidores para mantenerse alertas ante la eventual aprobación en la Cámara de Diputados de la reforma energética promovida por el presidente Enrique Peña Nieto el próximo 12 de diciembre, “Día de las Lupitas”.

El dos veces excandidato presidencial recordó, que al igual que hace 15 años, la madrugada de un 12 de diciembre también se aprobó el Fobaproa para rescatar bancos y empresas y, sin embargo, desde entonces se mantiene la deuda de un billón de pesos, más otro billón que se han pagado de intereses que debieron invertirse en educación, salud y desarrollo social.

En entrevista telefónica con el noticiero local Telerreportaje, el político tabasqueño y presidente del Consejo Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dijo que los primeros días de diciembre iniciará la discusión de la reforma energética en la Cámara de Diputados para aprobarla el 12 del mes próximo.

Ante ello, reiteró que cercarán el Palacio Legislativo de San Lázaro y el Senado para impedir que se consume la “funesta y fatal” reforma que, aseguró, permitirá a empresas extranjeras llevarse la mitad de las utilidades en la extracción del petróleo.

López Obrador insistió en que la reforma no es siquiera para desarrollar la industria petrolera, impulsar la petroquímica o zonas petroleras, sino para que las compañías extranjeras, por cada pozo que perforen, se lleven la mitad de las ganancias en un negocio, remarcó, de más de 100 mil millones de dólares, cerca de un billón de pesos.

“Nos van a dejar sin nada. Debemos impedir este atraco, el robo de todos los tiempos. No debemos dejar engañarnos por la publicidad. Se trata de un atraco que afectará a las nuevas generaciones”, alertó.

Luego anunció que, adicional al cerco a las cámaras de Diputados y Senadores, se intensificarán las medidas de resistencia civil, iniciadas el 2 de noviembre con “el apagón” de luz a escala nacional de siete a ocho de la noche y que se repetirá cada vez que el gobierno aumente el precio de las gasolinas.

Estas medidas prevén el no pago de impuestos al gobierno federal, tampoco los recibos de luz a la CFE, así como cartas ya enviadas a las compañías extranjeras como Exxon, Chevron y Shell, donde se les informa que el petróleo “no es de Peña Nieto ni del gobierno, sino del pueblo de México, de la nación” y que, por ningún motivo, “permitiremos un despojo”.

También hizo un llamado a “no ver Televisa” porque, con honrosas excepciones, los medios “no informan, desinforman”, y por eso no se conoce la gravedad de la reforma energética en caso de ser aprobada, “es como si nos cortaran los brazos”, ejemplificó.

López Obrador citó como un caso de irresponsabilidad, negligencia y “total impunidad” de las compañías petroleras extranjeras el caso del pozo Terra 123 que, desde el 27 de octubre, arde sin control en la comunidad indígena chontal de Oxiacaque, en el municipio de Nacajuca, a unos 30 kilómetros de esta capital, perforado por la empresa Schlumberger en sociedad con Pemex.

Además, aclaró que en las comunidades indígenas de Nacajuca –donde López Obrador inició su carrera política en el gobierno de Leandro Rovirosa Wade (77-82)– existe una gran riqueza petrolera, sin embargo, Pemex y compañías extranjeras se han llevado el crudo y únicamente han dejado miserias, contaminación y destrucción del medio ambiente.

“Se supone que la reforma energética es porque nos falta tecnología, ahí está el resultado con este pozo (Terra 123), cómo una empresa extranjera que cobra muchísimo dinero actúa con negligencia, irresponsabilidad y total impunidad. Tiene que pagar todos los daños a la gente, los cultivos, al medio ambiente, ¡y nadie le dice nada!”, fustigó.

Asimismo, demandó a los gobernadores de izquierda informar a la ciudadanía sobre el riesgo de la reforma energética y no sumarse a la “comparsa” del presidente Peña Nieto. “No se vuelan burócratas, que piensen en la transformación de México, no en los cargos públicos”.

En relación con la resistencia civil de no pago a la CFE que, desde 1995 (hace 18 años) iniciaron los tabasqueños promovida por el propio líder de Morena y en la que se encuentran actualmente más de 300 mil usuarios, López Obrador dijo confiar en que el gobernador Arturo Núñez resolverá ese tema, aunque es un problema de la paraestatal y el gobierno federal por las altas tarifas eléctricas y los daños causados en 2007 por el desfogue de las presas del Alto Grijalva, que contribuyeron a la inundación más grande del estado.

“Todos esos daños han llevado a que la gente se mantenga en resistencia civil. En el caso de la CFE debe haber borrón y cuenta nueva. Arturo (Núñez) es una persona responsable, seria y honesta que encontró un estado destruido, dejaron saqueadas las finanzas, pero tengo confianza en que entregará buenas cuentas”, puntualizó.

Y recordó que, “de manera respetuosa”, sólo ha solicitado al mandatario perredista no dejar impune el saqueo a la entidad; no permitir la corrupción en su gobierno “venga de donde venga”, que no tolere que alguien saque provecho personal, “que los corra y los enjuicie”, que se cuide el dinero y no solape “el bandidaje”.

Además, López Obrador pidió a Núñez Jiménez otorgue pensión universal para adultos mayores; becas para estudiantes de todos los niveles, principalmente de preparatorias, y apoyos a discapacitados.

El tabasqueño habló al programa Telerreportaje para invitar a sus paisanos a la concentración del próximo domingo 1 de diciembre en el Zócalo de la Ciudad de México en repudio de la reforma energética peñista.

Renta petrolera, negocio de cerca de un billón de pesos

López Obrador convocó a la ciudadanía a un mitin de repudio a la reforma energética en el Zócalo capitalino el próximo domingo 1 de diciembre a las diez de la mañana.

En su mensaje semanal por el canal de YouTube, sostuvo que se debe seguir luchando para impedir el “robo del siglo” pues la entrega de la renta petrolera, recordó, representa un negocio de cien mil millones de dólares anuales, es decir, un billón de pesos.

Asimismo, consideró necesario informar a la sociedad sobre los planes para reformar los artículos 27 y 28 constitucionales, con lo que se permitiría que la inversión privada y extranjera pueda realizar contratos para compartir con el gobierno las ganancias de la renta petrolera.

“Ese es el negocio. Eso es lo que ambicionan. No tiene nada que ver con el desarrollo del país. No es privatizar siquiera para industrializar a México. No es que van a convertir la materia prima del petróleo en productos refinados, en productos petroquímicos. No van a promover la industrialización del país. No van a crear empresas. No habrá desarrollo siquiera en las zonas petroleras”, acusó.

“¿En qué consiste entonces el negocio? En llevarse el petróleo. Imagínense ustedes, si un pozo produce, se extrae para decirlo con más claridad, porque el petróleo no se produce, nos lo da la madre naturaleza, 3 mil barriles diarios, se van a llevar de mil a mil quinientos barriles diarios. Nos van a quitar la mitad de la materia prima”, denunció.

Si cada barril de petróleo cuesta cien dólares, prosiguió, “entonces van a llevar a cabo el atraco a boca de pozo”.

“¿Por qué aumentaron los impuestos? Insisto, porque ya no se van a recibir estos fondos, se los van a llevar los extranjeros. Entonces es muy grave. Nos van a dejar sin nada. Es muy grave para nosotros y para nuevas generaciones. Es un despojo”, apuntó.

“Nos están robando. ¿Nos vamos a quedar con los brazos cruzados?”, soltó para enseguida responder: “Claro que no”.

 

http://www.proceso.com.mx/?p=358899