Autoridades penitenciarias de 12 países latinoamericanos se comprometieron a trabajar en la reinserción laboral de presos

Autoridades penitenciarias de 12 países latinoamericanos, incluido Uruguay, se comprometieron a elaborar reglas mínimas de reinserción laboral de presos y estrategias y acciones específicas para las mujeres encarceladas.

La costarricense Liliana Rivera, asesora de la Conferencia de Ministros de Justicia de Iberoamérica (Comjib) -participante de la reunión de representantes de las instituciones penitenciarias de 12 países que se reunieron en Montevideo- dijo que la reinserción laboral de las personas privadas de libertad mejora las condiciones de seguridad pública en las sociedades.

“Obviamente una persona con destrezas para vivir de una forma alejada del delito sin duda mejorará las condiciones de seguridad porque habrá menos reincidencia”, comentó a El País.

Afirmó que “paradójicamente, a diferencia de lo que cree la opinión publica, el mayor encierro no supone mejores resultados. Al contrario, lo que ha dado mejores resultados son las condiciones de libertad controlada, en que la persona va adquiriendo herramientas para vivir bajo la ley. Allí se percibe menor grado de reincidencia”.

“En cambio, el grado de reincidencia de personas que cumplen hasta el último día en prisión es más alto”, agregó.

El tema de la reinserción fue uno de los principales temas en el encuentro desarrollado en Montevideo. Los presentes acordaron trabajar a nivel regional en elaborar una guía de reglas mínimas que abarque todos los temas relacionados con la reinserción socio-laboral.

Coincidieron que la misma debe contemplar el tratamiento de grupos en situación de vulnerabilidad, perspectiva de género, pandilleros, vinculación de las personas privadas de libertad con sus familias y la formación del personal penitenciario.

Para Rivera, en lo que refiere a reinserción “la similitud es asombrosa en toda la región. Tenemos problemas similares, matriz delictiva parecida y hacinamiento en toda la región. Con pequeñas diferencias la discusión es la misma”.

La asesora de Ministerio del Interior para el Sistema Penitenciario Gabriela Fulco, recordó que esa secretaría estableció un programa de trabajo y de tratamiento general “a nivel de sistema centrado en trabajo, educación, cultura, recreación y programas de salud mental”.

Sistemas.

Los participantes también acordaron preparar un documento que contenga lineamientos estratégicos y acciones a desarrollar para la reinserción socio-laboral de mujeres en contexto penitenciario y postpenitenciario.

La base del documento será el Programa Modelo de Género en contexto de privación de libertad para Iberoamérica aprobado por los ministros de Justicia de Iberoamérica en una cumbre realizada en abril pasado en Viña del Mar. Impulsarán especialmente la realización de este documento Uruguay, Argentina, Brasil, Chile, Nicaragua y Costa Rica.

Rivera dijo que es más complicada la situación de las mujeres encarceladas y su reinserción que la de los hombres. “Porque todos los sistemas penitenciarios están hechos por hombres, con los parámetros de hombres y está bien ya que la mayoría de los presos son hombres. Lo que nos hace falta a todos los gobiernos es trabajar más de la mano con las mujeres, sobre todo desde una óptica de la especificidad de la mujer. Si tratás a una mujer como a un hombre el resultado no va a ser beneficioso”, afirmó.

Fulco informó que en la órbita del Instituto Nacional de Rehabilitación se creó una comisión interministerial de género “que evalúa el tema de reclusión de las mujeres y toma como referencia las reglas de Bangkok (reglas de las Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas, incluidas las que tienen hijos, y medidas no privativas de libertad)”.

Del encuentro participaron representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay.

Reincide el 50%

Fulco dijo que la reincidencia está entre el 50% y 52%, según cifras del ITF del Poder Judicial. Agregó que en 2014 Uruguay superará “el problema de hacinamiento crítico” y con la construcción de una cárcel por asociación pública-privada en 2015- 2016, “tendremos superávit de plazas de largo aliento”.

http://www.elpais.com.uy/informacion/paises-reglas-reinsercion-laboral-presos.html