Desde el 2008, la violencia obligó a exiliarse a más de 17 mil centroamericanos

De los 17.129 centroamericanos refugiados, el el 15,2 % (2.604) son de Honduras.

La violencia causada por el crimen, el narcotráfico y las pandillas maras ha obligado a más de 17.000 personas del llamado Triángulo Norte del istmo centroamericano, formado por Honduras, El Salvador y Guatemala, a refugiarse en otro país desde 2008, alertaron hoy expertos en Tegucigalpa.

Entre 2008 y 2012 se registran “unos 17.129 refugiados reconocidos y alrededor de 12.000 solicitudes de asilo” de parte de centroamericanos, dijo a Efe el representante regional de la Oficina de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Fernando Protti.

Agregó que las personas que salen “huyendo” de estos países de la región lo hacen por “la violencia que genera el crimen organizado, el narcotráfico y las maras”, y señaló que el 65 % de ellos se refugian en Estados Unidos, 17 % en Canadá y 6 % en México.

Protti apuntó que de los 17.129 centroamericanos refugiados, el 47,6 % (8.153) son salvadoreños, 37,2 % (6.372) de Guatemala y el 15,2 % (2.604) de Honduras.

Destacó que es “preocupante” que haya solicitudes de refugiados, que en la mayoría han sido víctimas de la violencia armada, que también son perseguidos por la violencia intrafamiliar, discriminación o preferencias sexuales.

En la actualidad hay más de 45 millones de refugiados y desplazados en el mundo, la cifra más alta en casi 20 años, según estadísticas de la ACNUR.

El embajador de la Unión Europea (UE) en Tegucigalpa, Ketil Karlsen, coincidió con Protti subrayando que el narcotráfico y las maras han “incrementado una cultura de violencia” en Centroamérica y, en consecuencia, han “obligado a miles de personas a migrar a otros países”.

Agregó que la “prueba de fuego” de la región a corto plazo es “llegar muy rápidamente a respuestas reales para apoyar a estas personas que son perseguidas o afectadas por la violencia”.

En ese sentido, el diplomático europeo exhortó a los gobiernos a “promover acciones” que fortalezcan los “mecanismos de protección” de las personas y “prevenir” la violencia.

Karlsen indicó que para prevenir el desplazamiento de personas, los Estados también deben promover el desarrollo económico, que ayudará a “disminuir la pobreza, la desigualdad y crear oportunidades de empleo para los jóvenes”.

Autoridades hondureñas, representantes de Naciones Unidas, la Unión Europea y la sociedad civil participan desde este miércoles en Tegucigalpa en el foro “Desplazamiento forzado y necesidades de protección en Honduras”.

El encuentro fue inaugurado por la viceministra de Justicia y Derechos Humanos de Honduras, Martha Savillón, quien dijo que el problema de los refugiados y desplazados en el mundo es un tema “invisibilizado” por las autoridades.

Destacó que es necesario implementar políticas públicas para “prevenir” el desplazamiento forzado y proteger a las personas víctimas de la violencia.

Participan en la jornada, Elisa Guzmán, de la oficina del ACNUR en Colombia; José Samaniego, representante regional del ACNUR para Centroamérica, México y Cuba; y Elizabeth Ferris, codirectora del Proyecto sobre desplazamiento interno del Brookings Institute (un centro de investigación con sede en Washington).

En la jornada, que finalizará este jueves en Tegucigalpa, los expertos también analizarán las nuevas formas de desplazamiento forzado y necesidades de protección, los desafíos contemporáneos del desplazamiento en Centroamérica, e identificarán políticas públicas integrales y específicas para personas desplazadas.

 

http://www.laprensa.hn/honduras/tegucigalpa/413473-96/violencia-ha-obligado-a-unos-17000-centroamericanos-a-refugiarse-desde-2008