Dictadura colonialista o refundación democrática Integracionista – Por Ignacio Denis Del Rosario

“Nosotros sabemos que el único camino que tenemos para rescatar a Honduras es la refundación para implementar una cultura de paz, justicia y solidaridad”.  Xiomara Castro

Desde el golpe de Estado del 28 de junio del 2009 a un servidor como Manuel Zelaya Presidente constitucional y propulsor del proyecto democrático e integracionista fue violentamente destituido del poder a través de un golpe militar, desde ese hecho de conocimiento mundial, Honduras ha vivido una progresiva y sostenida militarización, criminalización, secuestros, amenaza a los movimientos sociales en resistencia que de manera sistemática fueron ocultada por los medios de comunicación masivos privado y pro golpista, incluidos la jerarquía de iglesias y los políticos involucrados en este plan imperialista; un retroceso rotundo del país en materia de derechos humanos.

El ejemplo más claro de esta impunidad, es cuándo increíblemente, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, declaró inocentes a la Junta de Comandantes por el exilio ilegal del Presidente Zelaya a Costa Rica en el golpe militar, no hay duda que el sistema judicial está al servicio del golpismo y planes colonialista para la impunidad y la violación de la constitución incluyendo los derramamiento de sangre. Caso como la del Teniente Coronel Reynel Funes, un graduado de la Escuela de las Américas, este ha sido acusado de encubrir el asesinato, ordenando a sus subordinados a mentir acerca de lo que había sucedido, eliminar las evidencias de la escena, e intercambiar sus armas. Uno de los soldados implicados es ahora un testigo protegido, no hay duda que después del golpe de estado la presencia militar, policial y paramilitarismo se amplifica en todo el país con grave violación de los derecho Humano, sin embargo el comandante de la Fuerza de Tarea Xatruch III recientemente convocó a una conferencia de prensa para denunciar a los defensores de derechos humanos, acusándoles de lanzar una “campaña de desinformación” contra las fuerza armada que está desplegado en la calle.

En medio de esta práctica de represión militar armada este 24 de noviembre el pueblo Hondureño esta convocados nuevamente para las urnas con amenaza constante de las armas, cuanto más se aproxima la elección siguen innumerables ataques por parte del paramilitarismo con nexos con algunas elites políticas y económicas del país en contra de los movimiento sociales que apoya al Partido Libertad y Refundación LIBRE, el último asesinato se produjo el 23 de octubre, cuando el ex camarógrafo de Manuel Zelaya y militante del Partido Libertad y Refundación LIBRE Manuel Murillo fue baleado después de que le hubiesen sido otorgadas medidas cautelares por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, medidas motivadas por un secuestro al que había sido sometido por fuerzas policiales.

Síntesis de toda esa lucha y resistencia en contra de una tiranía nacen una fuerza abarcante decido a romper el bipartidismo Hondureño Cómplice fiel del imperialismo. El surgimiento del Partido Libertad y Refundación LIBRE donde encabeza Xiomara Castros de Zelaya como candidata ganador a la presidencia de la república por seguir marcando una diferencia en la intención de votos según alguna encuestadora en contra del contendor más cercano Juan Orlando Hernández, Presidente del Congreso y candidato del Partido Nacional.

El momento electoral de Honduras decidirán en las urnas con una fuerte amenaza de la armas, el proyecto de resistencia popular está decidido proponer una Asamblea Constituyente que refunde el país, un modelo económico alternativo al neoliberalismo y el rescate de lo público de las grandes corporaciones multinacionales, reanudando los proyectos integracionista como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestras Américas ALBA, esta contradicción es antagónica para los intereses geopolíticos del gran capital, son la misma causa del golpe de estado a Manuel Zelaya por tal motivo siguen colocando en desventaja los procesos electorales a través de las urnas por estar amenazado nuevamente con la fuerza de las armas, esta coyuntura exigen a los organismo internacionales como la UNASUR, UE, OEA y todas la sociedad civil estar alerta para garantizar que el civismo, la democracia, justicia y paz acompañen a la voluntad popular con mucha transparencia por el bien de todos y todas los Hondureños y la comunidad Internacional.

“Un pueblo que rompiendo las cadenas de la esclavitud, se arroja, digamoslo así, de repente en el camino de la libertad, no puede marchar sin tropiezos por él, sino buscando en la educación el cultivo de su inteligencia e instruyéndose en el cumplimiento de sus deberes”.