Honduras irá a la ONU por Isla Conejo y advierte sobre rearme de El Salvador

Debido a la tensión generada por la posesión de la isla Conejo, en el Golfo de Fonseca, y la compra de 12 aviones de combate A-37 por parte de El Salvador al gobierno de Chile, Honduras reaccionó y anunció que solicitará al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que se haga cumplir la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de septiembre de 1992.

LA TRIBUNA planteó esta semana en una serie de reportajes y entrevistas exclusivas, los peligros a los que está expuesto el país ante el armamento desproporcionado que están adquiriendo los países vecinos como El Salvador.

Además, reveló que el gobierno de Estados Unidos estaría avalando la compra de los aviones A-37 a El Salvador, mientras que a Honduras no le han permitido siquiera la compra de repuestos a países que los tienen para repotenciar las aeronaves.

Un comunicado de prensa emitido por la Secretaría de Relaciones Exteriores indicó que se “observa con preocupación que a la propuesta de una zona de paz, seguridad y desarrollo integral mediante una administración conjunta de la Bahía de Fonseca, se contraponga a la pretensión de una paz armada, contraria a los acuerdos de integración regional que rompe el balance de las fuerzas militares”.

En su punto número dos se informó que Honduras solicitó desde octubre de 2012 al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que autorice al secretario general para que proporcione a la Comisión Trinacional de El Salvador, Honduras y Nicaragua, toda la asistencia que considere necesaria a fin de procurar la constitución de una autoridad trinacional responsable de la observancia de un acuerdo de cooperación integral en la Bahía de Fonseca.

Consideran que esa es una manera en que se puede sostener una zona de paz y desarrollo conjunto.

“NO HAY CONFLICTO”

En el documento se afirmó que “Honduras ya no tiene conflicto con el hermano pueblo de El Salvador y confía en que las relaciones entre los dos Estados se mantendrán dentro del respeto recíproco de sus respectivas soberanías”.

Bajo ese marco se renovarán los esfuerzos diplomáticos ante las instancias internacionales y una comisión estará viajando a Washington, sede de la OEA y la ONU, en Nueva York, Estados Unidos, para cumplir con ese cometido.

Asimismo, el gobierno anunció que invitará a los embajadores acreditados ante el gobierno de Honduras para informarles puntualmente sobre las consecuencias de que no se ejecute la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, emitida el 11 de septiembre de 1992.

La ministra de Relaciones Exteriores, Mireya Agüero, informó que en la reunión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad (CNDS), sostenida la noche del miércoles anterior con el Presidente Porfirio Lobo Sosa, se centraron en los espacios marítimos y la compra de equipo bélico que está haciendo El Salvador.

“Esto lo hemos analizado como una abierta amenaza para la implementación de la sentencia”, por lo cual, sí hay puntos importantes que se deben poner sobre la mesa, entre ellos: “¿por qué se teme a la ejecución de una sentencia de la Corte Internacional de Justicia?, y ¿por qué el gobierno de El Salvador los considera como una amenaza a su soberanía y para ser obligatorio e inapelable de una sentencia?, apuntó.

Agüero dijo que ante “estos movimientos armamentistas, está la posibilidad de querer crear un escenario bélico e hipotético en el Golfo de Fonseca, que lo único que hará es entorpecer este curso de acción que el gobierno de Honduras de buena fe ha tenido en apoyar a los demás países en la delimitación de la frontera marítima”.

Autoridades de Cancillería informaron la tarde de ayer a LA TRIBUNA que están trabajando en el nombramiento de la ofensiva, ya que la acción debe ser de forma inmediata.

EMBAJADORES

Los embajadores de los países miembros permanentes y no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU también serán informados del contenido, ya que la inaplicabilidad de la sentencia después de 21 años de ser dictada está entorpeciendo el deseo de paz y cooperación en el Pacífico y la posibilidad de un desarrollo integral en el Golfo de Fonseca.

En cuanto al anuncio del canciller salvadoreño, Jaime Miranda, de una reunión la próxima semana, Agüero explicó que esa es una posibilidad de un encuentro eventual, porque está pactada una reunión de Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de Centroamérica en Panamá.

“Es un encuentro bilateral como tal, no ha sido pactado y definitivamente Honduras no ve la necesidad de volver a una negociación diplomática como lo ha mencionado el gobierno salvadoreño, cuando hace 21 años ambas partes nos sometimos voluntariamente a la Corte Internacional de Justicia, que emitió una sentencia clara; entonces la solución no está en volver a la negociación diplomática, sino en cumplir la sentencia de la Corte”, estableció la funcionaria hondureña.

 

http://www.latribuna.hn/2013/11/08/honduras-apela-a-que-termine-la-tension-con-el-salvador/

 

COMUNICADO DE LA SECRETARÍA DE RELACIONES EXTERIORES DE HONDURAS:

http://www.sre.gob.hn/portada/2013/Noviembre/07-11-13/Comunicado%20sobre%20Bah%C3%ADa%20de%20Fonseca.pdf