Las Mariposas – Periódico El Nacional, República Dominicana

El siguiente editorial responde exclusivamente a la visión de este medio

 

El asesinato de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, así como del chofer Rufino de la Cruz, del que hoy se cumplen 53 años, constituye uno de los crímenes políticos más atroces perpetrado por la tiranía de Trujillo, consternante suceso que motivó que la Organización de Naciones Unidas ONU) instituyera el 25 de noviembre como Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

Las hermanas Mirabal viajaban desde Salcedo a Puerto Plata, en cuya cárcel visitarían a los presos políticos Manuel Aurelio Tavárez Justo y Leandro Guzmán, esposos de Minerva y María Teresa, junto al conductor De la Cruz cuando fueron interceptados por sicarios del régimen que las asesinaron a garrotazos y lanzaron los cadáveres dentro del vehículo por un precipicio para simular un accidente.

El 17 de diciembre de 1999 la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución 54/134, que instituye el Día de la No Violencia contra la Mujer, en recordación y tributo a las mártires de Salcedo, cuya inmolación marcó el comienzo del fin de la tiranía, decapitada seis meses después.

A 53 años del asesinato de las hermanas Mirabal, junto al chofer Rufino de la Cruz, la sociedad dominicana aún no ha podido conjurar un generalizado clima de violencia contra la mujer que con frecuencia se expresa en feminicidios, en la mayoría de los casos perpetrados a pesar de que las víctimas han pedido auxilio de las autoridades.

A noviembre de 2013 un total de 112 mujeres han sido asesinadas por sus parejas, ex esposos, amantes o pretendientes, lo que convierte a República Dominicana en el tercer país del mundo con mayor caso de mujeres asesinadas por número de habitantes.

Más de mil mujeres han perdido la vida a manos de hombres despechados durante los últimos nueve años, escalofriante cifra que se agrava por un estado generalizado de violencia de género, que también se expresa en exclusión o prejuicio laboral y social.

Gobierno y sociedad tienen el imperioso compromiso de reivindicar a la mujer dominicana, con la ejecución de efectivas políticas públicas que erradiquen toda forma de violencia y promuevan su desarrollo integral, como parte esencial de la familia y como protagonista del desarrollo social, político y económico de la nación.

Al conmemorarse hoy el 53 aniversario de las hermanas Mirabal y del valeroso chofer Rufino de la Cruz, así como del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, se renuevan recuerdo y gratitud por esos mártires, al tiempo que se reclama mayores y más intensos esfuerzos por la erradicación de toda forma de violencia de género.

http://elnacional.com.do/editorial/