Marco Enríquez-Ominami, ex candidato presidencial chileno: “La derecha no tiene ninguna chance de ganar la elección”

El candidato presidencial del PRO analizó en entrevista con Radio Universidad de Chile el resultado elecciones de este domingo, que lo dejaron en tercer lugar. Marco Enríquez-Ominami reconoció el triunfo de Michelle Bachelet y Evelyn Matthei y adelantó que su candidata para la segunda vuelta será la Asamblea Constituyente. “Creo que un pueblo tiene derecho a otorgarse a sí mismo el derecho a repensar sus reglas”, afirmó.

Aunque fueron sólo décimas las que lo separaron de Franco Parisi en el resultado de las elecciones, el ex candidato presidencial de “Si tú quieres, Chile cambia” asegura que esta fue su consolidación como tercera fuerza política del país, la que buscará capitalizar nuevamente el 2017. Mientras llega ese momento, “vamos a ser implacables cuando se mienta respecto a los compromisos adquiridos”, advierte.

En entrevista exclusiva con Radio Universidad de Chile afirmó además que la abstención es responsabilidad de los candidatos: “Michelle Bachelet y Evelyn Matthei despolitizaron las elecciones y ahora se tienen que hacer cargo de una democracia empobrecida”.

¿Va a apoyar a Michelle Bachelet en segunda vuelta?

Nosotros tuvimos un voto de protesta el 2009, hoy tenemos un voto de propuesta, pero nosotros hicimos  un programa de gobierno que, por ejemplo, nombra la palabra “royalty” a la minería, en su programa no está. Yo creo que la Concertación está en el Dicom de la credibilidad, no tienen cuenta corriente para ser confiables. Creo que la derecha no tiene ninguna chance de gobernar y de ganar la elección. En esto, Michelle Bachelet tiene mucha razón: ya ganó la elección.

Nosotros tenemos una candidata que nos gusta mucho, que es serena y potente y que se llama Asamblea Constituyente. Voy a marcar AC en el voto y voy a votar por la Asamblea Constituyente. No solamente porque sea un tema de rebeldía frente a las insolencias de (Camilo) Escalona, como que era fumar opio hablar de Asamblea Constituyente, sino porque creo que un pueblo tiene derecho a otorgarse a sí mismo el derecho a repensar sus reglas. La Constitución es una casa donde ya no cabemos todos, por lo pronto, en esta Constitución no caben los mapuches, por ejemplo, por eso tenemos que repensarla.

Aproximadamente la mitad del padrón electoral no concurrió a votar, generando un porcentaje  de abstención mayor a los votos de cualquier candidato ¿Siente que esto lo perjudicó?

Sí, creo que al igual que para todas las candidaturas emergentes, no fue una buena noticia. Creo que Michelle Bachelet y Evelyn Matthei , reconociéndoles el triunfo a ambas, también ellas provocaron esto. Yo también soy responsable, pero ellas evitaron los debates, los bloquearon. Ellas despolitizaron esto y ahora tienen un problema. No sé cómo van a levantar a la gente a votar si ellas mismas han dicho que el debate de ideas no es tan importante, no sé cómo nos van a  convencer a los chilenos de que ahora sí es una elección importante si en la primera vuelta era preciosa, eran nueve candidaturas, era un momento magnífico y las dos se arrancaron de todos los debates que pudieron, pusieron condiciones. Bueno, ahora háganse cargo de esta democracia empobrecida.

Creo que la abstención es una mala noticia, como es también que Marisela Santibáñez haya ganado y no sea diputada por el sistema perverso que destruye y humilla a la democracia: el binominal.

Esta es su segunda vez como candidato, contó con el respaldo de la coalición “Si tú quieres, Chile cambia” y presentó propuestas políticas concretas. Sin embargo, con sólo unos meses de campaña y sin un piso político, Franco Parisi obtuvo casi el mismo porcentaje de preferencias que usted ¿A qué atribuye este fenómeno?            

Creo que efectivamente la derecha iba dividida en dos y él le quitó mucha votación a ese sector. Es cosa de ver los porcentajes. Nosotros no fuimos capaces de interpretar esa esperanza mayoritariamente, sí al once por ciento, pero Michelle Bachelet nos ganó en las regiones por lejos. Yo creo que él le quitó muchos votos a Evelyn Matthei porque efectivamente son dos miradas pro lucro en la educación, a favor de cautelar los valores de la dictadura. Los que votaron por él ven cosas que me interesa conversar con ellos, como el fin de los monopolios, el abuso de los bancos, pero estoy seguro que Matthei y Parisi representan dos visiones de derecha super nítidas. Franco Parisi  en su lista llevaba admiradores de la DINA, Evelyn Matthei lleva gente que fue funcionario de gobierno cuando la DINA hacía lo que le daba la gana. Esa es parte del pasado y yo no me voy a quedar pegado.

¿Considera, entonces, que su votación obtenida fue un triunfo de una alternativa a la derecha y la Concertación?

Somos la tercera fuerza de Chile, contra viento y marea. Nos dieron por muertos. El 2009 con cuatro candidatos fuimos la tercera fuerza de Chile, el 2013 con nueve candidatos y con un millón de votantes menos seguimos siendo terceros. Tuvimos el veinte por ciento con siete millones y medio de votantes, ahora obtuvimos el once con seis millones y medio. Me parece que son datos super alentadores, pero objetivamente quiero volver a reconocer el triunfo de ellas dos.

¿Cómo se va a capitalizar esa tercera fuerza política, qué va a pasar de aquí al 2017, considerando además que de los 74 candidatos al Parlamento de “Si tú quieres, Chile cambia” sólo uno va a poder ejercer como diputado?

El Partido Liberal ha expresado su voluntad de seguir conversando en esta oportunidad, los independientes también, todos los encargados programáticos han pedido mantener esta unidad y vamos a trabajar con todas las fuerzas que hemos creado.

Nosotros somos más grandes que el mes de noviembre, más grandes que un ranking, más grandes que una encuesta. Mientras exista esta anomalía de que Chile tiene cobre, tiene las universidades más caras del mundo y tienen endeudados a sus jóvenes, vamos a seguir siendo insolentes, vamos a seguir compitiendo y vamos a seguir luchando por un país distinto, voy a seguir peleando, sin rabia, pero con mucha energía. No me voy a restar de este debate.

¿Desde dónde va a dar esa pelea?

Desde mi identidad, de mi certeza, de mis dudas, desde lo que soy: Presidente de la Fundación Progresa, desde la fuerza que hemos construido, desde los municipios, donde estamos gobernando ciudades importantes. Tenemos desafíos muy importantes que están en el corazón de la controversia nacional. El crecimiento con desigualdad: a pelea no voy a renunciar.

¿La tercera es la vencida?

Voy a seguir peleando por un nuevo Chile. Yo no vengo de una familia que me torturó cuando chico diciéndome que tenía que ser Presidente. No tengo una obsesión de verme con una banda presidencial. Tengo una obsesión con el hecho de que Chile es cruelmente desigual y esa es mi pelea. Si es necesario que el PRO, el pacto “Si tú quieres, Chile cambia” persevere, lo vamos a hacer.

El país optó mayoritariamente por el casi cambio y yo soy respetuoso del mensaje. Nosotros queríamos un cambio y no ganamos. Con el once por ciento no se gana ni se gobierna, pero vamos a apoyar todo lo que tenga que ver con el nuevo Chile y vamos a ser implacables cuando se mienta respecto a los compromisos adquiridos.

¿La Moneda podría ser una plataforma para impulsar esos cambios? ¿Qué pasa si Michelle Bachelet lo invita a usted o al PRO a participar de su gobierno?

Nosotros no somos una fuerza que busca cupos. Nos hemos preparado cinco años para ofrecer una alternativa, hemos crecido, seguimos siendo una de las fuerzas más importantes fuera del duopolio, estamos agradecidos, pero no estamos pensando en ese escenario, nosotros no le vamos a dar un cheque en blanco a la Concertación ni vamos a votar por ellos. Yo no voy a votar por la Concertación, voy a votar por la Asamblea Constituyente. Y por supuesto que no voy a votar por Evelyn Matthei, por supuesto que no.

Difícilmente podríamos ingresar a una fuerza que ha dicho que ya ganó la elección y que no necesita de nadie. Si ya lo zanjó Michelle Bachelet, ya dijo públicamente que había ganado, y con eso entiendo que no está pidiendo el voto. Tiene razón ella, ya ganó. Y Osvaldo Andrade ya contestó que no iban a invitar a sumarse a nadie. Entonces, no tiene sentido responder algo que la misma Concertación ha dicho que no necesita y que a su juicio la segunda vuelta es un trámite.

http://radio.uchile.cl/2013/11/19/marco-enriquez-ominami-somos-la-tercera-fuerza-de-chile-contra-viento-y-marea