Países del ALBA demandaron ante la ONU la creación de un Estado palestino

Países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) demandaron ante la Asamblea General de la ONU la creación de un estado palestino libre, independiente y con plena membresía en el concierto mundial de naciones.

Durante debates celebrados lunes y martes en ese foro, Venezuela, Cuba y Nicaragua, tres de los miembros del bloque integracionista fundado en 2004, defendieron el derecho de los palestinos a un estado soberano con Jerusalén Oriental como capital y las fronteras anteriores a 1967, cuando Israel ocupó también Cisjordania y la Franja de Gaza.

Aunque destacaron la condición de estado observador no miembro de la ONU obtenida por Palestina en noviembre del año pasado, con el voto mayoritario de la Asamblea General, advirtieron que no es suficiente de cara a las aspiraciones legítimas de ese pueblo árabe.

Los integrantes de la Alianza que promueve el desarrollo socio-económico sobre la base de la solidaridad y la complementación llamaron a la comunidad internacional -y en particular al Consejo de Seguridad- a reparar una deuda histórica.

Al intervenir en los debates sobre la cuestión palestina, el representante permanente venezolano aquí, Samuel Moncada, afirmó que “todavía se le adeuda al pueblo palestino el otorgamiento de la legítima ambición de ser Estado en el concierto internacional”.

Esta impunidad histórica ejercida por la potencia ocupante de Israel, y alentada por el veto que ejerce un miembro permanente del Consejo de Seguridad (Estados Unidos), ha derivado en el asesinato de generaciones de niños, adolescentes, hombres y mujeres que reclaman vivir dignamente en sus tierras, denunció.

Por su parte, el embajador cubano, Rodolfo Reyes, señaló que el planeta no debe permanecer impávido por más tiempo.

“Deben emprenderse acciones para hacer cumplir las resoluciones pertinentes de la Asamblea, y el Consejo de Seguridad tiene que asumir la responsabilidad que le corresponde y aceptar sin más dilación la solicitud de reconocimiento como estado miembro de la ONU presentada por Palestina en 2011”, sentenció.

El diplomático también se refirió a la amenaza (estadounidense) de veto en el Consejo, que hacen pasivo a ese órgano ante los crímenes israelíes, lo cual “es la expresión mayúscula de la hipocresía de quienes se autodenominan paradigmas de la defensa de los derechos humanos”.

A su turno, la representante permanente de Nicaragua, María Rubiales, calificó de ineludible el compromiso de la comunidad mundial de reparar la injusticia.

Hacemos un llamado a declarar 2014 como año de la solidaridad internacional con Palestina, que se exprese en darle la bienvenida como un estado libre y soberano, propuso en la plenaria de los 193 países, una iniciativa también planteadas por otros gobiernos y organizaciones, que fue aprobada la víspera en la Asamblea General.

Los miembros del ALBA además exigieron a Israel el cese de su hostilidad, traducida en la colonización de territorios ocupados con nuevos asentamientos, el bloqueo a la Franja de Gaza, la construcción del Muro de Cisjordania, los ataques a templos en Jerusalén Oriental, los asesinatos a civiles y las redadas continuas.

La potencia ocupante ha practicado el terrorismo de estado, el apartheid, la limpieza étnica y los castigos colectivos a la población civil, violando los derechos humanos y las leyes internacionales, manifestó el embajador venezolano.

Al respecto, la también vicecanciller nicaragüense advirtió que esa postura israelí es el principal obstáculo a la paz y la búsqueda mediante el diálogo de la solución de los dos estados demandada por la inmensa mayoría de los países.

http://prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=2121521&Itemid=1