Según cables filtrados por WikiLeaks, EEUU investigó empresas de las FFAA ecuatorianas

Un cable diplomático de la exembajadora estadounidense Linda Jewell enciado a su Gobierno,   con fecha 30 de enero de 2007, y filtrado por WikiLeaks da cuenta del interés que tenían por conocer cómo se manejaba  HoldingDine, una corporación industrial y comercial constituida en 2000 como sociedad anónima, al amparo del artículo 429 de la Ley de Compañías para que,  como institución adscrita a la Fuerza Terrestre, se encargue de administrar las empresas de la Dirección de Industrias del Ejército (DINE) y de estructurar un grupo empresarial.

El cable, incluso, evidenciaba el interés con respecto a perder poder e influencia en las empresas militares, no solo por los recursos económicos que generaban, sino porque se descubriera alguna injerencia que podrían tener sobre ellas funcionarios norteamericanos o representantes de empresas transnacionales, como finalmente se descubrió que hacía Chevron Corporation con una de ellas: Sepriv Cía. Ltda.

Desde 2005 la petrolera estadounidense pagó más de $ 3 millones a la compañía militar de seguridad Sepriv Cía. Ltda., que hasta 2010 fue parte de la DINE y que ahora pertenece al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas del Ecuador (Issfa).

El tema cobra vigencia luego de que el presidente Rafael  Correa, durante el enlace ciudadano del 26 de octubre, revelara que hasta el 18 de octubre pasado existía una conexión entre las FF.AA. y la multinacional petrolera Chevron Corporation.

La explotación de petróleo por parte de Texaco, cuyas acciones adquirió Chevron en 2001,  causó afectación a la flora y fauna de la Amazonía. Por ello, 30 mil afectados, la mayoría de comunidades indígenas, entablaron una demanda civil contra la compañía, por el daño ambiental. El contrato entre Chevron y Sepriv Cía. Ltda.

El 13 de octubre de 2003,  durante  el gobierno de Lucio Gutiérrez (SP),  la compañía militar de seguridad Sepriv y Texpet, filial de Texaco (Chevron), suscribieron el contrato de “prestación de servicios de seguridad privada, alojamiento, alimentación y para la  provisión de personal especializado de seguridad”.

El acuerdo fue celebrado por el coronel retirado Mario Enrique Bonilla Silva, gerente general de Sepriv entre 2002 y 2004, y por Rodrigo Pérez Pallares, representante legal de Texaco Petroleum Company, quien también suscribió, en 1998 (en el gobierno de Jamil Mahuad), el acta final con la que se avaló la falsa remediación de Texaco-Chevron en la Amazonía ecuatoriana, liberándola de toda responsabilidad y futuras demandas del Estado.

Se estipulaba que  Chevron  contrataría los servicios de seguridad y protección de los ejecutivos de la transnacional y que, además, Sepriv debía presentar informes de inteligencia semanalmente  o cuando la compañía así lo requiera.
Como parte de ese contrato, en 2004 se suscribió un convenio de Cooperación Interinstitucional entre Texpet (filial de Texaco en Ecuador) y la Cuarta División del Ejército Amazonas, representada por el exgeneral Gustavo Tapia.

Allí -según denunció el mandatario Correa- se cedía territorio (a una compañía extranjera) dentro de la Unidad Militar GFE-24-Rayo en Lago Agrio (Sucumbíos), para la construcción de una vivienda que facilitase el alojamiento de los ejecutivos de la empresa estadounidense, cuyo  mantenimiento se supone provendría de los fondos públicos asignados a la brigada.

Por ello, Correa pidió que el caso fuera investigado por la Contraloría General del Estado como posible delito de peculado, y dijo: “Esto me puede ocasionar un tiro, ya estarán los conspiradores yendo a defender a las Fuerzas Armadas y al Issfa. Yo me juego la vida, pero no permitiré que sigan pasando estas cosas”.

Durante el gobierno de Lucio Gutiérrez, Nelson Herrera fue el ministro de Defensa (lea mañana sus declaraciones) y Jaime Alfonso Andrade, subsecretario de Defensa y jefe de Inteligencia de las Fuerzas Armadas. Este último constaba como el representante legal de Sepriv Cía. Ltda.  desde  2005 hasta 2009.

Actualmente figura Óscar Paredes Muñoz, de nacionalidad colombiana, como representante legal de la empresa. Él también dirige el Comité Ecuatoriano de Seguridad Bancaria y se ha  desempeñado como gerente de Seguridad de los bancos privados ecuatorianos Popular, Pichincha y Produbanco, según consta en la página web de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban).
El  8 de octubre de este año, Sepriv notificó a Chevron la terminación del contrato.

 

El cable diplomático confidencial de Linda Jewell

En el cable diplomático 07QUITO245_a, Jewell señaló que en una reunión, mantenida el 22 de enero de 2007 entre  representantes de la Agregaduría de Defensa  (DATT), de la Oficina de Economía (Econoff) de Estados Unidos y altos directivos de HoldingDine, uno de los conglomerados industriales-militares de Ecuador (ver infografía), alertaban cómo una ley reciente pretende imponer limitaciones estrictas en la participación de los militares en la economía ecuatoriana.

“El 22 de enero, DATT y Econoff se reunieron con el coronel Nelson Echeverría (lea mañana las declaraciones que le dio a EL TELÉGRAFO) y el coronel (r) Eduardo Acosta, presidente ejecutivo y jefe de Estrategias, respectivamente, de la Dirección de Industrias del Ejército (HoldingDine), para evaluar sus planes a raíz de la ratificación, de este mes, de la ley ecuatoriana 2007-74, la Ley Orgánica de la Defensa Nacional”, consta en el cable diplomático revelado por WikiLeaks.

Se explica que, “entre otras disposiciones, esta ley establece que en materia de desarrollo social y económico del Ecuador, a las Fuerzas Armadas ‘se les permitirá participar en actividades económicas relacionadas exclusivamente con la defensa nacional’. La ley también establece que el uso de personal de Fuerzas Armadas y los bienes en las actividades del sector privado está prohibido”.

Echeverría le habría manifestado a Jewell que los beneficios de HoldingDine alcanzaron $ 24 millones el año pasado (2006) y que se  trabajó con socios del sector privado en la mayoría de sus empresas… que la empresa contribuye con aproximadamente $ 11 millones anuales para el Ejército, además del valor de los bienes militares, como municiones y uniformes, que se transfiere directamente.

Entonces explica que HoldingDine es dueño mayoritario o accionista minoritario de 18 empresas que operan en sectores que van desde la defensa-orientado (acero, municiones, explosivos, uniformes militares y botas) hasta los más diversificados (producción de alimentos, las exportaciones de flores, hoteles).

El cable describe o hace una radiografía pormenorizada de  la cartera, por porcentajes, de HoldingDine: Acerías Nacionales del Ecuador (Andec), producción de acero, propiedad, 93,29%, cuota en el mercado, 23,3%; Explocen, producción explosivos, propiedad 60%, cuota de mercado, 90,75%; Complejo Industrial, uniformes y botas,  propiedad, 100%, cuota mercado,  1,82%; Santa Bárbara, municiones, propiedad, 100%, cuota de mercado, 51,29%; Aychapacho, producción lechera, propiedad  100%, cuota de mercado 0,06%; DINEAgros,  producción de plátano, propiedad 100%, cuota de mercado, 0,18%; Proteas del Ecuador, producción de flores, propiedad 61,74%,  cuota de mercado 0,02%; Corpsys, Ingeniería Civil/Construcción, propiedad 100%, cuota de mercado: 0,98%; DINEComs, brazo de ventas HoldingDine marketing,  propiedad: 100%; y Sepriv, seguridad; propiedad: 100%, la cuota de mercado: 0,95%.

Jewell indica que a pesar del fervor de los medios de comunicación, Echeverría insistió en que HoldingDine no se verá obligado a ceder bajo la nueva ley, pero que “tendrá que trabajar en un nuevo marco regulatorio”.

Según Echeverría, “grandes competidores del sector privado de HoldingDine temen que en el ambiente actual de “transparentización”, la gente se verá en ingresos de las empresas militares, pago de impuestos y participación de mercado y comenzar a extrapolar lo que la industria privada está fallando a pagar al Estado.

El cable destaca que “HoldingDine, a través de sus diversas empresas de hacer dinero, es y debe seguir siendo un jugador importante en este esfuerzo”.

Comentario de la diplomática para insumo de su Gobierno

En su comentario personal que consta el final del cable diplomático, la exembajadora  expresó: “Forzada desinversión llevada a cabo por el Gobierno pondría en peligro los intereses e interrumpiría la corriente de Estado cómodo”.

“Mensaje sospecha  que será difícil que el nuevo Ministro de Defensa (civil que aún no tiene nombre) pueda forzar la situación, ya que las operaciones comerciales de HoldngDine no solo alivian al Ministerio de Defensa de tener que competir con ambiciosos planes sociales y económicos de Correa, sino que también proporcionan muchas oportunidades de empleo remunerado para jubilados, oficiales militares y sus familiares, y una red de seguridad posterior a la jubilación lucrativa”.

“Dado el papel fundamental de los militares en los tres últimos cambios irregulares en el Gobierno y la batalla que se avecina de Correa con el Congreso ecuatoriano sobre la Asamblea Constituyente, Correa puede ser obligado a pasar a un segundo plano las reformas radicales que podrían alienar  a la cúpula militar actual y a la camarilla influyente de oficiales retirados”.

“Él (Correa) probablemente necesitará su apoyo (de los militares en servicio activo y pasivo) en los próximos meses y años, y lo hará tener la intención de tender puentes a los militares, por lo que no los quemará” (ver facsímil).

http://www.telegrafo.com.ec/politica/item/ee-uu-queria-conocer-el-manejo-de-holdingdine.html