Los costos y expectativas de los nuevos centros de votación en el exterior

Con el fin de ampliar los espacios de participación, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) adicionó un centro de votación en Estados Unidos.

Esta vez, los hondureños podrán ejercer el sufragio solo en el nivel presidencial en siete ciudades: Atlanta (nuevo centro de votación), Nueva Orleans, Houston, Nueva York, Miami, Los Ángeles y Washington.

En Estados Unidos hay unos 46,331 mil hondureños documentados por el Registro Nacional de las Personas (RNP), de aproximadamente un millón que residen en este país.

Por el hecho de no acudir masivamente a las urnas, el voto del hondureño en el exterior ha resultado cien por ciento más caro respecto al promedio de costo del sufragio que se deposita en el territorio nacional.

La Ley Especial para el Ejercicio del Sufragio de los Hondureños en el Exterior está contenida en el decreto 72-2001, publicado en el diario oficial La Gaceta el 19 de junio de 2001.

Se estima que el TSE ha destinado alrededor de doce millones de lempiras en los últimos procesos electorales en el exterior a un promedio de cuatro millones por cada torneo cívico.

Hasta el momento, desde 2001 que se practicó por primera vez, el voto del hondureño en el exterior ha resultado un fracaso porque los compatriotas llegan en un número muy reducido a ejercer el sufragio.

Para las elecciones de 2001 acudieron apenas 4,541 de los cuales el Partido Liberal obtuvo 2,144; el Partido Nacional 2,169; 33 el PDCH; 105 el Pinu y 27 la UD.

Para las elecciones de 2005, según datos del TSE, acudieron a los centros de votación 11,046 compatriotas.

Los comicios de 2009 arrojaron resultados igualmente bajos: 3,005 votos, que en su mayoría beneficiaron al Partido Nacional.

En resumen, en tres procesos electorales el voto en el exterior solo ha registrado un poco más de 18 mil votos a un promedio de seis mil por cada torneo electoral.

 

http://exclusivas.elheraldo.hn/elheraldo/especiales/eleccionesgenerales2013/410243-332/voto-en-el-exterior-costos-y-expectativas