Asamblea Constituyente y aborto, temas calientes en el último debate presidencial

Las candidatas presidenciales tuvieron la oportunidad de hacerse preguntas directas en tres ocasiones. Los temas que más incomodidad procaron fueron el aborto terapéutico, el Transantiago, 27-F y la Asamblea Constituyente.

 “Me llama la atención que en un país que se declara 80 por ciento cristiano, ustedes hayan planteando que piensan suprimir de las leyes cualquier alusión en todo poder del Estado a poder jurar… y cuando se estaba discutiendo la ley de TV digital se permitió dar canales comunitarios a clubes deportivos, juntas de vecinos. Sin embargo, los parlamentarios de la Concertación pusieron que no se podría dar a ninguna institución religiosa. ¿Por qué tanta hostilidad con temas religiosos?”.

La pregunta fue la primera formulada por Evelyn Matthei a Michelle Bachelet en el último cara a cara entre la postulante de la Alianza y la representante de la Nueva Mayoría ad portas del balotaje del domingo.

La dinámica, inédita hasta hora en los debates presidenciales, marcó el foro, puesto que permitió que por primera vez las abanderadas se hicieran cuestionamientos directos, con su respectivo derecho a réplica, generándose varios momentos de tensión.

A este primer emplazamiento, la ex Mandataria respondió que su programa busca asegurar libertad e igualdad religiosa. “Por eso creo que un estado laico tiene que garantizarlo. No queremos uno que pueda ser mal influido por una religión versus otra. Asegurar que no haya una sola religión que predomine”.

Ante esto, la candidata de la Alianza insistió señalando que “lo que (Bachelet) dice no es compatible con la actitud de los parlamentarios de los Concertación”. Su contrincante terminó afirmando entonces que desconocía los motivos del actuar de los parlamentarios y garantizó que en su eventual gobierno seguirá “haciendo todo para que las religiones tengan los mismos derechos”.

Tras ello, Matthei fue cuestionada por su postura sobre el aborto terapéutico y el proyecto que presentó hace algunos años junto al senador Fulvio Rossi. La candidata oficialista aseguró que no ha cambiado de opinión y que la gente “mal interpretó el proyecto”. “Estamos hablando de inviabilidad fetal. Lo que hay que ver es si ese feto está vivo o con muerte cerebral. Si el feto está con muerte cerebral, no está vivo”, expresó.

Al insistírsele que el tema hoy día no está legislado y por qué entonces no lo incorporó en su programa, la ex ministra zanjó el punto señalando que “depende de lo que digan los médicos”.

Cuestionamientos al liderazgo de Bachelet

Más adelante Matthei, consciente de que debía jugarse sus últimas cartas, volvió a aprovechar los espacios de interacción para cuestionar el liderazgo de Bachelet y para exponer las ambigüedades que, a su juicio, presenta la ex Presidenta.

Así, durante el segundo bloque, cuestionó a la ex Mandataria por la falta de capacidad de reacción la noche delterremoto del 27 de febrero de 2010, cuando el organismo no dio la alarma de tsunami en zonas que resultaron posteriormente devastadas. “Además se veía que se venían los saqueos y te demoraste dos o tres días más en sacar las Fuerzas Armadas”, agregó.

Al respecto, la abanderada de la oposición señaló que no es efectivo que supieran que iba a haber un tsunami y tampoco que no sacaron a tiempo a los militares a las calles. “Es importante que uno pueda decir que no hay gobiernos perfectos, pero que uno toma todas las decisiones con la información que teníamos a mano”, aseveró.

Y tras ello, sostuvo que “todas esas situaciones en que vimos errores en el Estado se han superado. Espero que cuando llegue al gobierno el sistema de emergencia se encuentre en las mejores condiciones”.

Pero Matthei insistió y cuestionó “¿cómo es posible que tú y tampoco tu jefa de la Onemi no supieran que en un terremoto donde uno no puede estar parado puede provocar un tsunami (…) Daba la impresión de que no querían enviar a las Fuerzas Armadas”.

“Eso no es efectivo. Di la instrucción y volviendo a Santiago dimos la instrucción a distintas fuerzas y llevaron gente del norte y se demoraron lo que se demoraron en desplazar toda esa gente del norte”, respondió Bachelet.

Y aunque la ex mandataria optó por evitar la confrontación para destacar los ejes principales de su programa de gobierno, no dejó pasar la critica, aseverando que “los liderazgos no son liderazgos en que uno habla fuerte, que es el concepto machista de liderazgo, también es escuchar y hacer participar. Asimismo garantizó que ella contribuirá a la unidad de los chilenos.

Consultada luego directamente por si consideraba que la ex Presidenta no tiene liderazgo, Matthei señaló que “en ambas ocasiones efectivamente no tuvo liderazgo. Tuvo una intuición de que no iba a funcionar bien el Transantiago. Creo que no haber parado el Transantiago causó un daño terrible a todos los chilenos”.

En su última oportunidad de interpelarla, Matthei le recordó los cambios de opinión que, a su juicio, ha tenido en temas como el matrimonio igualitario, la marihuana y la educación gratuita. Bachelet respondió entonces que las uniones de hecho no eran tema durante su gobierno y que no hubo apoyo parlamentario para sacar adelante proyectos sobre el tema.

“Sobre el voto voluntario no he cambiado de opinión, dije que parece que a los chilenos no les gustaba tanto votar” y en cuanto a la marihuana o de la educación gratuita enfatizó que no son cambios de opinión, sino parte de las experiencias.

“La marihuana puesta en lista uno lo hizo el Ministerio Público para bajar el consumo y desbaratar las redes y ninguna ha resultado”, dijo sobre su posición de evaluar sacarla de ese rango. Y en cuanto a educación afirmó que pagar directamente “me parecía regresivo”, pero no con reforma tributaria.

La ex ministra también contrastó los logros del Gobierno de Bachelet con los de Sebastián Piñera. “La salud está mal, pero mil veces mejor  que como la dejaste”, le enrostró, en una comparación que sumó a otros datos como la creación de empleos y el crecimiento económico entre uno y otro Gobierno.

Diferencias por nueva Constitución

Otra diferencia de opiniones se registró cuando la candidata de la Nueva Mayoría fue consultada, nuevamente, por su postura sobre una Asamblea Constituyente.

“No tengo prejuicios con ningún mecanismo”, respondió Bachelet, agregando que de ser electa Presidenta enviará en el segundo semestre del próximo año un proyecto para cambiar la Constitución.

Por su parte, la candidata de la Alianza deslizó críticas sobre el tema al ser consultada por “lo más populista que ha visto en la Nueva Mayoría”. “Cuando uno cree que soluciona todos los problemas modificando la Constitución… olvídense”, respondió Matthei.