Avanza la actualización económica: autorizan importación de autos y crean primer mercado mayorista

Entrarán en vigor nuevas regulaciones para la venta minorista de vehículos

Luego de dos años de vigencia del Decreto 292, que autoriza la transmisión de la propiedad de los vehículos a través de la compra, venta o donación entre los ciudadanos residentes en el país, serán publicadas durante los próximos días en la Gaceta Oficial nuevas normas jurídicas que pondrán en vigor la política para la importación y comercialización de vehículos de motor, según se aprobó este miércoles en la reunión del Consejo de Ministros.

Cuando en octubre del 2011 se aprobaron las primeras regulaciones, se introdujeron ajustes en la venta de autos de segunda mano, tanto para entidades estatales y extranjeras como para particulares. Sin embargo, se mantuvieron las limitaciones fundamentales de ese procedimiento.

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, realizado en abril de ese mismo año, acordó priorizar el desarrollo del transporte público de pasajeros, destinando a dicho propósito todo el financiamiento disponible. El deterioro acumulado en el transporte público y los beneficios que este significa para la mayoría de la población, constituyeron fundamentos esenciales en los cuales se sustentó la decisión adoptada. Igualmente, se tuvo en cuenta la limitada infraestructura vial con que cuenta el país y los elevados costos del combustible automotor, así como la necesidad de evitar el incremento de la contaminación del medio ambiente, mediante la utilización del transporte colectivo que resulta más eficiente al trasladar de una sola vez a un mayor número de personas.

Específicamente en el Lineamiento 286 se precisó: “establecer la compraventa de me-dios automotores entre particulares”; sin embargo, no se previeron entonces cambios en la política de venta por el Estado a las personas naturales.

Luego de transcurrir este periodo quedó demostrado que, mientras la transmisión de la propiedad de vehículos entre personas naturales se ha desarrollado con fluidez, la venta a los particulares por medio del mecanismo de las “cartas de autorización” ha resultado inadecuada y obsoleta.

La baja disponibilidad de autos, la restricción de esta facilidad a un reducido grupo de categorías ocupacionales seleccionadas y la existencia de otro mercado que vende a precios varias veces mayores que los de la empresa comercializadora establecida, generaron inconformidad, insatisfacción y, en no pocos casos, condujeron a que este mecanismo, además de burocrático, se convirtiera en una fuente de especulación y enriquecimiento.

Según datos aportados por el Registro Nacional de Vehículos, alrededor del 30 % de las ventas realizadas en el año 2012 a través de las comercializadoras cambió de propietario poco tiempo después de haberse inscrito el auto en dicho Registro, lo cual indica que ese procedimiento administrativo motivó que algunas personas se sirvieran de él para obtener ingresos adicionales. Se ha podido comprobar, además, que a través de Internet se realizaban ventas de las referidas cartas incluso antes de comprar el vehículo.

Ante estos problemas, y después de varios meses de estudio, se decidió eliminar los mecanismos existentes de aprobación para la compra de vehículos de motor al Estado. De este modo quedan sin efecto las cartas de autorización emitidas por el Ministerio del Transporte.

En consecuencia, se libera la venta minorista de motos, autos, paneles, camionetas y microbuses, nuevos y de segunda mano, para las personas naturales cubanas y extranjeras residentes en el país, así como para las personas jurídicas extranjeras y el cuerpo diplomático, estableciendo precios minoristas semejantes a los que reconoce el mercado entre particulares. Esta venta liberada se irá implementando de manera gradual y paulatina, y en ella tendrán prioridad quienes actualmente posean cartas de autorización.

Con el ingreso recaudado se creará un fondo destinado especialmente al desarrollo del transporte público en todo el país.

Se mantiene además la autorización de importación directa de vehículos de motor nuevos y de segunda mano a las empresas importadoras autorizadas, así como al cuerpo diplomático.

Con las nuevas regulaciones continúa igualmente la transmisión de propiedad entre todos los propietarios particulares, tanto nacionales como extranjeros, y se preserva la limitación de que las personas jurídicas cubanas y extranjeras no pueden vender vehículos a las personas naturales.

Se autoriza la compraventa de motores de combustión interna (gasolina y diésel) y carrocerías entre particulares. Además, se permite la venta de carrocerías resultantes del desarme de vehículos a personas jurídicas y naturales por reposición.

Al propio tiempo, la política aprobada por el Consejo de Ministros prioriza la venta de bicicletas en el mercado minorista, incluyendo las eléctricas, para las cuales se establecerán precios sin fines recaudatorios, con el objetivo de favorecer su uso. Se precisa que deberá garantizarse la disponibilidad de baterías, neumáticos, accesorios y piezas de repuesto, también con precios sin carácter recaudatorio.

Igualmente, se extiende el plazo de un año establecido a partir del primero de octubre de 2011, para realizar la transmisión de la propiedad de los vehículos que pertenecían a quienes salieron definitivamente del país antes de la puesta en vigor del Decreto 292. Ello permitirá concluir los trámites de este tipo que aún están en proceso.

Con estas normas jurídicas se dan pasos adicionales para eliminar restricciones que con el tiempo perdieron su razón de ser; con ellas desaparecen trabas administrativas que dejaban espacio a la ilegalidad; y se fomenta una nueva fuente de ingreso para el desarrollo del transporte público, lo cual es una prioridad del Estado cubano.

 

http://www.granma.cubaweb.cu/2013/12/19/nacional/artic02.html

Abrió el primer mercado mayorista de productos agropecuarios

El Trigal, primer mercado mayorista de productos agropecuarios en Cuba, acaba de abrir sus puertas en esta capital, como otra vía para, de manera gradual, disminuir el precio de los alimentos del campo y de que lleguen a sus destinos sin intermediarios.

La Empresa Provincial de Mercados Agropecuarios en La Habana le arrendó la instalación, de más de 16 mil metros cuadrados, a una cooperativa integrada por 10 socios, quienes subarrendarán 292 espacios a los productores que concurran allí a vender sus mercancías excedentes, tras haber cumplido los compromisos con el Estado.

Jorge García Trujillo, director de la referida entidad, explicó a la AIN que en El Trigal ofertarán sus productos empresas y granjas estatales, Cooperativas de Créditos y Servicios y de Producción Agropecuaria, unidades productoras, agricultores pequeños y la nueva figura de vendedor mayorista, solo presente en La Habana, Artemisa y Mayabeque.

Al mercado poden acudir a comprar frutas, hortalizas, viandas y granos, todas las personas jurídicas y naturales, incluyendo aquellas familias que deseen adquirir alimentos al por mayor, así como los hospitales, escuelas, centros laborales y otros incluidos en el llamado consumo social.

Eduardo Tomé Consuegra, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial, precisó que ante la necesidad de organizar la comercialización, -y de eliminar el trasiego de camiones en horario diurno por las calles y avenidas de la capital-, la instalación abrirá de 6:00 p.m. hasta las 8:00 a.m. del siguiente día.

Ello posibilitará a proveedores y compradores, trasladar sus mercancías durante la noche y la madrugada, acotó.

Carlos Sablón Sosa, presidente de la cooperativa, la cual lleva también el nombre de El Trigal, abundó que el objeto social de esta no es comercializar productos ni almacenarlos, sino solo brindar servicios de subarrendamientos de espacios a los vendedores.

Subrayó que le alquilarán a los mismos carretillas, montacargas, transpaletas y anaqueles en aras de facilitar las operaciones.

Por la entrada al centro, ubicado en el municipio de Boyeros, los compradores pagarán tres pesos per cápita en moneda nacional (CUP) y en el caso de los comerciantes, quienes además deberán presentar la ficha cliente que los acredite a realizar la venta mayorista, abonarán 110 o 120 CUP, en dependencia del lugar donde sitúen los suministros, informó.

Para confeccionar ese documento identificativo, argumentó Sablón Sosa, le exigimos a cada productor el carné de identidad y la propiedad de la tenencia de tierra, aunque autorizamos además a cuatro socios suyos, previendo que aquel no concurra en determinado momento a la venta de sus mercancías.

Yoel Ernesto Gómez Ibarra, uno de los cooperativistas, puntualizó que aunque ellos no participen en la compraventa, ni establezcan precios, sí velarán porque no sucedan ventas de cacao, papa, café, chícharos, derivados de la leche y de la miel, tabaco y otras renglones subsidiados por el Estado, pues no existe excedente de esas producciones.

Tampoco se admitirá el comercio de carne, pues aun no se cuenta con neveras, así como está prohibido el consumo de bebidas alcohólicas con el objetivo de evitar indisciplinas, señaló.

Como beneficio para quienes asistan al mercado, será la posibilidad de laborar con iluminación bajo un techado que ni la lluvia y ni el sol fuerte afecten los alimentos, así como de disfrutar de un restaurante, una pizzería, una guarapera, y otras pequeñas unidades de diversos servicios, todos arrendados a nosotros y en manos de trabajadores por cuenta propia, dijo.

El Trigal, criatura que nace en manos de cooperativistas, refrenda el deseo de eliminar trabas en la comercialización agrícola, fundamentalmente en los territorios de La Habana, Artemisa y Mayabeque, para su posterior implementación en el resto del país.

 

http://www.ain.cu/2013/diciembre/19aem_primer_mercado_mayorist.htm