Costa Rica: Congreso debtae proyecto sobre usufructo del agua

Parece ser que la famosa teoría de que el agua será motivo de guerra no está tan lejos de ser una realidad, pues en la Asamblea Legislativa la batalla comenzó entre los que quieren nacionalizar todas las fuentes del líquido vital y los que buscan respetar el derecho a la propiedad privada.

El escenario de esta primera lucha ocurrió en la Comisión de Ambiente entre los diputados de la fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) y José María Villalta del Frente Amplio en contra de los legisladores del Partido Liberación Nacional (PLN) y sus aliados.

Señalamientos, insultos y acusaciones directas de procesos fraudulentos fueron parte de los dimes y diretes en dicho foro legislativo, donde en repetidas ocasiones el presidente de esta comisión, Alfonso Pérez, pidió respeto y orden.

“Es una burla absoluta al procedimiento de iniciativa popular. Estoy sorprendido por estas prácticas espurias. Este orden del día no fue publicado a tiempo, no hay una convocatoria válida y además viola los derechos de los diputados”, denunció el congresista, Juan Carlos Mendoza.

Los diputados defensores del Proyecto de Ley para la Gestión Integrada del Recurso Hídrico -nacida de una iniciativa popular- señalaron que el Gobierno buscaba privatizar todas las fuentes de agua, poniendo en riesgo el abastecimiento entre los ciudadanos.

“Aquí se presentó por iniciativa popular un proyecto de ley con objetivos claros, a fin de proteger las fuentes de agua, de impedir su privatización, de garantizar una rectoría clara y no dispersa entre varias instituciones. En su lugar quieren meter un texto sustitutivo que no ha sido consensuado con todos los sectores sociales del país y que les cae encima a varios de esos objetivos fundamentales, por ejemplo, están eliminando el artículo que cerraba el portillo de la privatización de los servicios de agua potable y quieren meter un transitorio para legalizar ocupaciones ilegales en las áreas de protección, donde se han causado daños”, señaló el diputado, José María Villalta.

Por su parte, el diputado Ernesto Chavarría indicó que en el texto original se busca conseguir un hecho “absurdo” de que el dueño de todas las fuentes de agua sea el Estado, a pesar que el pozo o naciente se encuentre en una propiedad privada.

Como ejemplo, Chavarría puso el caso de los agricultores de zonas rurales que excavan pozos para sustraer agua de riego para los sembradíos y el ganado sin hacer ningún daño a esas fuentes, pero con la entrada de esa ley, esos pequeños productores estarían cometiendo un delito.

“Aquí nadie está privatizando nada, sabemos de la importancia de resguardar nuestras fuentes de agua para consumo humano, pero no podemos llegar a extremismos de unos cuantos ambientalistas”, afirmó.

Tras las atropelladas sesiones de la Comisión de Ambiente, el Poder Ejecutivo decidió desconvocar el proyecto número 17742, lo cual dio pie a que el PAC y un grupo defensor de la iniciativa original se apropiaran de la primera batalla ganada.

http://www.prensalibre.cr/nacional/95964-guerra.html