Elecciones ad portas – Periódico Panamá América

“Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región”

 

Como dispone la ley, el Tribunal Electoral (TE) llevó a cabo la convocatoria oficial de las elecciones generales del 4 de mayo de 2014 para elegir al presidente de la República, diputados, alcaldes y representantes de corregimiento. Prestaron juramento los miembros de la Junta Nacional de Escrutinio, encargada del recuento de los votos. El acto contó con la presencia del jefe de Estado, Ricardo Martinelli, y los candidatos presidenciales.

Se oficializa así el proceso electoral adelantado meses antes con las campañas publicitarias de los candidatos, la presentación de programas de gobierno y la dialéctica continua de polémicas declaraciones políticas por los medios de comunicación, que tradicionalmente condimentan los torneos electorales. No existen elementos visibles que perturben u obstruyan los mecanismos contemplados por el Código Electoral para garantizar elecciones libres sobre la base de un padrón electoral de votantes habilitados, elaborado por el TE, y un grupo de ciudadanos independientes que contarán los votos emitidos en las mesas de votación, validadas con las firmas de los personeros de los partidos e independientes presentes en el sufragio.

Los candidatos presidenciales independientes participarán por primera vez en la historia electoral de Panamá, gracias a que la Corte Suprema de Justicia falló a favor de la constitucionalidad de los recursos presentados, y la Asamblea Nacional de Diputados ratificará la sentencia al aprobar la Ley 54 de 2012. La apertura de las candidaturas independientes fue desestimada por los magistrados del TE. Es una de las conquistas democráticas más importantes obtenidas en el desenvolvimiento del gobierno de Ricardo Martinelli. Los independientes deberán presentar el requisito de 15,864 firmas de ciudadanos que avalen las respectivas candidaturas.

El sistema de la democracia representativa se consolida con la continuidad inalterable de los torneos electorales panameños, que en el año próximo, proseguirán con cuatro candidatos presidenciales producto de elecciones primarias partidarias y un número aún no determinado de postulantes independientes. Los colores del espectro ideológico se complementan con Genaro López, que representa a un sector de izquierda proveniente de sindicatos de trabajadores que no tuvo antes presencia electoral.

La opción de alianzas partidarias tiene el 4 de enero como fecha de cierre. La voceada alianza electoral entre el PRD y el partido panameñista tropieza con fisuras paranas no resueltas, particularmente, dentro de la membresía perredista en la que el choque de corrientes paranas debilita la figura política del candidato J.C. Navarro.

El panameñismo ya presentó el plan de gobierno que solo cuenta con la alianza del Partido Popular. Algunos analistas políticos remarcan que una alianza de partidos debe basarse en programas conjuntos de cogobierno, aprobados con antelación por los organismos competentes de los aliados. Pero el panameñismo partió por delante teniendo como eje la candidatura de Juan Carlos Varela, lo cual desplaza la opción presidencial de Navarro. Empero, los históricos panameñistas encabezados por la expresidenta Mireya Moscoso han advertido la ausencia de sólida unidad partidaria, fomentada, según ellos, por el personalismo político del candidato Varela. Las decisiones políticas adoptadas indican que ya no hay marcha atrás. Las incógnitas finales se resolverán el domingo 4 de mayo de 2014.

http://www.panamaamerica.com.pa/notas/1676241-elecciones-ad-portas-