La Justicia de Ecuador condena a Chevron por contaminar la Amazonía

En un histórico fallo, en el mes de noviembre la Corte Nacional de Justicia de Ecuador condenó a la petrolera estadounidense Chevron a pagar 9.510 millones de dólares para reparar los daños causados en un cuarto de siglo de operaciones en la Amazonía ecuatoriana. La sentencia es el resultado de 17 años de lucha de las comunidades del Amazonas afectadas.

Afectados ganan un litigio de 20 años

Con el fallo de la CNJ, los abogados y dirigentes de los 30.000 afectados por la contaminación petrolera en la Amazonía dicen que el daño ambiental es real y que por ello, en base a estudios e investigaciones, la condena ha sido confirmada en todas las instancias judiciales del país, aunque no completamente.

“El que contamina paga, sea quien sea. Ese el mensaje que encierra el fallo emitido por la Corte Nacional de Justicia (CNJ) en contra de Chevron”, resaltó ayer Juan Pablo Sáenz, uno de los abogados de los 30 mil afectados por la contaminación petrolera por las operaciones antitécnicas de la transnacional en las provincias amazónicas de Sucumbíos y Orellana, por más de 25 años.

Así se refirieron ayer abogados y representantes de los afectados, tras el fallo emitido por la Sala Civil y Mercantil de la CNJ, que el martes pasado se pronunció  ante el recurso de casación interpuesto por la transnacional estadounidense, para tratar de dejar insubsistente el fallo de la Corte de Justicia de Sucumbíos que en 2011 la condenó a pagar $ 19.000 millones de indemnización.

La compañía petrolera, entre 1964 y 1992, operó en alrededor de 5 millones de hectáreas del nororiente amazónico, en donde -según estudios- se derramaron 16,8 millones de galones de petróleo en el ecosistema, más de 18,5 mil millones de galones de aguas tóxicas en los suelos y ríos, y 235 mil millones de pies cúbicos de gas que fueron quemados al aire.

La explotación antitécnica de Texaco, cuyas acciones adquirió Chevron en 2001, causó afectación a la flora, fauna, aire, agua y la salud de los miembros de 5 nacionalidades indígenas: Cofán, Siona, Secoya, Waorani y Kichwa, así como a campesinos de Sucumbíos y Orellana.

Nada remediará el daño

Con el fallo de la CNJ, los afectados han ganado a  Chevron en todas las instancias de la justicia ecuatoriana, pero la transnacional se niega a pagar y más bien ha emprendido una campaña para desprestigiar al Ecuador. Sin embargo, abogados de los afectados buscarán cobrar la indemnización en países donde Chevron tiene activos, ya que en Ecuador no dejó nada  tras su salida, excepto bienes intangibles como las 50 marcas que le fueron embargadas hace un mes en Ecuador y con ello se espera recabar de $ 100 a $ 300 millones, según se indicó ayer.

Sáenz explicó que la decisión de la CNJ ordena que en realidad la compañía debe pagar $ 8.646 millones, más el 10% de ese valor en cumplimiento de la Ley de Gestión Ambiental por concepto de reparación a nombre del Frente de Defensa de la Amazonía. Con todo ello, la indemnización llegaría a $9.511 millones.

Sáenz: “El que contamina paga es
el mensaje del fallo emitido por la Corte Nacional de Justicia”.Sin embargo, como en la providencia del la CNJ hay un error al momento de cuantificar la cifra (lapsus calamis), solicitarán un recurso de ampliación y aclaración. En cambio, de la parte de la petrolera se cree que planteará recurso extraordinario de protección ante la Corte Constitucional, aunque para ello deberá  cumplir y observar requisitos.

El fallo, sin embargo, dejó sin efecto la sanción por daños punitivos, que condenaba a la petrolera a pagar el doble por no pedir disculpas públicas a los afectados, como lo estipulaba la sentencia de la Corte de Sucumbíos, con lo cual se llegaba a $ 19.000 millones. Ello, porque -según la CNJ- no existe la figura legal para sancionarlo como tal.

Humberto Piaguaje, indígena secoya que se desempeña como coordinador de la Unión de Afectados por Texaco, indicó ayer que la decisión de la CNJ significa que “en el Estado ecuatoriano tenemos justicia, tras 20 años de lucha”

Dijo que no se sienten satisfechos con el fallo: esperaban se rectifique el pago de $ 19.000 millones, porque pese a su mal comportamiento, Chevron no presentó disculpas, por lo que queda impune su “arrogancia, racismo, mala fe e irresponsabilidad”. Sin embargo, recapacitó en que “así pidan mil veces disculpas, los muertos por la afectación no revivirán; ni todo el dinero del mundo curará a los enfermos…”.

Lo resuelto por la CNJ fortalece las acciones de cobro que los afectados iniciaron en países en donde Chevron tiene activos. “A partir de esta decisión, se robustecen las acciones ya planteadas, por ejemplo, en Argentina, Brasil y Canadá, y se abre la posibilidad de iniciar otras en nuevas jurisdicciones donde exigen como requisito que la sentencia sea de última instancia”, resaltó Sáenz.

Luis Yanza, presidente de la Unión de Afectados, quien en varias  ocasiones expresó su preocupación por la demora de la CNJ en revisar la sentencia, consideró que “no es un triunfo total, tampoco es una derrota, al menos se reconoce un monto para la reparación de daños, pero lo importante ahora es cobrar a Chevron y empezar a reparar el daño”.

Pese a las pruebas y los estudios, la petrolera acusa a Ecuador de manipular a la justicia. Ayer, por ejemplo, tras conocer el fallo de la CNJ, el vocero de la compañía para América Latina, James Craig, resaltó: “La sentencia de la Corte de Lago Agrio  es tan ilegítima e  inejecutable hoy como el día en que fue emitida. La única decisión adecuada que la CNJ pudo haber tomado sobre el recurso de casación presentado por Chevron hubiese sido declarar como nulo el proceso de Lago Agrio y dejar sin efecto la ilegítima sentencia”.

Cualquiera que sea el argumento de las partes, el jurista Jorge Acosta resaltó  que  el “daño está probado y la sentencia está bien dictada. Chevron debió disculparse, porque quien ofende está en el deber moral de disculparse y reparar el daño”.

Mientras, la Cancillería ecuatoriana dijo que aunque el fallo reduce a la mitad la indemnización, vuelve a reafirmar la responsabilidad de la transnacional en los daños imputados. “Esto no va a limitar la posición firme del Gobierno para seguir adelante en defensa del prestigio internacional del país frente a los abusos de Chevron y a los tribunales internacionales de arbitraje que ha utilizado para intentar eludir responsabilidades”, manifestó.

FALLO GENERA REACCIÓN LOCAL E INTERNACIONAL

El apoyo y solidaridad internacional hacia el Ecuador  tras el fallo de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) en contra de Chevron no se hizo esperar, así como la reacción de la prensa nacional y extranjera.

Venezuela y Nicaragua se solidarizaron con Ecuador, mientras que la prensa internacional se hizo eco del fallo. BBC Mundo tituló ‘Ecuador: ratifican sanción millonaria contra Chevron’; el portal digital de España diarioabierto.com destacó: ‘La multa a Chevron complica su estrategia en América Latina’; el portal argentino argenpress.info señaló: ‘Chevron pagará menos, pero sigue siendo culpable en Ecuador’; diario El País de Colombia tituló: ‘Ecuador condena a Chevron a una multa millonaria por contaminar’.

La Prensa Internacional Unida (UPI, por sus siglas en Inglés), con sede en Washington DC., tituló: ‘Corte de Ecuador ratifica sentencia en contra de petrolera Chevron’; mientras que notimérica.com, un portal de noticias de la Agencia Europa Press, escribió: ‘Demandantes ecuatorianos buscarán pagos de Chevron en ocho países tras fallo definitivo’.

Prensa Latina tituló: ‘Corte ecuatoriana ratifica sentencia Chevron, aunque reduce multa’; el diario La Nación, de Argentina, informó: ‘Millonario fallo contra Chevron en Ecuador: deberá pagar US$ 9.511 millones’; Telesur dijo: ‘Chevron condenada a pagar 9.5 millardo de dólares por daños en la Amazonía’; Amazon Watch, ONG  que apoya a los indígenas y protege la Amazonía, en su página web tituló: ‘Corte ecuatoriana ratifica la sentencia de $9.000 millones contra Chevron’.

Por su parte, la prensa nacional dio especial importancia a la respuesta de Chevron. Diario Hoy, en base a una nota de la agencia EFE tituló: ‘Chevron insiste en ilegitimidad de la sentencia en su contra en Ecuador’;

El Comercio resaltó: ‘Chevron rechaza la sentencia de la Corte Nacional’; El Universo dijo: ‘Chevron insiste en ilegitimidad de la sentencia en su contra en Ecuador’.

 

http://www.telegrafo.com.ec/politica/item/afectados-ganan-un-litigio-de-20-anos.html

 

Cronología del conflicto

1964. Texaco comienza a trabajar en Ecuador para extraer y comerciar con su petróleo.

Años 70. La Corporación Estatal Petrolera Ecuatoriana (CEPE), actual Petroecuador y la estadounidense Gulf hacen negocios con Texaco. Esta última será la única encargada de la extracción de crudo en Ecuador.

1.992. Texaco deja de operar en Ecuador.

1.993. Las poblaciones locales crean el Frente de Defensa de la Amazonía y demandan a la petrolera estadounidense en un tribunal de Nueva York. Exigen reparación en concepto de daños medioambientales y perjuicios a las personas y las comunidades afectadas. Texaco comienza una batalla legal por la que insiste en trasladar el conflicto a una corte ecuatoriana.

2.001. Chevron compra Texaco, consciente de los problemas legales a los que se enfrenta.

2.002. El tribunal estadounidense consiente en trasladar el caso a los tribunales de Ecuador y Chevron-Texaco se compromete a acatar las sentencias emanadas de estos órganos.

2.009. Antes de que se emita una sentencia, Chevron acude a la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya para demandar al Estado ecuatoriano. El motivo es un acuerdo bilateral de protección de las inversiones, firmado en 1.992 y que entró en vigor en 1.997 (es decir, cinco años después de que Texaco saliera del país). Ecuador argumenta que, además de que estos tratados no pueden aplicarse con carácter retroactivo, en el contenido del texto se explicita que el Estado no podrá demandar a la petrolera. Sin embargo, fueron los particulares quienes iniciaron el proceso judicial, no el Gobierno. Chevron-Texaco exige que, en caso de que los obliguen a pagar la indemnización a las comunidades afectadas, el Estado ecuatoriano les reembolse la cantidad íntegra. La Haya se declara competente y obliga al Gobierno de Correa a suspender la ejecución de la sentencia (que aún no se había dictado). Además, el Ejecutivo de Ecuador tiene prohibido, según establece su Constitución, interferir en el poder judicial.

2.010. Chevron-Texaco demanda, en la Corte Federal de Nueva York, a los abogados de las comunidades ecuatorianas denunciantes por asociación criminal con objeto de chantajear a la petrolera. Solicitan, también, que sea Ecuador quien se encargue de abonar la indemnización que el tribunal ecuatoriano les obligue a pagar a los demandantes.

2.011. El tribunal de primera instancia emite una sentencia por la que Chevron deberá pagar 9.500 millones de dólares a las comunidades afectadas y pedir perdón en un plazo de dos semanas. En caso de no hacerlo, la indemnización se duplicará. Chevron no se disculpa y la multa asciende a 19.000 millones de dólares.

2.011. Chevron recurre la sentencia ante el tribunal provincial quien, un año más tarde la ratifica la condena de 19.000 millones de dólares por daños medioambientales y perjuicios para las personas y las comunidades de las zonas afectadas.

La petrolera se niega a acatar la sentencia

En la actualidad, Chevron-Texaco ha apelado la decisión del tribunal provincial ecuatoriano y está a la espera de su decisión. También está pendiente de resolución la demanda que interpusieron en La Haya. En el caso de que Ecuador pierda, estaría obligado a pagarle 19.000 millones de dólares. Una cifra que se estableció tras comprobar que la petrolera había vertido durante 30 años un total de  71 millones de litros de residuos y 64 millones de litros de petróleo bruto a lo largo de dos hectáreas de algunas regiones de la amazonia de Ecuador. Estos vertidos, según explicó Ricardo Patiño, equivalen a 85 veces el desastre de la BP en el Golfo de México.

Entre los argumentos que la petrolera utiliza para desentenderse de la responsabilidad legal se encuentran queChevron no sabía lo que había hecho Texaco cuando la compró, aunque ya llevaban ocho años de litigio contra los afectados. Asimismo señalan que, dado que la CEPE y Gulf habían entrado en el negocio, ambas empresas también deberían ser responsables. Sin embargo, según el ministro Patiño, “la demanda de los afectados a la Chevron-Texaco se hizo sobre la base de las mil piscinas en las que operaban ellos solos“.

Por otro lado, la petrolera estadounidense también ha denunciado en varias ocasiones que el presidente de Ecuador presionó a los tribunales para que dictaran sentencia a favor de los demandantes. Según explicó Patiño, para evidenciar esto, presentaron una foto de Rafael Correa en una reunión con los afectados. “Como si el hecho de que el presidente de una nación escuchara a sus ciudadanos fuera un crimen“, criticó. Además, Patiño añadió que Chevron “se reunió once veces con los presidentes de los gobiernos anteriores para inclinar la balanza a su favor. Estas pruebas no las presentan”.

Según el canciller ecuatoriano, Chevrón tiene 400.000 millones de dólares en activos. El Producto Interior Bruto de Ecuador asciende a 32.000 millones de dólares y el dinero destinado a los Presupuestos Generales del Estado son 19.000 millones. “Las cifras revelan el enorme desnivel en la pelea en la que tenemos contra Chevron. Pero, aunque ellos tengan el dinero, nosotros tenemos la verdad“.

Dada su influencia en el Gobierno estadounidense, el canciller ecuatoriano señaló que Chevron había intentado obligar a Barak Obama a eliminar las preferencias arancelarias por valor de 21 millones de dólares que tiene Ecuador en este país, “como contrapartida a que ayudemos a que la droga de nuestras regiones no les llegue a los pobres estadounidenses”. Para evitarlo, Rafael Correa renunció a estos privilegios y ofreció 21 millones de dólares más para que los invirtieran en campañas a favor del respeto a los Derechos Humanos. “Todavía no han respondido, fíjense“, dijo Patiño con tono irónico.

Con el mismo tono sarcástico, el ministro de Exteriores de Ecuador prosiguió: “también podríamos enseñarles a respetar el secreto de las comunicaciones. No viene a cuento, pero no puedo resistirme a decir que Snowden se merece un monumento por haberle abierto los ojos al mundo. Los estadounidenses dicen que nos espiaron para protegernos de los terroristas, pero espiaron los teléfonos de personas como Angela Merkel (canciller de Alemania), Dilma Roussef (presidenta de Brasil) y hasta del papa. Es verdad que no son angelitos ninguno de los tres, pero de ahí a que tengan relación con el terrorismo…”.

Finalmente, invitó “a todos los periodistas, a todas las personas que representan las diferentes asociaciones de la sociedad civil” a ir a Ecuador para comprobar en primera persona el desastre causado por la Texaco. También los animó a hacerle boicot a los productos de esta petrolera (que en España es Cepsa) porque “cada dólar que gastamos en sus productos es un dólar que va destinado a la campaña de propaganda contra nuestro país”.

 

http://www.lamarea.com/2013/11/02/chevron/