Paraguay: campesinos denuncian que policía custodia fumigaciones ilegales

El Estado brinda custodia policial a fumigaciones que se realizan violando las leyes ambientales que prohíben la aspersión de agrotóxicos a menos de 100 metros de asentamientos humanos y obligan la instalación de barreras vivas de protección de al menos cinco metros de alto y dos de ancho.

Campesinos denunciaron que el pasado jueves 28 de noviembre policías en estado etílico ingresaron al primer encuadre de la , departamento de Canindeyú, para proteger las y agredieron brutalmente a una adolescente y tiraron gas a otros jóvenes que estaban filmando el operativo.

La violenta represión policial contra niños, jóvenes y mujeres se realizó para defender la fumigación ilegal de un sojal perteneciente al brasileño , que viola las normas ambientales. Algunas de las irregularidades constatadas es la violación de la ley que prohíbe la fumigación a menos de 100 metros de cualquier asentamiento humano así como también obliga la instalación de barreras vivas de al menos cinco metros de alto y dos metros de ancho.

La adolescente agredida por la policía quedó con heridas en la espalda y las piernas como muestra de la violencia ejercida por las autoridades en defensa de extranjeros que violan sistemáticamente las leyes paraguayas. El hecho sucedió a raíz de que los campesinos intentaron detener las fumigaciones y los policías que resguardaban el lugar con 4 patrulleras empezaron a usar gases lacrimógenos y cachiporrazos contra niños, adolescentes, jóvenes, mujeres y ancianos. Los labriegos manifiestan que a raíz de los agrotóxicos pierden sus cultivos y animales, además de sufrir distintos problemas de salud.

El sitio Radiotv Latinoamericana recogió algunos de los testimonios de los pobladores, quienes señalaron la ironía de que los ciudadanos paraguayos paguen a los militares y policías para custodiar los intereses de nuestro país, pero los uniformados actúan en defensa de los intereses brasileños, exponiendo incluso su propia vida y salud. El sitio difundió una imagen que muestra a un policía que vigila una máquina fumigadora al tiempo que va tragando el veneno arrojado al cultivo transgénico.

El Ministerio del Interior manda a los policías a tragar veneno para defender las fumigaciones ilegales. Foto: Radiotv Latinoamericana.

El profesor Toribio Ojeda, director de la escuela 3419 de la colonia Maracaná, había expresado en un contacto con radio Cardinal que “las criaturas tienen vómitos, malestar en el cabeza, problemas en la piel que se dan por efecto de los agrotóxicos que se usa indiscriminadamente en la zona”.

El docente también denunció que los policías están acampados en la escuela 3646 María Auxiliadora del segundo encuadre y que los agentes “manipulan sus armas y se pelean entre ellos” frente a los escolares.

Entretanto, el ministro del Interior, Francisco de Vargas, ha defendido de manera reiterada estos procedimientos calificando incluso de “acción adecuada” el derrumbe e incineración de 300 viviendas de campesinos que reclaman unas tierras del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) usurpadas por el abogado Gustavo de Gásperi en Capiibary, departamento de San Pedro.

A su vez, el presidente Horacio Cartes ha respaldado la labor del secretario de Estado asegurando que la inseguridad ha disminuido desde que asumió el poder.

http://ea.com.py/policia-custodia-fumigaciones-ilegales-en-colonia-maracana/