Sindicato denuncia al gobierno ante la OIT por “beligerancia antisindical”

La Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (UNDECA), presentó una queja ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), contra el Gobierno de Costa Rica, por beligerancia antisindical en violación de los derechos y garantías sindicales, contemplados en los convenios 87 y 98 de dicho organismo.

Esto porque el Ministro de Planificación y Política Económica, Roberto Gallardo, emitió declaraciones en medios de comunicación, en los cuales aseguró que la democracia del país está empantanada por los grupos más conservadores del país, refiriéndose al movimiento sindical.

La declaración del ministro nos inculpa a los sindicatos, como enemigos del cambio, radicalmente opuestos a cualquier discusión y nos traslada la responsabilidad sustancial de las consecuencias que hoy sufre el pueblo costarricense, comentó Luis Chavarría, secretario general de UNDECA.

Chavarría añadió que, “esta es una declaración de beligerancia política, hostilidad antisindical que violenta los convenios mencionados, que establecen que las organizaciones sindicales tenemos el derecho a organizar nuestra administración, actividades y programas de acción y las autoridades de gobierno deben abstenerse de toda intervención que pretenda limitar su derecho”.

Aunado a lo anterior, “la declaración del ministro configura un acto de censura contra la legítima actividad de los sindicatos, que nos corresponde velar por los derechos de la clase trabajadores y defender los pilares de la democracia costarricense”.

Es claro que sus declaraciones se refieren a que nos oponemos al desmantelamiento y  la privatización de las principales instituciones del sector público, necesarias para el desarrollo estratégico del país, como el Seguro Social, la educación, telecomunicaciones, los puertos,  suministros de agua potable, concesión de carreteras, minería, entre otros categorizó Chavarría.

“El ministro Gallardo considera que somos conservadores porque no estamos de acuerdo con el proyecto de reforma tributaria, que pretende  que la carga fiscal siga recayendo sobre los sectores populares. Porque exigimos que las empresas de zonas francas e inversión extranjera paguen más impuestos y respeten la libertad sindical y el derecho de la clase trabajadora a organizarse, el pago de salario mínimo”, agregó Chavarría.

“Esta política, de corte dictatorial y autoritario, se refleja en la cantidad de manifestaciones y protestas que los diferentes sectores hemos realizado y el hecho de que esta Administración pasará tristemente a la historia como el Gobierno contra el cual se registraron mayor cantidad de protestas y movilizaciones populares, no tuvo la mínima capacidad de diálogo con los sectores sociales”, señaló.

Pero la posición de este Gobierno no llega hasta ahí, sino que además resulta tendenciosa, “porque nos coloca a la misma altura que la criminal  evasión fiscal de más de 200 mil millones que los empresarios no pagan. Esta  burda equiparación estigmatiza a los sindicatos, con la finalidad de desacreditarnos ante la opinión pública, dando lugar a una indiscutible práctica antisindical, que pretende coartar movilizaciones, que ha sido la constante en el actual Gobierno”, aseguró el representante de la UNDECA.

 

http://www.elpais.cr/frontend/noticia_detalle/1/89275