Uruguay se convirtió en el primer país en regular la producción y distribución de marihuana

Con los votos de los legisladores del Frente Amplio (FA), el Senado sancionó ayer la ley de regulación de la marihuana, que revoluciona la normativa nacional e internacional, al ubicar a Uruguay como el primer país de América Latina que legaliza el cannabis.

El autocultivo, los clubes de membresía, el consumo medicinal y la venta que realizará el Estado serán las vías por las que los consumidores podrán acceder a la sustancia.

La producción, distribución y venta de la marihuana serán reguladas por el Estado, con el objetivo de acaparar el mercado que domina el narcotráfico, según remarcaron los senadores del FA.

Tras más de 12 horas de debate ininterrumpido, el Senado sancionó la legalización de la marihuana por 16 votos afirmativos en 29. Los trece senadores blancos y colorados votaron negativamente la nueva norma.

Con un aplauso cerrado y gritos a favor de la marihuana, los numerosos asistentes a las barras respondieron a la sanción de la ley, que el Poder Ejecutivo reglamentará, para que la venta del cannabis esté operativa a mediados de 2014. El vicepresidente Danilo Astori dispuso un breve cuarto intermedio mientras se desalojaron las barras, pasadas las 22.36 horas.

La reducción del daño de quienes consumen marihuana centró parte de la estrategia que desarrolló en sala el oficialismo, para respaldar la iniciativa. Los senadores señalaron que el narcotráfico obtiene entre US$ 20 y US$ 30 millones por la venta de marihuana al 8% de la población. Destacaron que con la venta del cannabis a través del Estado se verterán los recursos a la promoción de políticas públicas que desalienten el consumo y permitan la atención de los adictos problemáticos.

El “fracaso” de la lucha contra el narcotráfico, no solo en el país sino a nivel internacional, fue otro de los argumentos expuestos por los senadores de la coalición. En tanto, blancos y colorados apuntaron sus baterías contra los efectos que la ley tendrá en los niños y adolescentes menores de 18 años, quienes a su entender mantendrán el consumo en el mercado negro.

Los efectos que tendrá en los liceales también fueron expuestos por la oposición, para fustigar al gobierno por los resultados de la enseñanza media.

Pese a las duras críticas de blancos y colorados a la ley y, a las reiteradas alusiones negativas al presidente José Mujica, por su decisión de promover la regulación del cannabis, los senadores del FA actuaron en bloque en defensa de la norma y desestimaron las argumentaciones de los legisladores de los lemas tradicionales.

Los efectos negativos de la marihuana fueron admitidos por la bancada del FA, al señalar que no es una droga “inocua”. No obstante, consideraron que la regulación permitirá tener un mayor control sobre los consumidores.

El senador socialista Roberto Conde ofició de miembro informante, mientras que Luis Gallo del Frente Líber Seregni, la precandidata del FA, Constanza Moreira, el dirigente de la Vertiente Artiguista, Enrique Rubio, el ex ministro de Turismo, Héctor Lescano, Ernesto Agazzi del MPP, Oscar López Goldaracena de la 1001 y el también socialista Eduardo Fernández llevaron adelante la defensa de la iniciativa.

El líder de Vamos Uruguay Pedro Bordaberry, el senador del mismo sector Alfredo Solari, y los nacionalistas Jorge Larrañaga y Luis Alberto Heber fueron los principales exponentes de la oposición.

Larrañaga rechaza plebiscito

Si bien en la sesión blancos y colorados repararon en la eventual inconstitucionalidad de la norma, por “violar” el artículo 44 de la Carta Magna referido a que el Estado debe velar por la salud pública de la población, y precisar que el artículo 10° “viola la autonomía” de la ANEP, Larrañaga aseguró en sala que no impulsará un plebiscito para derogar la ley, para no afectar la campaña.

“Son momentos que distinguen a este gobierno”

El titular del Ministerio de Desarrollo Social Daniel Olesker fue una de las presencias destacadas en las barras del Senado en la pasada jornada mientras se debatía el proyecto de la marihuana.

Consultado por LA REPÚBLICA, el ministro expresó que lo llevaron a estar en ese lugar varias razones, entre las cuales destacó estar “muy de acuerdo” con este proyecto “histórico para el proceso de construcción de libertades del país”.

Además a esto le sumó su participación cuando, en el Consejo de Ministros, el presidente Mujica presentó una serie de propuestas de “convivencia”, entre las que se incluía la regulación del mercado de la marihuana. “Me tocó participar en la formulación de la estrategia para abordar estos temas y eso hizo que me involucrara aún más con ellos”, puntualizó.

El secretario de Estado argumentó también que es favorable a las políticas de reducción de daños y regulación de un consumo responsable, porque las de represión “no han dado resultados”, auque no desconoce que la marihuana tiene efectos, “no es inocua”.

Además porque “la pone en un plano de igualdad” con otras drogas que hoy son legales, y que causan mucho más daño que el cannabis en los seres humanos, como lo son el alcohol y el tabaco.

Sobre su sensación de estar ahí, Olesker aseveró visiblemente emocionado que “son momentos importantes, que distinguen a este gobierno, y las políticas sociales y de derechos humanos que promueve”.

http://www.republica.com.uy/la-marihuana-es-legal-por-los-votos-de-los-16-senadores-del-frente-amplio/

Mujica: “Queremos probar otros caminos”

http://www.republica.com.uy/basura-bajo-la-alfombra/

El Presidente analizó con LA REPÚBLICA la regulación de la marihuana. “Queremos probar otros caminos -comenzó diciendo-, esta ley esta hecha con la mayor buena fe. No significa que a partir de ahora seremos un país de libre al fumo, no se trata de hacer proliferar una adicción. Esperemos que la gente comprena y ayude”.

Tranquilo, consciente de la enorme responsabilidad que le cabe, Mujica siguió anoche de cerca el tratamiento de la ley que regula la marihuana en el país. Y apenas los legisladores levantaron su mano aprobando el proyecto, el Presidente atendió a LA REPÚBLICA para analizar el que tal vez constituya el paso más audaz de su gestión.

“Queremos probar otros caminos -comenzó diciendo-, esta ley está hecha con la mayor buena fe. No significa que a partir de ahora seremos un país libre al fumo, no se trata de hacer proliferar una adicción. Esperemos que la gente comprenda y ayude”.

“Su aprobación nos abre puertas para comenzar a sostener discusiones que todavía no han sido dadas en el mundo, salvo muy pocos lugares cuyas experiencias también estudiamos.

Somos conscientes de que su adaptación en nuestro medio es toda una innovación para nuestra sociedad, pero tenemos claro que iniciamos un camino para combatir la drogadicción a través de la educación y teniendo identificados a quienes consuman y tiendan a desviarse”, agregó.

En todo momento Mujica se muestra preocupado por dejar en claro que el gobierno no tiene dudas de que tomó una decisión difícil pero también está convencido de que no se podía continuar por el mismo camino.

“Somos conscientes de que la drogadicción es una enfermedad con mayúsculas, pero por eso mismo no podemos seguir con una mentalidad de buscar esconder la basura debajo de la alfombra y seguir desentendiéndonos de un problema real para que probablemente el narcotráfico haga un paquete de 40 o 50 millones anuales”.

“Einstein decía que no hay mayor absurdo que pretender cambiar los resultados repitiendo siempre la misma fórmula. Por eso nosotros queremos probar otros métodos. Sabemos que nos internamos en un camino donde no hay una universidad que nos diga qué hacer. Pero hay que intentarlo porque no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

Aquí hace una pausa y él mismo se pregunta: “¿Que vamos a tener dificultades? Seguramente, pero mucha mayor dificultad representa la cantidad de muertos por ajustes de cuentas que tenemos hoy por causas vinculadas con el narcotráfico”.

Las palabras van saliendo como parte de un discurso que lleva mucho tiempo de reflexión y de análisis. Por eso deja un espacio para las muchas críticas que recibió y que seguramente seguirá recibiendo esta ley.

“Me sorprende la falta de audacia de algún sector, nosotros somos Uruguay, el país que cuando tenía apenas 500 mil habitantes se atrevió a hacer el estanco de alcohol; el país que permitió estudiar a las mujeres y creó la universidad cuando algunos decían que de esta manera perderían la cultura del hogar, los mismos que cuando se estableció el divorcio decían que se iba a disolver la familia”.

Finalmente deja un mensaje para los más escépticos, los que ya apuestan por el fracaso de esta iniciativa. “Se ha dicho que no vamos a poder controlarlo porque ni siquiera podemos controlar a la hinchada de Peñarol. Pero vamos a intentarlo porque queremos librar a las futuras generaciones de esta plaga. Esta debiera ser una causa nacional, esperemos que la gente comprenda y ayude”.

Partieron desde plaza Libertad al Legislativo
“La última marcha con marihuana ilegal”

Una importante y colorida marcha de ciudadanos que apoyaban el proyecto de regulación del consumo de marihuana llegó al Palacio Legislativo tras marchar desde el centro de la capital. La llamada “última marcha con la marihuana ilegal” partió desde la plaza Libertad hacia el Palacio Legislativo, donde los senadores debatían el proyecto de regulación del consumo y comercialización de la droga.

Cientos de personas con globos rojos y verdes y carteles alusivos a la regulación de la comercialización y consumo de la marihuana se concentraron sobre la avenida de Las Leyes y la Plaza Primero de Mayo en espera de la sanción definitiva de la ley, para festejar.

La marcha convocada por la Coordinadora Nacional por la Regularización de la Marihuana contó con la adhesión de la Mesa Política Nacional del Frente Amplio, que en una declaración señaló que confía que la nueva ley “mejorará la seguridad y la salud pública en un marco de derechos de una sociedad más tolerante, libre e igualitaria”.

En la marcha, Matías, de 25 años, confesó a la agencia AFP que consume marihuana regularmente, en general los fines de semana. “La marihuana es de uso habitual en Uruguay”, sostiene, asegurando que no tiene problemas en registrarse para a partir de ahora poder comprarla en farmacias.

“Dicen que tienen un sistema de protección de datos”, indicó confiado. “Y además va a ser más barato que lo que sale en el mercado negro”.

Sebastián, otro joven de 24 años, señaló a la misma agencia de prensa que “es una locura que vaya presa gente por plantar marihuana”. “Con la ley me quedo tranquilo de que estoy bajo las normas”.

Cree que lo más importante es que de a poco se ha ido perdiendo el tabú sobre el consumo de drogas. “Ahora en mi familia, en el trabajo, en todos los ámbitos se puede hablar”, indica.

“Para mí más difícil que convencer a todos los uruguayos de que es lógico regular el cannabis fue convencer a mis viejos de que no era algo tan malo”, asegura. “Mis padres pensaban que fumando marihuana yo iba a terminar en una clínica de rehabilitación, siendo un drogadicto perdido y que iba a tener mi juventud perdida. Cuando se dieron cuenta que seguía siendo el mismo, se les fue un poco el susto. Nunca compartieron del todo pero hoy en día no me dicen nada”.

El proyecto de ley completo:

http://www.regulacionresponsable.org.uy/proyectoLeyRegulacion.pdf