Gobierno de Barbados defiende plan de ajuste y despidos y pide apoyo a la población

El gobierno de Barbados urgió a los ciudadanos a unirse y apoyar las políticas de rescate que incluyen recortes de empleos y una reducción del gasto, en un intento por revivir una economía deteriorada.

En conferencia de prensa, el ministro de Finanzas y Asuntos Económicos, Chris Sinckler, reconoció que las medidas de recorte y ahorro anunciadas en diciembre último son decisiones difíciles pero necesarias.

De acuerdo con el proceso de ajuste divulgado por la administración del primer ministro Freundel Stuart, unas tres mil personas del sector público quedarán desempleadas del 15 de enero a marzo venidero, sobre la base de una propuesta de ahorro de aproximadamente 70 millones de dólares.

También altos funcionarios del Gobierno tendrán que asumir una reducción salarial, así como personal de las entidades públicas.

Por ello, Sinckler urgió a los barbadenses a “trabajar más duro, más inteligente y más juntos” para cambiar la situación y poder reactivar la economía.

Vamos a unirnos como un pueblo fuerte, trabajando juntos, son decisiones difíciles que tenemos que implementar pero sabemos que traerá años de crecimiento y desarrollo duradero, dijo el titular.

Explicó que mientras la administración está inmersa en la búsqueda de reducir el gasto, también intenta atraer la inversión extranjera y mejorar la productividad en el país, con medidas que incluyen proyectos de infraestructuras vitales de la construcción, que se iniciarían este año.

Asimismo, llamó al sector privado a jugar un importante papel con la creación de puestos de trabajo para aquellos que puedan ser afectados por las reducciones de personal propuestos.

Por su parte la Unión Nacional de Empleados Públicos, que representa a la mayoría de los 28 mil funcionarios públicos, ha criticado esas medidas y acusa al Gobierno de una reducción de personal a través de maniobras técnicas.

Aunque Barbados es el país más desarrollado del Caribe Oriental y su economía tradicional se basaba en la producción de azúcar, con la explosión del turismo se reorientó hacia esa actividad y ahora mantiene un sistema muy dependiente de Estados Unidos y Europa.

Esos territorios emiten la mayoría de los visitantes a esta nación, lo que debilita su economía en los periodos de contención en las naciones de origen.

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=2243511&Itemid=1