ARENA y la crisis de la “democracia oligárquica” -Por Oscar Fernández

La discusión de si la democracia se reduce a procedimientos o si debe ser un régimen, traduce y expresa la crisis que actualmente atraviesa este principio liberal burgués y el movimiento democrático en general. En El Salvador esta discusión significa en el fondo, la lucha entre consolidar la democracia de las elites burguesas o construir un régimen de participación popular en la elección, control y decisión activa permanente del Estado.

La estrategia democrática, está actualmente condicionada por la implantación de un modelo que la reduce a simplesprocedimientos, rompiendo así con la concepción histórica original, que entendía la democracia cómo un régimen políticoindisociable de una concepción sustantiva de los fines de la institucionalidad política y de una visión integral del ser humano. Es fácil notar que, independientemente de la filosofía que sustenta, la concepción procedimental de la democracia, tiene su origen en la crisis de lo que significa la vida colectiva y pretende ocultarla disociando la forma de régimen político de cualquier discusión al respecto, incluso llegando a suprimir la idea de tales finalidades. El profundo vínculo que une esta concepción es el llamado irrisoriamente, individualismo contemporáneo.

La discusión sobre la democracia, es la discusión sobre la política como resultante de una creación histórico-social. Pero su representación histórica específica es el político, dimensión explícita o implícita que tiene que ver con el poder.

La calidad de la democracia en su concepción histórica original, se sustenta en la capacidad de los gobernantes, la representación de los intereses del ciudadano y la formulación de políticas aptas y oportunas, sujetas al control social. Esto nos da como producto una mejor capacidad de gobernar junto al pueblo y lejos de los poderes de facto. En este contexto, los partidos políticos, dice la teoría burguesa, son losnexos entre la sociedad y estado (si es que en realidad lo son), existen como organismos responsables en la formulación de las políticas y hasta hoy no tienen sustitutos.

Sin embargo, hoy podemos advertir que ante nuestros ojos, se engendra una crisis de los actores políticos tradicionales, razón por la que han comenzado a plantearse modelos alternativos de este ejercicio, el cual recaiga directamente en el pueblo organizado. Si los políticos tradicionales no cumplen con su obligación y además existe baja capacidad de gobierno, se materializa la crisis de lo político y de la política, de distintas formas, aunque previsibles.

Como los partidos son un componente importante de los sistemas políticos contemporáneos, aunque no esencial, dicha crisis puede amenazar en última instancia, no sólo la estabilidad y eficiencia del sistema político, sino también la propia calidad de la democracia.

Las crisis de la democracia burguesa, señala que ésta se sustenta en dos factores de fondo: que el neoliberalismo es incompatible con ella, y que la capacidadde los partidos políticos tradicionales, en su papel de representación (alejados del demos), no se expresa en la elaboración de políticas oportunas y aptas en pro de las necesidades y demandas de las mayorías.

La incapacidad de los gobiernos de ARENA para detener esta vorágine social, se ha debido siempre a su compromiso indisoluble con un poder económico ultraconservador y fascista que nos ha llevado al grado de desorden que enfrentamos. Las promesas electorales de ARENA, además de aventureras e irresponsables, no podrán cumplirse y lo más seguro es que profundizarán lacrisis organizativa y de legitimidad de los partidos tradicionales. El peligro real es que esta crisis de legitimidad nos lleve a una mayor fractura social, por lo que debemos acelerar la construcción de una representación popular efectiva que recoja la bandera de una nueva democracia, una democracia construida por el pueblo, aquí en El Salvador. El instrumento existe, el FMLN y el 2 de febrero sólo tenemos que marcar la bandera roja, la bandera del pueblo.

 

http://www.contrapunto.com.sv/columnistas/arena-y-la-crisis-de-la-democracia-oligarquica