¿Cómo funciona el sistema jubilatorio en Argentina?

Diego Bossio también explicó el papel de Anses en un recobrado “sistema de seguridad social solidario”, como funciona el sistema jubilatorio tras la incorporación de 2,5 millones de jubilados que habían sido excluidos del beneficio por no haber podido completar sus aportes durante el proceso privatizador de las AFJP. Comentó, además, cómo va resolviendo las demandas judiciales por ajustes de haberes, analizó que la devaluación del peso no afectará el fondo de sustentabilidad del sistema.

–La Anses que fue creada para facilitar la privatización del sistema, ahora tiene una base de datos…

–Era un organismo residual, fue creado para desaparecer. Lo administraban los privados y la lógica de la seguridad social era individual no solidaria. En el discurso de (Fernando) De la Rúa ante la Asamblea Legislativa nombró una sola vez la palabra Estado; Néstor Kirchner, 25 veces. Porque justamente el Estado es el igualador social y cuando es más fuerte es mejor para los argentinos, puede dar más respuestas, protección y dinamismo. Pro.Cre.Ar es un ejemplo claro de dinamismo a sectores sociales de clase media que tienen ingresos y trabajo formal y dicen quiero tener mi casa y poder pagarla a 30 años. Este año vamos a ser record de créditos hipotecarios para construcción de viviendas.

–¿De qué recursos dispone?

–La seguridad social pasó de administrar el seis por ciento del PBI en 2003 al doce este año, y aparece con políticas universales de inclusión para los sectores que más necesitan. Tiene un efecto distributivo muy profundo. Ese efecto en 2003 era neutro entre el primero y décimo decil, entre los que más y menos ganan. Hoy producto de tres políticas, que son la inclusión jubilatoria, la AUH y ahora Progresar, el efecto distributivo de Anses es mucho mayor. Falta muchísimo todavía. Para los argentinos que queremos un país con mucha más distribución, oportunidades, progreso y desarrollo tiene que haber un Estado fuerte. En estos años se cambió la lógica de lo individual por la solidaria: el conjunto de la sociedad aporta para pagarle a los jubilados de hoy.

–¿Cómo funciona hoy el sistema? ¿Es necesario seguir con la inclusión?

–El 40 y 45 por ciento de todas las jubilaciones mensuales que se tramitan en Anses tienen que ver con la moratoria. Los ’90 dejaron a mucha gente sin trabajo o con trabajo informal, sin aportes regulares y cuando llega la edad de jubilarse no tienen los requisitos en aportes necesarios. En la Argentina se jubilaron el año pasado 333 mil personas, 44 por ciento fue por moratoria. Si se analiza ese sector, en promedio tienen entre ocho y diez años de aporte, en algún momento trabajaron o tuvieron trabajo formal. Lo que hace la moratoria es que se completen los años que faltan de aporte. De todas maneras, tenemos un nivel de cobertura en torno del 94 y 95 por ciento que son los más altos de América latina.

–¿Y el resto?

–Hemos logrado la universalidad, una leve movilidad jubilatoria que ha dado muy buenos resultados y que ha aumentado más que el resto de las modificaciones salariales del sistema, porque refleja la actividad económica y la evolución del mercado de trabajo. En el último trimestre la jubilación promedio de los trabajadores formales fue de 6700 pesos, el 77 por ciento del sueldo promedio de los trabajadores formales activos. Además, hemos logrado mejorar sensiblemente el haber del resto de los jubilados existentes.

–¿Cómo van a resolver los juicios por ajuste de haberes?

–El año pasado pagamos record de juicios, casi 40 mil juicios pagos. Un 55 por ciento más que en 2012, este año pensamos crecer otro 15 o 20 por ciento con los recursos que ha dispuesto la Presidenta para subsanar la situación y ponerle fecha de vencimiento a los juicios de los jubilados.

–¿Cuánto dinero es?

–El año pasado pagamos en reajuste de haberes 5751 millones de pesos, este año 6700 millones. Con lo cual también estamos reduciendo los stocks porque estamos pagando los juicios de personas que hace pocos años lo iniciaron, además porque se ha reducido la cantidad de demanda hacia Anses. De los 333 mil que se jubilaron el año pasado solo iniciaron demandas 718. Aún quedan 280 mil juicios, pero el 21 por ciento de esos juicios son abstractos, según la propia Justicia, porque los aumentos que hemos dado con la ley de movilidad fueron mejores a los reclamados.

–¿Se sabe cuánto va a ser el aumento a los jubilados en este semestre?

–Todavía no están todos los datos que componen la fórmula con la que se calcula el monto del aumento.

–¿Cómo impactó la devaluación del peso en la cartera de acciones que dispone la Anses dentro del fondo de sustentabilidad?

–En diciembre 2008, las AFJP nos pasan una cartera de 80 mil millones de pesos. Hoy esa cartera administrada por el Estado, y habiendo dado cuenta al Congreso de nuestras decisiones como lo vamos a continuar haciendo como es obligación, supera los 330 mil millones de pesos al 31 de diciembre de 2013. Lo que puedo decir es que es que en estos días la cartera ha crecido considerablemente por las operaciones que nosotros hacemos para cuidar el ahorro de los trabajadores argentinos, de los jubilados de hoy y de los futuros, y que forman parte de un fondo anticíclico que ante cualquier vaivén de la economía la variable de ajuste no sean los jubilados ni el sistema de seguridad social. Ese fondo tiene la misma proporcionalidad de bonos públicos que tenían las AFJP y esos bonos fueron nuestra mejor inversión, porque crecieron, pagaron en tiempo y forma los cupones, el capital. Tenemos liquidez, inversiones productivas y una cartera que rindió casi el 35 por ciento el año pasado. El principal objetivo de ese fondo es sostener el valor pero también generar empleo, como lo es Pro.Cre.Ar.

–¿Pero tienen alguna evaluación?

–Es incierto por la diversificación con un menú de activos muy distinto. Tenemos empresas exportadoras, donde seguramente el valor de las acciones va a crecer y tenemos bonos públicos que han crecido muchísimo y que cotizan y arbitran incluso con los distintos valores del tipo de cambio. A priori es incierto estimar, pero sí podemos decir que ese fondo ha hecho crecer fuerte el valor de nuestros activos en los últimos tiempos, mucho.

–La importancia de Anses en la seguridad social y su administración también sirvieron de plataforma política para quienes tuvieron esa responsabilidad. Lo fue para las aspiraciones políticas de Sergio Massa y Amado Boudou. ¿Usted también las tiene?

–Sí, naturalmente hay aspiraciones políticas, pero hoy la tarea es gestionar, trabajar. No tengo otra cosa en la cabeza que gestionar. Tenemos Pro.Cre.Ar, que significa una tarea inmensa en otorgar créditos a las familias, coordinar con el Banco Hipotecario, generar terrenos para que no se especule sobre el valor de la tierra, poder hacer desarrollos urbanísticos con los que significa licitarlos, construirlos y controlarlos. Administrar Anses, que ha crecido mucho, y su Fondo de Sustentabilidad, el plan Conectar Igualdad, insume mucho trabajo. Uno tiene aspiraciones, pero mi tarea hoy es cumplir con la responsabilidad que me asignó la Presidenta. Aparte, me parece casi irresponsable de hablar de aspiraciones políticas cuando venimos hace seis meses de un escenario electoral y este es un año en el que tenemos que darle respuesta a la sociedad con las herramientas que tenemos desde el Estado.

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/238523-66608-2014-01-26.html