Belize y Guatemala acuerdan plan de acción para fortalecer las relaciones con el apoyo de la OEA

Los Ministros de Relaciones Exteriores de Belize y Guatemala, Wilfred Elrington y Fernando Carrera, y el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, firmaron hoy en la sede de la Organización multilateral un acuerdo denominado “Mapa de Ruta y Plan de Acción”, que tiene como objetivo principal fortalecer la relación bilateral durante el año 2014 a fin de concretar la realización de consultas populares que habiliten la consideración del diferendo territorial ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El Secretario General Insulza resaltó la importancia de que ambos países decidan coordinar actividades conjuntas, ya que al hacerlo “se avanza en una relación mutua más estable”. “Mientras más densas son las relaciones internacionales entre países, mayor es su estabilidad y su permanencia”, agregó, porque “poder desarrollar proyectos significativos en temas de medio ambiente, seguridad, trabajadores, inmigración, salud o educación ayuda a que los pueblos se conozcan y se valoren entre si”.

El Canciller Elrington, aseguró que el documento acordado “evidencia el compromiso y resolución de los gobiernos de Belize y Guatemala que, con el apoyo de la OEA, buscarán emplear sus mejores esfuerzos para desarrollar el clima de confianza y seguridad necesario”.

“Tenemos la intención de buscar una solución judicial a este tema. Sin embargo, esta solución judicial estaría vacía si no tenemos una excelente relación entre nuestros países, una relación caracterizada por la confianza y la franqueza entre nuestros pueblos”, afirmó el Ministro Elrington, quien hizo análisis de la historia del diferendo territorial en el que resaltó el acuerdo alcanzado en el 2008 entre ambos países, que se comprometieron a obtener el consentimiento de sus ciudadanos para llevar el diferendo a la CIJ.

Con respecto al proceso de consulta popular, el Canciller de Belize anotó que las dos naciones “están actuando en las mejores tradiciones de la democracia”, y agradeció la asistencia recibida de la OEA para lograr el éxito del proceso. “Este apoyo es muy importante, ya que resulta imperativo que no exista ningún impedimento para mantener ese tipo de relación armónica que tenemos”, concluyó.

El Canciller Carrera, recordó la importante relación existente entre su país y Belize y enfatizó que el acuerdo “aportará a que este próximo año dichas relaciones no sólo transcurran tan pacificas como ha sido por muchos años, sino a que también se fortalezca esa relación positiva entre ambos países”. En tal sentido, hizo hincapié en la necesidad de lograr que los líderes políticos, económicos, culturales, educativos y religiosos de ambos países tengan una comunicación fluida y permanente, “porque el diálogo abre la posibilidad para la paz en cualquier lugar”.

El Canciller Carrera aludió a la posibilidad de llevar el diferendo territorial a la CIJ recordando que dicha solución jurídica “debe ser acompañada en una solución política basada en el diálogo, que es lo que tiene que prevalecer en este proceso”. “El día que tengamos un fallo de la CIJ nuestros pueblos deben percibirlo como la culminación de un proceso y no como el principio de una relación”, afirmó. Con el Mapa de Ruta acordado, dijo, “se están dando los primeros pasos para que cuando la Corte emita un fallo, todos estemos en la mejor disposición de aceptarlo y de darle seguimiento”.

Al concluir la ceremonia, el Secretario General Insulza explicó que el Mapa de Ruta y Plan de Acción delinea las actividades, programas y proyectos a realizarse para promover las Medidas de Fomento de la Confianza entre ambos países, y añadió que el acuerdo “nos acerca a la posibilidad de una solución definitiva de este diferendo”. “Los planes que se plantean en la hoja de ruta tienen un contenido político importante en si mismo, aportan a una relación bilateral mucho más estable”, anotó.

El líder de la Organización Hemisférica aludió igualmente a la labor que realiza la Oficina de la OEA en la Zona de Adyacencia entre Belize y Guatemala desde hace diez años. Entre las tareas de la oficina resaltó que en el último año se realizaron más de 100 actividades de verificación de incidentes o dificultades que pudieran surgir en la zona, se apoyó el reasentamiento de las últimas familias guatemaltecas que habitaban en la Zona de Adyacencia administrada por Belize, así como los programas de cultura de paz y capacitación que buscan fortalecer los lazos de amistad entre los jóvenes vecinos de los dos países; las reuniones de alcaldes, oficiales de migración y aduanas; y los distintos proyectos socioeconómicos con las comunidades de la zona. “Todo ello”, agregó el Secretario General, “sin dejar de lado nuestra labor principal, que es el trabajo de verificación y el trabajo con las autoridades y los cancilleres de ambos gobiernos”.

“Somos muy optimistas, hemos tenido avances muy verificables en estos años, mientras más fortalezcamos las relaciones cotidianas entre las comunidades y los distintos sectores de ambos países, más densas y estables serán las relaciones, y estaremos más cerca de una solución definitiva que estoy seguro conseguiremos en los próximos años”, concluyó el Secretario General Insulza.

 

http://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-023/14