Celac: la batalla de La Habana -Periódico Cambio, Bolivia

Tal vez por la cultura y la historia compartida, por la obra unitaria de los próceres encabezados por Bolívar, y por la prédica de Martí, en los pueblos latinoamericanos se desarrolló una innata propensión a la unidad y a la concertación que durante 150 años fue mediatizada por Estados Unidos.

A pesar de su inmenso poderío económico y militar, de las asimetrías respecto a las repúblicas latinoamericanas, y al sometimiento de las oligarquías nativas, a Estados Unidos nunca le resultó fácil dominar políticamente a los países del continente, en los cuales siempre hubo voces que reivindicaron la soberanía y la dignidad.

Aunque el imperio sometía a gobernantes, reclutaba aliados y ejercía todo tipo de presiones, por diversas razones en cada Conferencia Panamericana se creaba un clima que no favorecía la imposición de las posiciones norteamericanas, lo cual fue notable en la quinta cita, donde enfáticamente se rechazó el intervencionismo y se cuestionó la doctrina Monroe.

No obstante, esas posiciones y la conformación de la agenda evadiendo los problemas, no pudo impedirse que el tema de la no intervención entrara en los debates al considerar la conclusión de la Comisión de Jurisconsultos nombrada con anterioridad, la cual reivindicó el precepto de que: “Ningún Estado puede intervenir en los asuntos internos de otro”. Ahora se espera que las naciones reivindiquen su independencia en la reunión de la Celac que este año será en Cuba.

 

http://www.cambio.bo/index.php?pag=leer&n=106217