Cierre de la II Cumbre de la Celac: declaran a la región como zona de paz y Costa Rica asume presidencia pro témpore

Al recibir la presidencia pro témpore de la CELAC, Laura Chinchilla  expresó su admiración por la organización de la Cumbre, así como por “el enorme afecto y cariño que sintió durante estos días por el pueblo cubano.”

“La CELAC es una tarea de todos sus miembros”, dijo la presidenta costarricense y precisó que “visión, confianza, entendimiento” serán las guías operativas de Costa Rica frete a la  CELAC.

“Se asientan nuestros compromisos, pero deben manifestarse mediante el diálogo, la concertación.” Añadió que los consensos deben darse a través de resultados para los hombres y mujeres de la región. “Convertir esos consensos en resultados para nuestro pueblo, es el gran desafío de la CELAC”, sentenció. Expresó además el compromiso de Costa Rica de construir consensos.

Chinchilla dijo que Costa Rica está “profundamente identificada” con los valores que forman parte de nuestra la identidad regional y mencionó los temas en los cuales “necesitamos mayor articulación orgánica”. La dignataria habló de desigualdades, pobreza, ambiente, justica, ciencia, tecnología y lucha contra la delincuencia organizada, entre otros temas.

 

http://celac.cubaminrex.cu/es/articulos/culmino-ii-cumbre-de-la-celac-video

 

Celac como propuesta de cambio en el paradigma social y económico

La II Cumbre presidencial de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, culminada este miércoles, dejó varias líneas de trabajo regional para la agenda de los años venideros. Costa Rica asumió la presidencia pro témpore y se comprometió a cumplir con los objetivos.

Los 33 jefes de Estado que estuvieron presentes en La Habana (capital cubana) para la II Cumbre de la Celac, acordaron trabajar de forma conjunta, en el marco del bloque regional; para atender las necesidades fundamentales dentro sus países.

Entre sus propuestas estuvo el de continuar la lucha contra la pobreza, indicadores que continúan disminuyendo entre los países del bloque según la Cepal e incluir a los actores sociales en las propuestas políticas.

Celac como propuesta de integración

Los mandatarios representantes de todos los países que componen la Celac mostraron acuerdo en que se debe mantener la unión regional en procura del desarrollo colectivo de las naciones. “Unidad entre la diversidad” fue una de las frases que marcó cada una de las intervenciones de los jefes de Estado.

Esta muestra de organización fue resaltada por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, quien estuvo presente durante el evento y expresó su satisfacción ante los logros y metas del organismo regional; sobre el cual propuso tomar varias ideas para el contexto de la comunidad internacional e instó a la Celac para trabajar junto a la ONU.

 

 

Proyectos contra la pobreza

En este punto, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, hizo un llamado a todos los países que integran la Celac para combatir la pobreza en la región; para ello propuso la transferencia tecnológica, fortalecimiento de la seguridad alimentaria y reducción de las desigualdades entre las naciones como puntos fundamentales para llevar a cabo este proceso.

Entre otras consideraciones destacó la de la mandataria electa de Chile, Michelle Bachelet, quien agregó la lucha por la igualdad de género como uno de los males que deben erradicarse en la región.

 

Inclusión social en los proyectos políticos

Varios jefes de Estado destacaron la necesidad de incluir a todos los sectores sociales dentro de los proyectos que llevan a cabo cada uno de los países. Así lo reseñaron el presidente cubano, Raúl Castro, su homóloga costarricense, Laura Chinchilla y la mandataria chilena Michelle Bachelet, aún por asumir funciones.

“La gente tiene tremendas expectativas en Celac y creo que vamos a poder hacer lo que ellos esperan de nosotros. Soy una convencida que si en algo me satisface ser la presidente de mi país es poder trabajar para nuestra gente” enfatizó Bachelet.

La mandataria electa de Chile, Michelle Bachelet espera colaborar con la Celac en beneficios de los pueblos de la región
El trabajo con otros bloques

En procura del cumplimiento de sus ojetivos, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon manifestó su compromiso de apoyar a la Celac en todas sus propuestas para combatir los distintos problemas que afronta la región.

La presidente Chinchilla; consideró que el 2014 representa una buena oportunidad para avanzar en la lucha por la igualdad dentro de la región. “Mercosur, Caricom, Sica, al igual que la Cepal, serán indispensables para afianzar el desarrollo de la Celac” señaló durante el discurso posterior a la asignación de la presidencia pro témpore a Costa Rica.

Por otra parte, el mandatario boliviano, Evo Morales, se comprometió a respaldar la unión latinoamericana desde la presidencia del G77 + China, grupo que preside desde el pasado 8 de enero.

 

 

América Latina y el Caribe como zonas de paz

Los 33 presidentes que asistieron a la cita firmaron un documento donde se proclama a la región como libre de conflictos entre los países que la componen. En ese sentido; todos se comprometen a:

Resolver cualquier diferencia existente por medio de las vías diplomáticas y pacíficas existentes.

Respetar la soberanía de cada país y no interferir en sus asuntos internos.

Considerar la potestad de cada nación al elegir el modelo social, político, económico y cultura que regirá el desenvolvimiento individual de cada Estado.

Fomentar las relaciones amistosas entre todos los países integrantes del bloque pese a las diferencias que puedan existir entre ellos.

 

http://www.telesurtv.net/articulos/2014/01/29/celac-como-bloque-de-cambio-social-y-economico-en-la-region-5633.html

 

Aprueban Jefas y Jefes de Estado de la CELAC Proclama de América Latina y El Caribe como zona de paz

Las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), reunidos en La Habana, Cuba, los días 28 y 29 de enero de 2014 en la  II Cumbre, en nombre de sus pueblos e interpretando fielmente sus anhelos y aspiraciones,

 

Ratificando el compromiso de sus países con los Propósitos y Principios consagrados en la  Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, y conscientes de que la prosperidad y estabilidad de la región contribuyen a la paz y seguridad internacionales,

 

Conscientes de que la paz es un bien supremo y anhelo legítimo de todos los pueblos y que su preservación es un elemento sustancial de la integración de América Latina y el Caribe y un principio y valor común de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC),

 

Reafirmando que la integración fortalece la visión de un orden internacional justo, afirmado en el derecho y en una cultura de paz que excluye el uso de la fuerza y los medios no-legítimos de defensa, entre ellos las armas de destrucción masiva y, en particular, las armas nucleares,

 

Destacando la relevancia del Tratado de Tlatelolco para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe que estableció la primera zona libre de armas nucleares, en un área densamente poblada, siendo este una contribución a la paz y la seguridad regional e internacional,

 

Reiterando la urgente necesidad del Desarme Nuclear General y Completo, así como el compromiso con la Agenda Estratégica del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (OPANAL), adoptada por los 33 Estados miembros del Organismo, en la Conferencia General de Buenos Aires en agosto de 2013.

 

Recordando los principios de paz, democracia, desarrollo y libertad que inspiran las actuaciones de los países miembros del SICA,

 

Recordando la decisión de las Jefas y Jefes de Estado de UNASUR de fortalecer a Suramérica como Zona de Paz y Cooperación,

 

Recordando el establecimiento, en 1986, de la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur,

 

Recordando también nuestro compromiso, acordado en la Declaración de la Cumbre de la  Unidad de la América Latina y el Caribe, el 23 de febrero de 2010, de promover la implementación de mecanismos propios de solución pacífica de controversias,

 

Reiterandonuestro compromiso de que en América Latina y el Caribe se consolide una Zona de Paz, en la cual las diferencias entre las naciones se resuelvan de forma pacífica, por la vía del diálogo y la negociación u otras formas de solución, y en plena consonancia con el Derecho Internacional,

 

Conscientestambién del catastrófico impacto global humanitario y a largo plazo del uso de las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva, y de las discusiones en curso sobre este tema,

 

 

Declaramos:

 

1.      América Latina y el Caribe como Zona de Paz basada en el respeto de los principios y normas del Derecho Internacional, incluyendo los instrumentos internacionales de los que los Estados miembros son parte, y los Principios y Propósitos de la Carta de las Naciones Unidas;

 

2.      Nuestro compromiso permanente con la solución pacífica de controversias a fin de desterrar para siempre el uso y la amenaza del uso de la fuerza de nuestra región;

 

3.      El compromiso de los Estados de la región con el estricto cumplimiento de su obligación de no intervenir, directa o indirectamente,  en los asuntos internos de cualquier otro Estado y observar los principios de soberanía nacional, la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos;

 

4.      El compromiso de los pueblos de América Latina y el Caribe de fomentar las relaciones de amistad y de cooperación entre sí y con otras naciones, independientemente de las diferencias existentes entre sus sistemas políticos, económicos y sociales o sus niveles de desarrollo; de practicar la tolerancia y convivir en paz como buenos vecinos;

 

5.      El compromiso de los Estados de la América Latina y el Caribe de respetar plenamente el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones;

 

6.      La promoción en la región de una cultura de paz basada, entre otros, en los principios de la Declaración sobre Cultura de Paz de las Naciones Unidas.

 

7.      El compromiso de los Estados de la región de guiarse por la presente Declaración en su comportamiento internacional;

 

8.      El compromiso de los Estados de la región de continuar promoviendo el desarme nuclear como objetivo prioritario y contribuir con el desarme general y completo, para propiciar el fortalecimiento de la confianza entre las naciones.

 

Instamos a todos los Estados miembros de la Comunidad Internacional a respetar plenamente esta Declaración en sus relaciones con los Estados miembros de la CELAC.

 

http://celac.cubaminrex.cu/es/articulos/aprueban-jefas-y-jefes-de-estado-de-la-celac-proclama-de-america-latina-y-el-caribe-como-z