Correa exigió salida de militares de EEUU y reconoció tensión en las relaciones

Gobierno pedirá la salida de militares de EE.UU. acreditados en embajada

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, pedirá la salida de militares estadounidenses asignados a la Embajada en Quito por considerar escandalosa la cantidad de efectivos.

“Son alrededor de 50 (militares) ¿Quién puede justificar algo así? Ya estamos actuando al respecto”, afirmó el mandatario en un encuentro con la prensa extranjera, aunque no especificó cuántos efectivos deberán abandonar el país.

Al ser consultado  sobre si ya había recibido un informe de la Cancillería sobre el tema y si pediría la salida de militares en caso de considerar excesivo el número de militares, el mandatario respondió: “Sí lo tenemos, y la estamos pidiendo”.

“Lamentablemente esta gente ha estado tan infiltrada en todos los sectores que lo más escandaloso parecía normal”, agregó.

El portavoz de la embajada de Estados Unidos en Quito, Jeffrey Weinshenker, señaló  que su país aún no ha recibido una “notificación formal” del gobierno ecuatoriano.

El primer mandatario ofreció ayer un conversatorio a periodistas de medios internacionales.Son “aproximadamente 20 empleados del departamento de Defensa de Estados Unidos, militares y civiles, asignados al Ecuador y plenamente acreditados. Todas nuestras actividades se realizan con la aprobación explícita de las contrapartes ecuatorianas”, sostuvo el vocero.

Hace un mes Correa reveló que militares estadounidenses iban a bordo de un helicóptero de la Fuerza Aérea Ecuatoriana que fue baleado en la frontera con Colombia el 3 de octubre de 2013.

A raíz de ello, pidió a la cancillería un informe sobre los militares estadounidenses acreditados en Quito. “Recién nos enteramos de la presencia de este grupo militar porque en ese helicóptero que recibió balazos en la frontera hace unos meses, viajaban cuatro militares norteamericanos. Fue así  que nos enteramos de esto, del grupo militar, cerca de 50 militares, eso es inconcebible; ya estamos tomando medidas al respecto”, insistió.

En el diálogo con los corresponsales, Correa reconoció  que existen “tensiones” y “desconfianza mutua” entre su país y Estados Unidos, pero aseguró que seguirá firme en sus denuncias de ciertas políticas del país norteamericano.

“Siempre vamos a denunciar la doble moral en política internacional, los atentados a los derechos humanos y si eso tensa las relaciones con Estados Unidos, qué pena; nosotros no claudicaremos en nuestros principios”, aseveró.

No ofrecen información

Estados Unidos se ha negado a informar a Ecuador sobre la participación de la CIA en el bombardeo de Angostura, señaló el gobernante, quien calificó de arrogante esta posición y dijo que se están tomando medidas al respecto, entre ellas la “postura firme” del país sobre los proyectos de cooperación estadounidense, cuya finalización se anunció recientemente.

“Ecuador no necesita caridad”, dijo el gobernante, quien recordó que EE.UU. aportaba unos 30 millones de dólares al año en proyectos de fortalecimiento de la democracia, que en muchos casos iban a parar a “fundaciones opositoras”.

El presidente calificó de “torpe” la política estadounidense hacia lo que Washington considera “gobiernos hostiles”, tildó de terrible el espionaje, incluso “con fines comerciales”, practicado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y criticó al Gobierno de ese país, del que dijo que “todos los derechos de los que habla son para ellos, no para el resto”.

A FAVOR DE LA GOBERNANZA EN INTERNET

El presidente Rafael Correa apoyó una gobernanza de Internet que combata el espionaje de las comunicaciones y controle los excesos de los usuarios.

“Se requiere una gobernanza en Internet no solo para proteger la integridad de las comunicaciones, sino para controlar los excesos que se pueden dar”, dijo Correa. Añadió que cobardes pueden ocultarse en el anonimato de Internet.

Brasil organiza una conferencia internacional en busca de un consenso para la gobernanza mundial de Internet, prevista para el 23 y 24 de abril en Sao Paulo.

 

http://www.telegrafo.com.ec/politica/item/gobierno-pedira-la-salida-de-militares-de-ee-uu-acreditados-en-embajada.html

 

Ecuador detecta inusual presencia de militares de EEUU en su territorio y exige su inmediata salida

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, informó este miércoles que su gobierno está tomando las medidas pertinentes para la salida de un grupo de militares de Estados Unidos que permanece en el territorio del país andino.

El grupo de militares, en un número aproximado de cincuenta efectivos, permanece en el país bajo la figura de agregados militares en la legación diplomática de Washington en Quito.

El mandatario ecuatoriano dijo en un encuentro con representantes de medios internacionales que la presencia de los militares extranjeros fue detectada en 2013 luego de que un helicóptero de la Fuerza Aérea nacional fue atacado en la frontera con Colombia.

“Son alrededor de cincuenta ¿quién puede justificar algo así?”, cuestionó el presidente Correa quien tildó como una falta de respeto la presencia inusual de militares de EEUU en el territorio ecuatoriano.

“Lamentablemente esta gente ha estado infiltrada en todos los sectores que lo más escandaloso parecía normal. Y volaban en helicópteros de las Fuerzas Aérea, de la Fuerza Terrestre, y era normal que soldados extranjeros estén volando con nuestros soldados en zona de frontera”, manifestó Correa.

El ataque con balas de fusil a la aeronave de Ecuador se registró en agosto de 2013 en la frontera con Colombia, en las cercanías del río Mataje, límite natural entre ambos países. Los militares ecuatorianos se encontraban realizando un operativo antinarcóticos en esa zona.

El presidente Correa dijo a los periodistas presentes en el Palacio de Gobierno que si no hubiera sido por ese incidente, no se habrían enterado de la presencia del grupo de militares estadounidenses en el país y su participación en operativos de los soldados nacionales.

Una fuente gubernamental, que pidió el anonimato, dijo a Andes que no es usual un número tan alto de militares acreditados en una embajada foránea por lo que Ecuador está pidiendo a Estados Unidos que reduzca el contingente castrense.

Política torpe de EEUU hacia América Latina

En otro tema, el presidente criticó la política “torpe” de Estados Unidos hacia América Latina y reconoció que las relaciones entre Quito y Washington atraviesan por una tensión debido a la desconfianza de ese país hacia los que considera gobiernos hostiles.

El mandatario ecuatoriano puntualizó que él no es hostil con EEUU ni se considera antiestadounidense.

“No soy de la izquierda boba que tiene en su check list: ser estadounidense, ser anticlerical (…) soy de una izquierda moderna y en lo personal quiero mucho a los EEUU, tengo dos títulos académicos de universidades norteamericanas (…) pero eso no implica que no denunciemos lo que hay que denunciar”, recalcó.

Cuestionó por ejemplo las amenazas de EEUU de retirar las preferencias arancelarias andinas (ATPDEA) si Ecuador le concedía asilo al ex analista de la NSA Edward Snowden, incentivo al que Quito renunció finalmente de manera unilateral.

Correa cuestionó también el programa de espionaje masivo de EEUU, que incluyó a líderes mundiales, y las recientes declaraciones del presidente Barack Obama en el sentido de que iba a dejar de espiar solamente a sus aliados.


http://www.andes.info.ec/es/noticias/ecuador-detecta-inusual-presencia-militares-eeuu-territorio-exige-inmediata-salida.html