Costa Rica: se reanuda la campaña electoral con inédito favoritismo de candidato progresista

A un mes de celebrarse las elecciones de Costa Rica, los candidatos reiniciaron su campaña este jueves buscando conquistar a un electorado apático y desencantado de la política tradicional, con la izquierda como uno de los favoritos por primera vez en este país centroamericano.

Tras un silencio electoral de dos semanas por las fiestas de Navidad y Año Nuevo, los partidos políticos reanudaron la propaganda en la recta final para los comicios generales del 2 de febrero, sin claro ganador y con posibilidad de resolverse en segunda ronda.

La batalla se vislumbra feroz. Las últimas encuestas sitúan al joven diputado José María Villalta, del izquierdista Frente Amplio, y al exalcalde capitalino Johnny Araya, del socialdemócrata Partido Liberación Nacional (PLN, en el poder), en empate virtual o pisándose los talones.

Poco más de tres millones de electores están convocados a elegir al sustituto de la presidenta Laura Chinchilla, dos vicepresidentes y a renovar el Congreso, de 57 diputados, para un periodo de cuatro años.

Si ningún candidato a la Presidencia alcanza el 40 por ciento de los votos se celebrará la segunda vuelta el 6 de abril entre los dos aspirantes con más sufragios.

En este país de tradición democrática, que abolió el ejército hace 65 años, el proceso electoral muestra un malestar de la población con los políticos. Los sondeos prevén que aún hay muchos indecisos y un 32 por ciento dice que no votará, lo que hace temer que crezca el abstencionismo, de alrededor del 30 por ciento en los comicios de 2010.

El fantasma de Chávez. La campaña, que arrancó hace tres meses, ha sido fría pero no exenta de sobresaltos, con lo más destacable la caída en las encuestas del oficialista, de 56 años, y el ascenso vertiginoso del izquierdista, un abogado 20 años menor.

Hace un mes, una encuesta de la empresa Unimer sorprendió al país al revelar que Villalta encabezaba con entre un 17 y un 22 por ciento la intención de voto, desplazando a Araya, con un respaldo de entre 14 y 19 por ciento.

Otro sondeo de CID-Gallup, publicado a mediados de diciembre, situó a Araya arriba con un 37 por ciento de las preferencias, seguido por Villalta con 32 por ciento. Una tercera encuesta, de la Universidad de Costa Rica -la principal- los colocó en empate técnico con 17,4 y 15,7 por ciento, respectivamente.

Tras ellos sigue de cerca Otto Guevara, del derechista Movimiento Libertario; y más lejos Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro) -actualmente segunda fuerza en el Congreso-; Rodolfo Piza, del Partido Unidad Socialcristiana (PUSC), que por décadas se alternó el poder con el PLN, y otros ocho candidatos minoritarios.

Araya, quien había arrancado como favorito la campaña beneficiado con la exposición pública por más de dos décadas en la alcaldía de San José, comenzará este último tramo de la campaña con cambio de estrategia tras varios desaciertos.

Pero el exalcalde carga con el desgaste de dos gobiernos consecutivos del PLN y la impopularidad de Chinchilla, cuyo gobierno, según las encuestas, es reprobado por el 60 por ciento de la población debido a escándalos de corrupción e ineficiencias en obras de infraestructura.

El salto de Villalta despertó los fantamas de la guerra ideológica anticomunista. Sectores tradicionales alertan contra quien señalan como admirador de la línea del fallecido Hugo Chávez en Venezuela y del sandinista Daniel Ortega en Nicaragua.

En un mensaje de reinicio de la campaña, Araya dijo reconocer los errores del gobierno y, aludiendo a Villalta, criticó “la visión fatalista inducida por falsos profetas de sistemas extremistas que ha llevado a algunos pueblos latinoamericanos a condiciones de improductividad y pobreza”.

Villalta, que critica el modelo neoliberal adoptado en el país en las últimas décadas, ha ganado simpatías como cara nueva en un electorado desilusionado de los políticas, tras darse a conocer desde 2010 como un diputado beligerante, apoyado principalmente por los jóvenes.

“Estamos rejuveneciendo la política (…) Tenemos propuestas concretas para recuperar la senda de la justicia social”, expresó en mensajes en sus redes sociales el izquierdista, quien dice no tener “vínculos” con el gobierno de Venezuela.

Según analistas, Villalta habría capitalizado buena parte del voto que perdió el PUSC tras cambiar de candidato en octubre por divisiones internas.

El nuevo presidente, que asumirá el 8 de mayo, deberá encarar como principal reto evitar que este país, de 4,6 millones de habitantes, siga profundizando las desigualdades sociales, como ha ocurrido en los últimos años, según informes internacionales.

 

http://cb24.tv/costa-rica-reanuda-campana-electoral-con-inedito-favoritismo-de-izquierda/