Ecuador: médicos marchan hoy contra el código penal

Galenos de los hospitales Metropolitano, IESS y Solca se suman al rechazo  al artículo 146  que castiga con cárcel la mala práctica profesional. También analizan dejar de atender en la consulta externa durante un día.

Hoy, a partir de las 16:00,  está prevista una marcha organizada por los médicos del Hospital Metropolitano, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y del Hospital Oncológico Solón Espinosa Ayala (Solca).

Ellos se manifestarán en Quito  para expresar  su rechazo al artículo 146 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

César Bueno, presidente de la Asociación de Médicos de Solca, informó a través de un comunicado que hoy tampoco  atenderán a los pacientes, salvo en casos de emergencia.

La Asociación, además, se declaró en asamblea permanente como respaldo a las demás instituciones médicas que están en acción de protesta por la norma.

Alberto Narváez, presidente de la Federación Médica Ecuatoriana (FME), anuncia  para el  4 de febrero otra  protesta de brazos caídos  por parte de los médicos privados.

“Nosotros como Federación no hemos llamado a nada, son los trabajadores de cada hospital los que se han  organizado”.

El único pedido que la FMEha hecho, según él, es que los médicos  organicen asambleas y   soliciten recursos a las gerencias de los hospitales para brindar a los pacientes atención de calidad, como lo establece  el artículo 201 de la Ley Orgánica de la Salud.

Para  esta  mañana, también  tienen planificado redactar un manifiesto de todos los profesionales de la salud. Eso  incluye a las sociedades científicas y a los docentes y estudiantes de las facultades de Medicina.

Narváez asegura que en el país,  “no hay un solo profesional que  dé la razón al presidente Rafael Correa. Eso, según él, explica que hasta el momento, el Gobierno  no haya podido hacer una cadena  de los médicos a favor del Código  Penal promovido y aprobado por el oficialismo.

Ayer, en un remitido publicado en el diario El Comercio,  los Médicos del Hospital Metropolitano publicaron  un manifiesto aprobado  el jueves pasado en una asamblea.

En el sexto punto del texto señalan: “Los médicos suspenderemos la consulta por un día”.

En el segundo: “Brindamos  nuestro apoyo irrestricto a la Federación Médica Ecuatoriana y a la Comisión de Colegas Médicos que fueron delegados para las diferentes mesas de diálogos y negociaciones, cuyo criterio no fue tomado en cuenta”.

Según Alberto Narváez, los médicos no están en contra del aumento de penas establecidas en el COIP sino de la frase del artículo 146, que dice: “Los actos peligrosos, innecesarios e ilegítimos serán sancionados”.

Para él, el texto es ambiguo y aclara que el 75% de las cirugías conllevan peligro.

Hasta la semana pasada, los médicos habían anunciado 500 renuncias pero, según Narváez, el número podría ser mayor.

“Los compañeros están planteando que las activarán cuando la Ley se publique en el Registro Oficial o cuando vengan los médicos cubanos para reeplazar a los ecuatorianos, como lo anunció el presidente Correa en su última sabatina. En ese espacio él advirtió que no cederá a las presiones de ningún sector que amenace los resultados de sus siete años de Gobierno.

Correa  aseguró  que tiene una lista con 743 profesionales de la salud extranjeros, que están  dispuestos a trabajar en el país. La mayoría serían de Cuba, país con el que el año pasado firmó un convenio de salud.

Narváez, sin embargo, identifica dos problemas en el anuncio presidencial. El primero es que los médicos que llegarían no son especialistas (traumatólogos, oncólogos, anestesiólogos, inmunólogos, que son los que han renunciado) sino  generales.

Dice, además, que ningún médico extranjero vendría a ser regido por un Código Penal ambiguo. “No van a venir con estatus diplomático sino que tendrían que trabajar bajo  el mismo estatus que los demás”.

El colectivo médico ecuatoriano tiene 45 mil profesionales. De ellos, cerca de 8 000 están afiliados a la FME. Correa advirtió que no descarta declarar en emergencia al sector, si las renuncias masivas de médicos se hacen efectivas .  (OMV-MEVO)

Tres palabras  tienen en jaque los galenos    

Acciones peligrosas, innecesarias e  ilegítimas son los  tres adjetivos que califican la mala práctica profesional en el nuevo Código Penal ecuatoriano. Eso  ha puesto en pie de guerra a sectores médicos que, la semana pasada empezaron a renunciar de forma masiva a sus cargos.

Ellos temen ir a parar a la cárcel y eso ha elevado la tensión  con el  Gobierno en los últimos días.

La crisis obligó al presidente Rafael Correa  a intervenir públicamente, el jueves y el viernes, para enviar  el mensaje de que los médicos irán  a la cárcel por ejercer su profesión. Según Correa, el texto fue  pensado para castigar conductas  de ciertas clínicas clandestinas de estética que han lucrado y causado muertes por prácticas negligentes  que no cumplen  elementales principios profesionales.

Además, Correa  denunció la mala intención de los médicos que amenazan con la renuncia. Él asegura que eso es parte de una estrategia para  desgastar al Gobierno, en la víspera de las elecciones de alcaldes, prefectos y otras dignidades locales, a celebrarse el 23 de febrero. (EFE)

750  profesionales del extranjero constan en la lista que Correa dice tener para afrontar las vacantes.

500   son las renuncias que, hasta el momento, han anunciado  los médicos en  el país.

 

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/los-medicos-marchan-hoy-en-quito-contra-el-codigo-penal-599740.html