Empresa pública ecuatoriana de telecomunicaciones acusa de prácticas desleales a la multinacional Claro

La Corporación Nacional de Telecomunicación (CNT EP) acusó a la empresa de telefonía celular Claro (Conecel) de tener prácticas desleales por contratos de exclusividad que la compañía suscribió con dueños de inmuebles para la instalación de antenas.

Este miércoles, en la Corte Nacional de Justicia (CNJ) se realizó la audiencia pública en la que la CNT rechazó las cláusulas de exclusividad presentes en el 85% de los contratos suscritos entre Claro, propiedad de la empresa mexicana América Móvil y arrendatarios a escala nacional, los cuales impiden que otras empresas pueden utilizar los mismos inmuebles para el levantamiento de su propia infraestructura.

La denuncia fue presentada el 24 de octubre de 2012 por abuso de poder de mercado ya que según CNT, las cláusulas tienen el objetivo de restringir la participación de competidores en el mercado de telefonía.

Tras una investigación, el 30 de abril de 2013, la Intendencia de Investigación de Abuso de Poder de Mercado, Acuerdos y Prácticas Restrictivas (IIAPMAPR) ordenó a Claro, que tiene presencia en al menos 17 países latinoamericanos, levantar todas las cláusulas de exclusividad en sus contratos de arrendamiento, algo que la empresa no cumplió, según argumentó en la audiencia CNT.

En las cláusulas se estipula que en caso del incumplimiento de los propietarios de los inmuebles, estos deberían pagar una penalización del 40% del valor total de la renta mensual, mientras dure el contrato.

Virginia Nacagawa, gerente de Regulación de Claro (Conecel), rechazó los planteamientos de CNT y dijo que de parte de la empresa telefónica no ha existió ninguna práctica abusiva, ni afectación a la competencia. “Las cláusulas de exclusividad las hemos reconocido como un hecho que se puso para cautelar nuestros servicios”, manifestó la funcionaria y agregó que las cláusulas sí se levantaron.

Señaló además que durante el proceso “existieron vicios importantísimos como la violación al derecho de defensa, la terminación anticipada del termino de prueba, entre otros”.

Álvaro Mosquera, gerente de asuntos regulatorios de CNT, aseveró que tras encontrar las cláusulas de exclusividad que afectaban a cinco predios, hubo un acercamiento a Claro para solicitarle que levente las prohibiciones y que la empresa se negó.

Cuestionó las cláusulas de exclusividad y dijo que se puede compartir espacio para que sea instale infraestructura de otras empresas y explicó que en un plazo de 90 días la Superintendencia de Poder de Control del Mercado debe emitir un pronunciamiento y que ambas partes pueden apelar ante el Tribunal Contencioso Administrativo.

Según cifras de telefonía celular proporcionadas por la Superintendencia de Telecomunicaciones (Supertel), la empresa Claro (Conecel) tiene 10,04 millones de abonados, Movistar (Otecel) 5,09 millones y CNT (Alegro) 528.461.

La información y el contenido multimedia, publicados por la Agencia de Noticias Andes, son de carácter público, libre y gratuito. Pueden ser reproducidos con la obligatoriedad de citar la fuente.http://www.andes.info.ec/es/noticias/empresa-publica-ecuatoriana-telecomunicaciones-acusa-practicas-desleales-multinacional

 

http://www.andes.info.ec/es/noticias/empresa-publica-ecuatoriana-telecomunicaciones-acusa-practicas-desleales-multinacional