Fiscal italiano de causa Cóndor podría pedir extradición del coronel uruguayo fugado a Brasil

El fiscal italiano de la causa Cóndor, Giancarlo Capaldo, iniciará un pedido de extradición ante la Justicia brasileña por el coronel retirado uruguayo Pedro Antonio Mato Narbondo. Sin embargo, la defensa del militar apelaría a su “condición de brasileño”.

Mato tiene un pedido de detención por parte de la Justicia uruguaya por la investigación del asesinato del militante democristiano de Luis Batalla, víctima de torturas, el 25 de mayo de 1972 en el Batallón de Infantería Nº 10 de Treinta y Tres.

La causa fue iniciada en 1986 y archivada bajo el amparo de la Ley de Caducidad, aunque no correspondería, ya que la muerte ocurrió antes del comienzo de la dictadura.

Luego se aprobó el decreto que revocó los actos administrativos que se ampararon en esa ley y el caso se reabrió en abril de 2013.

En la causa ya declararon más de 15 militares en calidad de indagados, así como otros detenidos en el Batallon Nº 10 como testigos. Inclusive figura como prueba documental del involucramiento de Mato en la muerte de Batalla, el expediente de la Justicia Militar, donde consta “qué militares estaban destinados al Batallón, sus roles, las declaraciones de los involucrados -entre ellos el propio Mato, que integraba el S2 del Batallón y que reconoce haber interrogado a Batalla- y la autopsia, que determina que la causa de la muerte fue el “estallido de hígado” como consecuencia de las torturas”, informó La Diaria el viernes 17.

A fines de 2013, el periodista Roger Rodriguez en la agencia @gesor denunció la fuga de Mato hacia Brasil, tras haber encontrado en el Facebook de la esposa de Mato fotografías que probaban su estadía en Santana do Livramento.

Mato vivía en Rivera, pero su propio abogado, Julio Falero -quien también defendió al represor Manuel Cordero-, aclaró que su cliente “no está en forma clandestina en Brasil. Él es un ciudadano brasileño, ya que está completamente regularizado en el país”. Esto implica que “tiene las mismas garantías constitucionales que todos los brasileños. Vota en el país y reside en el país, tiene actividades públicas”, dijo a Canal 12.

La estrategia de la defensa, según analiza el periodista Walter Pernas del semanario Brecha en la edición del viernes 10 de enero, es apelar a la Constitución de Brasil, que establece que “ningún brasileño será extraditado, salvo el naturalizado, en supuesto delito común, practicado antes de la naturalización o de comprobada vinculación en tráfico ilícito de estupefacientes o drogas afines”, entre otros numerales; así como eventualmente alegar “persecución política”, para dilatar una posible extradición a Uruguay o a Italia.

Aunque Pernas entiende que en ese mismo numeral (LI) citado hay un “escollo” para Mato, ya que excede a los brasileños naturalizados y, si el militar obtuvo la ciudadanía, entonces podría ser extraditado. El caso podría llegar a ser estudiado por el Tribunal Federal de Brasil y, eventualmente, Mato podría ser juzgado en Brasil, considerando el Tratado del Mercosur.

 

http://www.uypress.net/uc_48079_1.html